Últimos temas
» He parado a los 20 minutos,
Ayer a las 22:16 por JesúsPF

» ¿POR QUÉ JUZGAMOS A LOS OTROS?
Vie 20 Ene 2017 - 17:23 por Francisco de Sales

» CON EL PASO DE LOS AÑOS
Jue 19 Ene 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» LOS SABIOS NO ODIAN
Miér 18 Ene 2017 - 16:23 por Francisco de Sales

» APRENDAMOS A NO ESTROPEAR NUESTRA VIDA
Mar 17 Ene 2017 - 17:39 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ ME PASA?
Mar 17 Ene 2017 - 17:35 por Francisco de Sales

» Cambia tu futuro por las aperturas temporales. Jean Pierre Garnier Malet.
Mar 17 Ene 2017 - 0:11 por nieves

» VIVIR MAL LA VIDA
Lun 16 Ene 2017 - 17:54 por Francisco de Sales

» LOS APEGOS SON CONTRAPRODUCENTES
Vie 13 Ene 2017 - 19:07 por Francisco de Sales

» LA AUTO-TRASCENDENCIA
Jue 12 Ene 2017 - 17:33 por Francisco de Sales

» EQUIVOCAR LOS PASOS
Miér 11 Ene 2017 - 17:14 por Francisco de Sales

» CONVIERTE LO IRREPETIBLE EN INOLVIDABLE
Mar 10 Ene 2017 - 17:08 por Francisco de Sales

» LA ENVIDIA ES LA MALA ADMIRACIÓN
Vie 30 Dic 2016 - 17:47 por Francisco de Sales

» Felicidades
Vie 30 Dic 2016 - 14:12 por Admin

» NO CONFUNDAS EL HUMO CON LAS NUBES
Jue 29 Dic 2016 - 17:15 por Francisco de Sales

» llegué a 45 y llevo 4 años sin practicar. Debo volver a comenzar desde el principio?
Jue 29 Dic 2016 - 0:10 por Landa Li

» LOS PELIGROS DE LA ESPERANZA
Miér 28 Dic 2016 - 19:00 por Francisco de Sales

» VIVIR SIN REFLEXIONAR ES PELIGROSO
Mar 27 Dic 2016 - 18:48 por Francisco de Sales

» LA VIDA QUE NO ES VIDA
Mar 27 Dic 2016 - 18:44 por Francisco de Sales

» MATA TUS MIEDOS
Lun 26 Dic 2016 - 18:17 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ ES SER UNO MISMO?
Lun 26 Dic 2016 - 18:09 por Francisco de Sales

» LAS SENSACIONES EN EL DESARROLLO PERSONAL
Vie 23 Dic 2016 - 18:44 por Francisco de Sales

» ¿ALIMENTAS EL ESPÍRITU O LA CURIOSIDAD?
Jue 22 Dic 2016 - 18:40 por Francisco de Sales

» ME MUERO...
Jue 22 Dic 2016 - 18:39 por Francisco de Sales

» ¿ME PERDONO MIS CULPAS?
Miér 21 Dic 2016 - 17:36 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


OLVIDAR NO RESUELVE LAS COSAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

OLVIDAR NO RESUELVE LAS COSAS

Mensaje  Francisco de Sales el Miér 9 Mar 2016 - 16:50

OLVIDAR NO RESUELVE LAS COSAS


En mi opinión, no es del todo acertado ese consejo aparentemente generoso y sabio que damos y recibimos que dice: “lo mejor es olvidar”.

Olvidar no resuelve las cosas: las oculta.

Al olvidar intentamos que de ese modo no nos afecte la influencia del hecho y, a veces, en los asuntos en que están implicada alguna persona, lo hacemos incluso como un acto de bondad hacia el otro, pensando que si olvidamos lo que nos hizo le estamos perdonando, pero eso no es cierto.

Lo correcto, antes de querer enviar las cosas al olvido, es analizar las cosas, objetiva y desapasionadamente, entenderlas, comprenderlas, encontrar las razones y valorar el contexto, y ponernos en el lugar de quien o quienes han estado implicados en ese hecho.

Comprender la lección que nos enseña cada experiencia desagradable es la clave para eliminar el dolor que nos aporta.

Es aconsejable acostumbrase a solucionar los asuntos antes de que el olvido se haga cargo de ellos, porque puede llegar a desaparecer el recuerdo del hecho en sí, pero es mucho más difícil que desaparezca la sensación o el sentimiento que nos dejó el hecho y, si olvidamos, lo que puede suceder es que nos quedemos con la sensación o el sentimiento afectándonos inconscientemente, y el día que queramos resolverlo y tengamos que ir al origen, ya no sabremos dónde está.

Por ejemplo, si en la infancia un perro nos dio un susto, en una única ocasión, es posible olvidar el perro, la raza, el tamaño, el color, el motivo… pero puede quedar un rechazo o miedo a todos los perros para el resto de la vida. Cuando uno sea adulto, el día que quiera resolver el trauma con los perros, el olvido no le permitirá comprobar lo que podía haber comprobado antes de olvidarlo: que el perro era tan pequeño que lo podía haber vencido dándole un pisotón, que estaba amarrado con una gruesa cadena por lo que era imposible que le atacara, o que en realidad no era nada más que un ladrido normal pero que como uno iba distraído eso hizo que se asustara por encima de la realidad.

Ahora hay que trasladar este ejemplo a las situaciones personales de cada uno.

Las heridas personales que no se han cerrado sanamente y bien, van a reclamar constantemente ser resueltas; nos van a llamar continuamente y no nos van a dejar avanzar.

Antes de olvidar hay que comprender lo que sucedió –lo que no quiere decir que haya que estar de acuerdo-. Sucedió lo que sucedió, eso es un hecho histórico cierto y comprobable. Ya no se puede cambiar físicamente nada de lo que sucedió. Lo que sí se puede hacer –y es ya la enésima vez en tu vida que lo lees o lo oyes - es modificar la actitud o la comprensión de lo que sucedió, lo que conlleva la liquidación correcta y definitiva del asunto. Solamente entonces se le puede entregar al olvido.

¿A que las cosas que no te afectan desaparecen sin que te dejen marca? Por ejemplo, ese señor con el que te has cruzado ayer por la calle. O lo que comiste el día dos del mes pasado. O el destino de aquella piedra que tiraste al mar. Pero… hay cosas… cosas que, aunque temporalmente no estén presentes, sí están latentes, expectantes, influyentes, afectando cada vez que encuentran la ocasión de manifestarse… así que, claramente… es mejor despojar a las cosas desagradables del veneno con que nos afectan, porque tienen las llaves de la puerta del olvido y cada vez que lo deseen pueden escaparse de él y venir a molestarnos reclamando su justo derecho a querer cerrarse del modo adecuado.

Conviene recordar esto: el hecho de que no seamos conscientes de las cosas no evita la influencia de esas cosas.

Y cada hecho traumático nos deja un dolor o una emoción concreta que interesa identificar: rabia, pena, tristeza, angustia, sensación de soledad o de inseguridad… Si padecemos cualquiera de estas emociones, u otras similares, no hay que olvidar los motivos que las produjeron sino recordarlos, desmenuzarlos, comprenderlos, aceptarlos, y sólo entonces empezar a olvidarlos.

Lo que causa dolor hay que vomitarlo, hay que deshacerse de ello del modo que requiera, conseguir que nos deje en paz, y eso claramente no se consigue con el olvido sino con la extinción aplicando alguno de los métodos apuntados aquí o poniéndose en las manos sabias de un profesional.

No negar, no ocultar, no rechazar, no oponerse…

Sí reconocer, sí aceptar, sí comprender, sí resolver…

Y después, entonces sí, dárselo de comer al olvido.


Te dejo con tus reflexiones….


(Y si te ha gustado, ayúdame a difundirlo. Bendiciones)
Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum








Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 256
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.