Últimos temas
» Preguntas a los sungazers experimentados y presentación
Vie 21 Sep 2018 - 0:25 por vedelmar

»  Experimento involutivo con el método HRM (uno)/An involutive experiment with the "HRM method" (one)
Jue 20 Sep 2018 - 10:30 por Gaizka

» Experimento involutivo con el método HRM (uno)
Jue 20 Sep 2018 - 9:28 por Gaizka

» ¿QUÉ TIPO DE NIÑO/NIÑA ERES?
Miér 19 Sep 2018 - 17:37 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ TIPO DE ADULTO/ADULTA ERES?
Mar 18 Sep 2018 - 18:04 por Francisco de Sales

» Presentación
Mar 18 Sep 2018 - 6:41 por vivianabarria

» ¿QUÉ TIPO DE PADRE/MADRE ERES?
Lun 17 Sep 2018 - 17:54 por Francisco de Sales

» MI AMIGA SE MUERE
Lun 17 Sep 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» PARA LOS QUE NO SE AMAN
Mar 11 Sep 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» LO QUE PIENSO DE MÍ
Lun 10 Sep 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» CUANDO EL PASADO TE BLOQUEA
Dom 9 Sep 2018 - 17:57 por Francisco de Sales

» CÓMO DESHACERSE DE LOS PENSAMIENTOS INDESEADOS
Vie 7 Sep 2018 - 18:32 por Francisco de Sales

» No noto nada significativo....
Vie 7 Sep 2018 - 10:17 por keanuabi

» APRENDER DE LAS EXPERIENCIAS
Sáb 1 Sep 2018 - 19:22 por Francisco de Sales

» CONFUNDIMOS LOS RECUERDOS CON LA REALIDAD
Vie 31 Ago 2018 - 17:38 por Francisco de Sales

» MUY IMPORTANTE: SÉ TU PADRE Y TU MADRE
Jue 30 Ago 2018 - 17:42 por Francisco de Sales

» NO TE CONFORMES NUNCA CON UN “NO LO SÉ”
Miér 29 Ago 2018 - 18:01 por Francisco de Sales

» ¿PORQUÉ?, ¿PARA QUÉ? NO PARES DE PREGUNTARTE
Mar 28 Ago 2018 - 16:53 por Francisco de Sales

» VALORES Y ANTIVALORES
Lun 27 Ago 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

» ESCAPAR DE LOS CÍRCULOS DE NEGATIVIDAD
Vie 24 Ago 2018 - 17:46 por Francisco de Sales

» QUE NO TE DUELAN SIEMPRE LAS CRÍTICAS
Jue 23 Ago 2018 - 17:16 por Francisco de Sales

» LA HONESTIDAD EN EL PROCESO DE DESARROLLO PERSONAL
Miér 22 Ago 2018 - 18:21 por Francisco de Sales

» ENRIQUECE TU VIDA
Mar 21 Ago 2018 - 18:10 por Francisco de Sales

» NO AMES SÓLO A UNA PERSONA
Lun 20 Ago 2018 - 19:06 por Francisco de Sales

» LA VIDA SÍ ES REAL
Sáb 18 Ago 2018 - 17:31 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


¿QUÉ ESTÁS HACIENDO CON TU VIDA?

Ir abajo

¿QUÉ ESTÁS HACIENDO CON TU VIDA?

Mensaje  Francisco de Sales el Dom 17 Dic 2017 - 18:13

¿QUÉ ESTÁS HACIENDO CON TU VIDA?


En mi opinión, esta pregunta tan directa –que suena como si llevara un reproche incorporado- es una pregunta que nos deberíamos repetir a menudo. Muy a menudo.

¿Qué estoy haciendo con mi vida?

O también…

¿Qué quiero hacer con mi vida?

Esta segunda pregunta es más amistosa. Hay una invitación aperturista a novedades, a nuevas posibilidades, a un cambio hacia lo positivo.

¿Qué quiero hacer?

Esto nos propone posibilidades, nos hace creer que tenemos el mando de nuestra vida, que podemos controlarla y dirigirla.

Nuestra vida nos pertenece. Es así.

Pero pocas veces somos conscientes de esta realidad, y parece como si sólo hiciésemos cambios en nuestra vida cuando no queda otro remedio, cuando las circunstancias nos han puesto en una encrucijada, cuando todo está ya tan mal, tan revuelto o alterado, que nos vemos obligados a hacer o decir algo, y casi siempre ese “algo” es una cosa que nos crea tensión.

En cambio, tenemos más desatendida la opción de hacerlo libre y voluntariamente, la opción de disponer de esa posibilidad como un cuidado de nosotros y de nuestra vida, para tenerla actualizada y que contenga la mayoría de cosas agradables y satisfactorias posibles.

Tenemos la facultad de descubrir con nuestra mente, y con la atención y el corazón, las cosas que no estamos aplicando en nuestra vida.

La vida nos propone vigilancia, estar pendiente de ella, escucharla –que es escucharnos- para que seamos capaces de descubrir todo aquello que nos complacería, y luego, una vez descubierto o identificado, valorar las posibilidades de llevarlo a la realidad, teniendo en cuenta –y potenciándolas cuando sea necesario- nuestras capacidades, la valentía y el interés que somos capaces de aplicarle, la voluntad y la firmeza, y valorando también -en su justa medida- las dificultades que se nos puedan presentar para llevarlo a cabo, y esto hay que hacerlo con imparcialidad, y no previamente asustados o rendidos, y no excesiva o irreponsablemente eufóricos.

El primer paso es descubrirlo, lógicamente, y eso se consigue observando la vida. También se logra escuchando nuestros anhelos y sentimientos, permitiendo que se expresen las quejas y los deseos que brotan desde lo más profundo de nuestro ser, revisando con amor las peticiones que hemos acallando con una u otra razón o excusa, confesando ante nosotros mismos las apetencias reales, las aspiraciones verdaderas, las ambiciones desatendidas, las esperanzas que no se han cumplido por falta de cuidado o insistencia.

Puede ser una catarsis, una purificación de nuestra esencia desatendida, una liberación de las desazones provocadas por tanta represión a la que nos han o nos hemos sometido, y el comienzo de una gran transformación o de un pequeño avance.

En cualquier caso, un pequeño paso es un gran paso.

Hasta un pequeño cambio de actitud, o la apertura a la posibilidad y la realización de llevar a cabo cambios, hasta el mínimo avance en una decisión, pueden provocar un presente más pleno y más satisfactorio, y un futuro que sea claramente diferente.

¿Qué estoy haciendo con mi vida?

¿Qué quiero hacer con mi vida?

Si uno se implanta el propósito con decisión e insiste con firmeza, sin duda tendrá logros. Eso está garantizado.

Pero hace falta ser persistente en este deseo, repetirlo constantemente y darle la prioridad que requiere y se merece.

En muchas ocasiones actuamos como si fuésemos inmortales, como si tuviésemos el infinito por delante para reparar cualquier cosa. Y no, no es así.

La vida es el principal motivo de vivir.

La vida digna, plena, satisfactoria, es la mejor opción de vida.

Y esa es nuestra responsabilidad.

Algún día te pedirás cuentas a ti mismo. ¿Estarás en paz o tendrás motivos más que suficientes como para que el arrepentimiento se convierta para siempre en tu inseparable y sufrido aliado?

Estás a tiempo.

No lo demores.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Y si le ha gustado, ayúdame a difundirlo reenviándolo.
VISITE www.buscandome.es





Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 525
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.