SUNGAZING
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» CAPÍTULO 82 – RESUMEN Y FINAL
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyAyer a las 17:54 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 81 – LOS OTROS – EL PRÓJIMO
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyDom 2 Ago 2020 - 17:57 por Francisco de Sales

» MI BOCA Y TU CUELLO
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptySáb 1 Ago 2020 - 16:16 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 80 – LA GENEROSIDAD – EL SERVICIO – ENTREGARSE
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptySáb 1 Ago 2020 - 15:58 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 51 – LOS DEFECTOS
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptySáb 1 Ago 2020 - 1:53 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 79 – EL AGRADECIMIENTO
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyVie 31 Jul 2020 - 16:50 por Francisco de Sales

» MEDITACIONES CON LOS CUATRO ELEMENTOS - MEDITACIÓN AGUA
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyVie 31 Jul 2020 - 16:46 por Francisco de Sales

» CÓMO VIVIR BIEN LA VIDA
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyJue 30 Jul 2020 - 17:01 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 78 - YO CONTRA MÍ
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyJue 30 Jul 2020 - 16:57 por Francisco de Sales

» Médicos por la Verdad.
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyJue 30 Jul 2020 - 3:28 por Mariela

» EL ACNÉ Y LAS ESPINILLAS
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyMiér 29 Jul 2020 - 17:15 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 77 – LA SENCILLEZ – LA HUMILDAD
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyMiér 29 Jul 2020 - 17:12 por Francisco de Sales

» TESTAMENTO
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyMar 28 Jul 2020 - 16:21 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 76 – ESTAR EN EL MUNDO
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyMar 28 Jul 2020 - 15:59 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 75 – EL MERECIMIENTO
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyLun 27 Jul 2020 - 18:10 por Francisco de Sales

» SÓLO NOS DUELE AQUELLO QUE NOSOTROS PERMITIMOS QUE DUELA
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyLun 27 Jul 2020 - 18:04 por Francisco de Sales

» ADIÓS, ME VOY
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyDom 26 Jul 2020 - 17:05 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 74 – LA PAZ
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyDom 26 Jul 2020 - 17:01 por Francisco de Sales

» LLOVIMOS, CLAUDIA
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptySáb 25 Jul 2020 - 19:36 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 73 – LA MUERTE
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptySáb 25 Jul 2020 - 17:41 por Francisco de Sales

» BOMBAZO UNA FORMACIÓN POLITICA DICIENDO LA VERDAD CONTRA EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptySáb 25 Jul 2020 - 9:18 por pedromalaga

» Y LO ACEPTÉ
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyVie 24 Jul 2020 - 18:13 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 72 - LOS IMPULSORES (ANÁLISIS TRANSACCIONAL)
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyVie 24 Jul 2020 - 18:07 por Francisco de Sales

» RENUNCIEMOS A LO QUE NOS HACE DAÑO
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyJue 23 Jul 2020 - 16:51 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 71 – LOS MANDATOS (ANÁLISIS TRANSACCIONAL)
CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES EmptyJue 23 Jul 2020 - 16:47 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 392 durante el Jue 18 Oct 2012 - 7:22
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES

Ir abajo

CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES Empty CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES

Mensaje  Francisco de Sales el Mar 3 Dic 2019 - 18:37

CONCILIAR NUESTRAS CONTRADICCIONES


En mi opinión, si nos observamos con atención, que es una labor que ha de convertirse en continua y cotidiana –pero no monótona y rutinaria-, nos podemos llevar una sorpresa: descubrir que somos un incesante vaivén de contradicciones, y que la tarea de la vida parece no ser otra que conciliarlas, ya que quedar a merced de ellas y sus vaivenes nos alejan del todo del centro en el que se haya el equilibrio. Nos convierte en nuestras propias víctimas.

Por motivos educacionales –aunque sería más correcto algo así como “des-educacionales”-, y porque nunca llegamos a tener algunas cosas claras del todo, y porque donde hoy digo “digo” mañana diré “Diego”, y porque cuando oigo una opinión ajena me parece más fiable que la mía y la cambio urgentemente, y porque mi estados de ánimo variables tienen más fuerza que mi tambaleante seguridad, y porque no sé nada de nada aunque pretenda aparentar lo contrario… por todo ello, somos una maraña de confusiones y desconciertos.

Así que vivir con uno mismo, que es tarea irrechazable, es un continuo tratar de armonizar impulsos con sabiduría, paciencia con desesperación, dudas con preguntas, y leves momentos de paz con guerras encarnizadas.

Es lo que nos ha tocado vivir.

Es lo que hay.
De momento.

De lo que se trata es de armonizar los desafueros, de ser juez sensato y tener una conciencia limpia, de comprender sin desesperación, de aceptar que con la perfección convive la imperfección, que todo puede ser posible, y se trata también de aplacar nuestra desesperación, de animar a la parte nuestra que se duerme en los laureles, de apaciguar al exaltado que también somos, de consolar al afligido, de estimular al pesimista, de reír con el que ríe cuando ríe, de animar al derrotado, de esperanzar al desesperanzado… porque estamos siendo, en diferentes momentos, e incluso al mismo tiempo, todos ellos.

Conviene ser con uno mismo la propia madre receptiva y pacificadora, la que tiene el amor incondicional por principios, y ama a todos sus hijos –que son nuestros diferentes estados- de un modo ilimitado, comprensivo y sin pre-juicios.

No hay que desesperarse por nuestros altibajos, nuestros cambios de humor, nuestra inconstancia.

No hay que instalarse en el lamento y quedarse estancado.

No hay que aceptar una derrota de antemano.

Vivir, y la vida, nos exigen que nos relacionemos con nuestras contradicciones desde el amor a uno mismo, desde el respeto irrenunciable, desde la convicción de que esto es así y funciona de este modo: observar, comprender, aprender, aprehender… y tratar de corregir.

Pero desde el abrazo y no desde el enfrentamiento.

No han de extrañarnos y mortificarnos nuestros contrasentidos y contrariedades. Hemos sido educados de un modo confuso y aun actuamos así en muchos casos.

Sí han de servirnos para entender que eso forma parte de nuestra naturaleza personal, y a partir de la aceptación conviene ponerse a la noble tarea de crear un estado interior de armonía y comprensión que nos acepte, en principio, en nuestro modo de ser habitual, y nos ayude, al mismo tiempo, a tratar de que esas discrepancias sean cada vez menores, hasta que lleguen a desaparecer, hasta que lleguemos al equilibrio, la comprensión, la paz interna. Y hasta que nos encontremos con nosotros mismos, hemos de aceptar que somos contradictorios, que en algunos casos podemos creer una cosa y la contraria, y que conciliarnos es una tarea que requiere amor y paciencia, pero a cambio ofrece el premio de un bienestar personal.

No somos perfectos, somos Humanos.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)


Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 984
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.