Últimos temas
» EL CAMINO DE LA VIDA
Ayer a las 19:14 por Francisco de Sales

» REINVENTARNOS
Ayer a las 19:08 por Francisco de Sales

» REEDUCAR LA MENTE
Vie 13 Abr 2018 - 17:11 por Francisco de Sales

» ¿EXISTE LO QUE NO VEMOS?
Jue 12 Abr 2018 - 17:50 por Francisco de Sales

» ¿CUÁNTO TIEMPO DEDICAS A AMARTE?
Miér 11 Abr 2018 - 17:35 por Francisco de Sales

» VIVE AHORA QUE PUEDES
Miér 4 Abr 2018 - 18:36 por Francisco de Sales

» QUIEN TIENE LA VOLUNTAD, TIENE LA FUERZA
Mar 3 Abr 2018 - 17:51 por Francisco de Sales

» Efectividad del sungazing sin mirar al sol directamente
Lun 2 Abr 2018 - 1:15 por RayParK_

» Presitación personal
Lun 2 Abr 2018 - 1:09 por RayParK_

» Me presento desde Toledo
Miér 28 Mar 2018 - 8:51 por Landa Li

» ¿A QUÉ PRECIO ESTOY VENDIENDO MI TIEMPO LIBRE?
Mar 27 Mar 2018 - 18:04 por Francisco de Sales

» Actualmente practicando marzo 2018
Dom 25 Mar 2018 - 6:40 por Willy Rey

» NO ES LO MISMO SABER QUE SER
Sáb 24 Mar 2018 - 13:49 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ QUIERES SER EL QUE NO ERES?
Vie 23 Mar 2018 - 17:27 por Francisco de Sales

» CREAR MOMENTOS MÁGICOS
Jue 22 Mar 2018 - 19:15 por Francisco de Sales

» ¿SE DEBE DECIR TODO LO QUE SE SIENTE?
Miér 21 Mar 2018 - 17:15 por Francisco de Sales

» Posibles efectos secundarios con el sungazing
Miér 21 Mar 2018 - 7:08 por Willy Rey

» Soy nuevo, llevo tres dias - Buenos Aires
Miér 21 Mar 2018 - 6:19 por Willy Rey

» sungazers buenos aires
Miér 21 Mar 2018 - 4:42 por Willy Rey

» ¿SÉ POR QUÉ NO HAGO LAS COSAS QUE NO HAGO?
Mar 20 Mar 2018 - 18:09 por Francisco de Sales

» OÍR O LEER SIN REFLEXIONAR ES UNA TAREA INÚTIL
Lun 19 Mar 2018 - 18:08 por Francisco de Sales

» CASO PARANORMAL - GABRIEL NÍJAR (DÍA 5M NARRA LO QUE PASA EL 11M).
Dom 18 Mar 2018 - 21:02 por Oscar Villar

» CREA TU PARAÍSO
Dom 18 Mar 2018 - 16:30 por Francisco de Sales

» NO EXISTE LO MALO, NI LA CULPABILIDAD, NI LOS ERRORES
Sáb 17 Mar 2018 - 17:00 por Francisco de Sales

» ASUNTOS EN LOS QUE HAY QUE SER IRREDUCTIBLES
Vie 16 Mar 2018 - 17:42 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


OJALÁ NUNCA TENGAS QUE LAMENTARTE DE HABER PERDIDO TU VIDA

Ir abajo

OJALÁ NUNCA TENGAS QUE LAMENTARTE DE HABER PERDIDO TU VIDA

Mensaje  Francisco de Sales el Lun 25 Abr 2016 - 16:03

OJALÁ NUNCA TENGAS QUE LAMENTARTE DE HABER PERDIDO TU VIDA


“Con dolor, sintió algo tan decepcionante como haber malgastado en la rutina de una noria los pasos que podría haber empleado en un viaje inolvidable.” (José Luís Alvite)


En mi opinión, esta frase explica de una forma muy gráfica, y fácilmente comprensible, lo que podemos hacer con nuestra vida si no estamos atentos a ella, y si no nos marcamos propósitos que también nos henos de encargar de cumplir.

Creo que una de las cosas más dolorosas –y más irremediables- que le pueden ocurrir a una persona es que llegue al final de sus días –al Tiempo de los Arrepentimientos- con muchas cosas de las que arrepentirse, con una pesadumbre inconsolable por aquello que hizo o que no hizo, y con una rabia mortal por el tiempo que pasó y no fue como hubiera querido porque no se esforzó en ello.

Conviene que cada persona revise cuál es su actitud, su deseo, y su atención con respecto a su vida.

Hay personas que lo piensan demasiado, pero eso no significa que piensen lo que tienen que pensar ni que lo piensen bien.

Hay personas que no se preocupan por su porvenir, que no prestan atención a lo que va a ser –y cómo- el resto de su vida. Y están cometiendo un grave pecado contra sí mismos: el pecado de abandono.

Hay personas que se dedican exclusivamente a capear como pueden las cosas que les van sucediendo sin asimilar que lo que les vaya a suceder, o lo que ya les está sucediendo, depende –en el 99% de los casos- de sí mismas, de su planificación –o su falta de ella- y de su determinación –o su falta de ella-.

Es inevitable. A todos nos pasa varias o muchas veces a lo largo de la vida, que hacemos un balance de lo que está siendo, de cómo nos va, de qué nos falta, qué quisiéramos cambiar, qué no soportamos de lo que nos pasa -pero seguimos soportándolo-, y a todos nos ocurre que nos entra un poco de cordura en algún momento y nos damos cuenta de todo ello, y nos hacemos una promesa efímera, muy poco consistente, en momentos concretos.

Llega el día del cumpleaños: ¡Dios mío!, ¡Otro año más! (aunque en realidad, y esto es lo peor, es un año menos) ¡Tengo que cambiar!, ¡De este año no pasa!

Y llega la Nochevieja: ¡Dios mío!, ¡Otro año más! (aunque en realidad, y esto es lo peor, es un año menos) ¡Tengo que cambiar!, ¡De este año no pasa!

O acudimos a un entierro: ¡Dios mío!, ¡Otro más! (aunque en realidad, y esto es lo peor, es uno menos) ¡Tengo que cambiar!, ¡De este año no pasa!

Y así seguimos… Parecemos inmunes a la realidad y ciegos a la verdad.

Así andamos, de un parche a otro, desde un olvido a otro, conformándonos con la mentira de que algún día cambiarán las cosas –y las cosas no cambian, somos nosotros los que tenemos que cambiar-, engañándonos desvergonzadamente con la ficción de que ya estamos empezando a hacerlo bien, que sólo falta un empujoncito para que todo dé el giro que tiene que dar, y de este modo no hacemos otra cosa que aplazar lo que debiera ser inaplazable.

Tengo casi sesenta y dos años, y la vida –y lo que va pasando en la vida-, a esta edad, se ve desde una atalaya a la que se accede por las experiencias de todo tipo que uno ha ido recopilando.

Y no es que uno sepa más, es que uno se engaña menos.

La decencia moral, que hasta ahora se ha ido esquivando y sorteando como se ha podido, se presenta con una firmeza que no acepta mentiras por respuesta.

Es el tiempo en que uno piensa en lo que haría si tuviera veinte, o aunque fueran cuarenta, o cincuenta si no se puede negociar algo mejor, y piensa con una disimulada o descarada envidia en los que tienen menos años y están a tiempo.

A algunos nos entran ganas de salir al mundo gritando ¡¡VIVAN USTEDES HOY!!, ¡¡SEAN CONSCIENTES!!, ¡¡PRESTAD TODA LA ATENCIÓN A LA VIDA!!

Porque la muerte es imparable, el paso del tiempo no hay quien lo detenga, la única vida se esfuma, y los últimos años pueden ser los peores.

Esto no es, ni pretende ser, un alegato pesimista. Es una realidad.

De cada uno depende poner fin inmediatamente al despilfarro de Vida, al derroche de tiempo, a seguir acumulando motivos de los que arrepentirse después.

A cada uno le corresponde administrar –y bien- su Vida.

No son el destino, ni el porvenir, ni las circunstancias actuales, ni las vicisitudes, ni los otros, ni las decisiones de antaño, ni los “errores” acumulados quienes marcan el presente o el porvenir: es uno mismo.

Tú mismo o tú misma.

HAZ LO QUE QUIERAS HACER ANTES DE QUE SE CONVIERTA EN “LO QUE TE HUBIERA GUSTADO HACER”. LA MAYORÍA DE LAS COSAS NO OFRECEN UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD.

Ahora mismo es un buen momento. Ya.


Te dejo con tus reflexiones…


(Y si te ha gustado, ayúdame a difundirlo. Gracias)
Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum

Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 444
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.