Últimos temas
» SER SENCILLO
Vie 22 Jun 2018 - 15:52 por Francisco de Sales

» SI NO CONFÍAS EN TUS FUERZAS
Jue 21 Jun 2018 - 15:21 por Francisco de Sales

» EL AUTOCONOCIMIENTO SURGE DEL AUTODIAGNÓSTICO
Miér 20 Jun 2018 - 16:37 por Francisco de Sales

» AMA Y HAZ LO QUE QUIERAS
Mar 19 Jun 2018 - 16:41 por Francisco de Sales

» NO DEJES TUS PREGUNTAS SIN RESPUESTAS
Jue 14 Jun 2018 - 18:37 por Francisco de Sales

» QUÉ HACER CUANDO NO APETECE HACER
Lun 11 Jun 2018 - 16:25 por Francisco de Sales

» PERDONAR ES UN SENTIMIENTO, NO UNA PALABRA
Dom 10 Jun 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» LOS PENSAMIENTOS OBSESIVOS Y TÚ: UN MAL MATRIMONIO
Vie 8 Jun 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

» CREE A QUIEN CREA EN TI
Miér 6 Jun 2018 - 16:55 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ NOS DOMINA LA BAJA AUTOESTIMA?
Mar 5 Jun 2018 - 18:17 por Francisco de Sales

» SE NOS VA LA VIDA
Lun 4 Jun 2018 - 18:41 por Francisco de Sales

» SI YO TOMÉ UNA DECISIÓN, YO PUEDO TOMAR OTRA
Jue 31 Mayo 2018 - 17:08 por Francisco de Sales

» No noto nada significativo....
Jue 31 Mayo 2018 - 1:17 por keanuabi

» LOS NUEVOS MANDAMIENTOS
Miér 30 Mayo 2018 - 16:21 por Francisco de Sales

» HAY QUE PRESTAR ATENCIÓN A "EL MOMENTO"
Mar 29 Mayo 2018 - 18:23 por Francisco de Sales

» CÓMO RELACIONARTE BIEN CONTIGO
Lun 28 Mayo 2018 - 18:17 por Francisco de Sales

» CÓMO CONTROLAR LA MENTE
Dom 27 Mayo 2018 - 17:40 por Francisco de Sales

» COLABORAR CON LO INEVITABLE
Sáb 26 Mayo 2018 - 17:28 por Francisco de Sales

» SOY FELIZ Y DEBERÍA RECORDARLO MÁS A MENUDO
Miér 23 Mayo 2018 - 17:43 por Francisco de Sales

» EL AUTOENGAÑO ES EL MAYOR PECADO QUE UNO PUEDE COMETER CONTRA SÍ MISMO
Mar 22 Mayo 2018 - 18:56 por Francisco de Sales

» Operada de cataratas
Sáb 19 Mayo 2018 - 9:01 por ruwild

» LO QUE REALMENTE BUSCAMOS ES LA PAZ
Miér 16 Mayo 2018 - 17:46 por Francisco de Sales

» LO QUE TÚ VES NO SIEMPRE ES LO QUE YO VEO
Mar 15 Mayo 2018 - 16:39 por Francisco de Sales

» NO LES DES A OTROS EL PODER SOBRE TU VIDA
Lun 14 Mayo 2018 - 19:05 por Francisco de Sales

» EL DESTINO ELIGIÓ POR MÍ
Vie 11 Mayo 2018 - 16:28 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


SOY FELIZ Y DEBERÍA RECORDARLO MÁS A MENUDO

Ir abajo

SOY FELIZ Y DEBERÍA RECORDARLO MÁS A MENUDO

Mensaje  Francisco de Sales el Miér 23 Mayo 2018 - 17:43

SOY FELIZ Y DEBERÍA RECORDARLO MÁS A MENUDO


En mi opinión, es muy aconsejable, muy tranquilizador y enriquecedor, muy satisfactorio y necesario, recordar a menudo que uno es feliz.

No digo “plenamente feliz”, porque eso parece corresponder al mundo de la utopía. No digo “continuamente feliz”, porque eso parece destinado a ser imposible de realizar.

Digo ser feliz. Sólo y tanto como ser feliz.

Y eso sí que somos todos, en mayor o menor medida, con más o menos intensidad, con más o menos atención a ello, dándole una pequeña o gran cantidad de importancia al hecho, en más o menos cosas, durante más o menos tiempo cada día, pero todos encontramos parcelas o parcelitas de felicidad en una u otra cosa.

Puede fallar la economía, el hogar donde se vive, la calidad del trabajo o la salud, pero hay un hijo o un nieto que aporta un estado en el que uno se da cuenta de que es feliz, o hay una mirada de una persona que al recibirla uno se conecta con su felicidad. Y se da cuenta de ello, porque la sonrisa y el brillo de los ojos -y el bienestar, aunque sea momentáneo- le delatan.

Es interesante darse cuenta uno mismo cuando detecta esa satisfacción, esa sonrisa, esa paz, y entonces hacer una parada en la actividad –una parada que no obliga a dejar de seguir haciendo lo que se está haciendo- para decirse a sí mismo: “Soy feliz”. O, por lo menos, “estoy feliz”.

Y esto es mucho más importante de lo que aparenta.

Nos pasamos serios el 99% de nuestra vida, y podemos equivocarnos y asociar seriedad a infelicidad, lo mismo que asociamos reír a ser o estar feliz, y conviene que nos lo digamos, nos lo recordemos y confirmemos, que lo hagamos consciente, porque de ese modo en el balance de nuestra vida aparecerán más momentos felices sólo porque nos hemos dado cuenta y los hemos hecho conscientes, evidentes, y lo agradecerá nuestra autoestima –que se verá reconfortada-, y mejorará el concepto que tenemos de nuestra propia vida porque a partir de hacer notables los momentos de felicidad nos parecerá que hay más de los que imaginábamos.

Creo que jamás vamos a ser felices en todas las facetas de nuestra vida. Y he usado dos palabras que no me gusta usar –jamás y todas-, pero es que la vida no está completamente a nuestro gusto para la felicidad completa –que es utópica- y nos fallará el trabajo porque no nos satisface, las amigas porque no son tan perfectas como una quisiera, la casa porque no es lo suficientemente grande o no tiene las vistas más bellas, el dinero porque no se aproxima al de Rockefeller, o porque ya no están el abuelo o la madre que fallecieron…

Pero, insisto, sí tenemos felicidad, sí somos felices en algunos aspectos y a ellos hay que recurrir, recordándonoslos para llenarnos de esperanza y confianza.

Estoy vivo, hay personas queridas a mi alrededor, puedo disfrutar de mis sentidos y de lo que ellos me proporcionan, hay cosas que me emocionan, de vez en cuando suspiro agradablemente… y ello me hace sentirme feliz. O me debería hacerme sentir feliz.

Porque… ¿soy demasiado exigente con la felicidad?, ¿le pongo demasiadas condiciones?, ¿la recibo con frialdad y con la espada en la mano?

¿Y si empiezo a apreciar las pequeñas grandes cosas?, ¿y si les permito a esas pequeñas grandes cosas que me hagan feliz?, ¿y si acepto bajar el listón de mis exigencias y permito que ver una flor, que sentir el sol me haga feliz?

Conviene que la relación con la felicidad sea fluida, sin zancadillas ni excesivos requerimientos, que las sonrisas estén más predispuestas, que uno se encargue de alejar –minusvalorándolo, o por lo menos no engrandeciéndolo- el drama de su vida, dejar de cerrarle las puertas a la paz.

Conviene exponer el corazón abierto a la felicidad, para que a ella le apetezca instalarse en nosotros.

Conviene desdramatizar la vida y acordarse continuamente de disfrutarla en vez de sufrirla.

Conviene recordase a menudo que uno es feliz… aunque no lo muestre más a menudo.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)






Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 480
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.