Últimos temas
» NO DEJES TUS PREGUNTAS SIN RESPUESTAS
Jue 14 Jun 2018 - 18:37 por Francisco de Sales

» QUÉ HACER CUANDO NO APETECE HACER
Lun 11 Jun 2018 - 16:25 por Francisco de Sales

» PERDONAR ES UN SENTIMIENTO, NO UNA PALABRA
Dom 10 Jun 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» LOS PENSAMIENTOS OBSESIVOS Y TÚ: UN MAL MATRIMONIO
Vie 8 Jun 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

» CREE A QUIEN CREA EN TI
Miér 6 Jun 2018 - 16:55 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ NOS DOMINA LA BAJA AUTOESTIMA?
Mar 5 Jun 2018 - 18:17 por Francisco de Sales

» SE NOS VA LA VIDA
Lun 4 Jun 2018 - 18:41 por Francisco de Sales

» SI YO TOMÉ UNA DECISIÓN, YO PUEDO TOMAR OTRA
Jue 31 Mayo 2018 - 17:08 por Francisco de Sales

» No noto nada significativo....
Jue 31 Mayo 2018 - 1:17 por keanuabi

» LOS NUEVOS MANDAMIENTOS
Miér 30 Mayo 2018 - 16:21 por Francisco de Sales

» HAY QUE PRESTAR ATENCIÓN A "EL MOMENTO"
Mar 29 Mayo 2018 - 18:23 por Francisco de Sales

» CÓMO RELACIONARTE BIEN CONTIGO
Lun 28 Mayo 2018 - 18:17 por Francisco de Sales

» CÓMO CONTROLAR LA MENTE
Dom 27 Mayo 2018 - 17:40 por Francisco de Sales

» COLABORAR CON LO INEVITABLE
Sáb 26 Mayo 2018 - 17:28 por Francisco de Sales

» SOY FELIZ Y DEBERÍA RECORDARLO MÁS A MENUDO
Miér 23 Mayo 2018 - 17:43 por Francisco de Sales

» EL AUTOENGAÑO ES EL MAYOR PECADO QUE UNO PUEDE COMETER CONTRA SÍ MISMO
Mar 22 Mayo 2018 - 18:56 por Francisco de Sales

» Operada de cataratas
Sáb 19 Mayo 2018 - 9:01 por ruwild

» LO QUE REALMENTE BUSCAMOS ES LA PAZ
Miér 16 Mayo 2018 - 17:46 por Francisco de Sales

» LO QUE TÚ VES NO SIEMPRE ES LO QUE YO VEO
Mar 15 Mayo 2018 - 16:39 por Francisco de Sales

» NO LES DES A OTROS EL PODER SOBRE TU VIDA
Lun 14 Mayo 2018 - 19:05 por Francisco de Sales

» EL DESTINO ELIGIÓ POR MÍ
Vie 11 Mayo 2018 - 16:28 por Francisco de Sales

» LA SOLEDAD ENRIQUECEDORA
Jue 10 Mayo 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» LA UTILIDAD Y LA INUTILIDAD DEL SUFRIMIENTO
Miér 9 Mayo 2018 - 17:41 por Francisco de Sales

» UN POCO DE SACRIFICIO NO ESTÁ MAL
Mar 8 Mayo 2018 - 16:32 por Francisco de Sales

» ¿HAY QUE MANIFESTAR LA RABIA?
Lun 7 Mayo 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


SI LE PONES MUCHAS CONDICIONES AL ÉXITO, TE CONDENAS AL FRACASO

Ir abajo

SI LE PONES MUCHAS CONDICIONES AL ÉXITO, TE CONDENAS AL FRACASO

Mensaje  Francisco de Sales el Vie 26 Ene 2018 - 17:55

SI LE PONES MUCHAS CONDICIONES AL ÉXITO, TE CONDENAS AL FRACASO


En mi opinión, cuando uno hace un proyecto de lo que considera que será triunfar en la vida, ha de tener mucho cuidado, porque mientras más condiciones ponga para alcanzar esa sensación, exponencialmente tendrá más dificultades para lograrlo.

Si lo simplificásemos mucho, se podría decir que quien se siente exitoso por el hecho de estar vivo tiene más posibilidades de ser feliz que quien se pone extensas condiciones, tales como tener una cuenta corriente que reviente de tanto saldo, ser conocido en todo el mundo por sus triunfos, desposarse con la persona más maravillosa del mundo –Príncipe o Princesa preferiblemente-, o poseer media docena de yates, aviones, chalets y coches.

Opino que es más sensato, y más alcanzable, un tipo de triunfo pequeñito pero suficiente, amable y agradable, para que se pueda manejar y disfrutar sin gran esfuerzo y a todas horas.

Me refiero a un triunfo íntimo, de esos que no te abandonan, que se hacen sentir porque buscan y encuentran un hueco en el corazón, se instalan con la intención de quedarse para siempre, y te reconfortan cuando miras para dentro… porque te sonríen y eso te hace darte cuenta de que estás bien.

Lo erróneo es que algunas personas no reflexionan cuando se trata de individualizar lo que significa y simboliza el éxito, y tienden a compararlo con el modelo de éxito de otros y utilizan en la comparativa un modelo excesivo, alejado, más utópico que alcanzable, más ajeno que propio.

El éxito es estar vivo y ser honrado. O estar en paz con uno mismo. O ser feliz. Incluso ser moderadamente feliz.

O el éxito está –tal vez- en no perseguir el éxito como algo que determine la felicidad o no.

Tal vez uno se encuentra mejor con el éxito si no lo persigue con desesperación, como condición imprescindible.

Las metas y los objetivos, a veces alientan y empujan con ímpetu y perseverancia hasta lograrlos, pero otras veces se convierten en la frustración y el fracaso personal, por haber sido marcados muy a la ligera y por haberse propuesto los que son atractivos pero inalcanzables.

Por eso es imprescindible ser sensato y consecuente, ser objetivo y razonable, cuando uno hace los propósitos en su vida, que son esos alicientes que nos ponen en marcha para la mejora en cualquier terreno, y que son esos logros que cuando los miramos ya realizados nos aportan la sensación de haber triunfado, una sensación de dicha y una especie de gozo que conviene conocer de dónde procede.

No es lo mismo que esa sensación sea vivida en el alma, en el fondo sereno de paz del espíritu, que si es el ego el que sonríe con el logro, vanidoso y presuntuoso.

Pueden parecer el mismo tiempo de contento, la misma sensación de esplendor, pero no es así. Aquello que ha satisfecho al ego será efímero y superficial. Será un triunfo notable de cara a lo social, pero vacío de cara al ser interno.

Aquello que aporta una sonrisa interna, un deleite cuya máxima expresión de algarabía es un suspiro y una leve sonrisa en los labios (que es la expresión externa de una grande y explosiva sonrisa en el alma), pero se queda para siempre dentro y pasa a formar parte de uno, como algo ya inseparable: ese es el triunfo de verdad.

El que se siente dentro, y se celebra sin alharacas, es superior porque es auténtico. Es la aspiración de quienes valorar más SER que TENER. De quienes saben que valen por lo que son y no por lo que tienen. De los que conocen que el triunfo auténtico, el de la persona y no del personaje, no se manifiesta en la cuenta corriente sino en los momentos en que uno se mira dentro y escucha un silencio de aprobación.

Es una decisión personal, porque –afortunadamente- no hay una norma universal para el triunfo, y no es necesario darle explicaciones al mundo de lo que uno decide para sí mismo.

La propuesta que se deduce de lo anterior es una serie de preguntas: ¿Qué es el triunfo para mí?, ¿En qué aspecto o aspectos de mi vida deseo triunfar?, ¿Qué me va a aportar –sinceramente- alcanzarlo?, y a éstas, añade todas las que se te vayan ocurriendo hasta que dentro de ti tengas claro este asunto y no pierdas el tiempo sufriendo innecesariamente, ni persigas un triunfo que si lo alcanzas no lo vas a sentir como tal.

Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales


Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.
(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)



Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 476
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.