SUNGAZING
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» CAPÍTULO 82 – RESUMEN Y FINAL
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyAyer a las 17:54 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 81 – LOS OTROS – EL PRÓJIMO
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyDom 2 Ago 2020 - 17:57 por Francisco de Sales

» MI BOCA Y TU CUELLO
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptySáb 1 Ago 2020 - 16:16 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 80 – LA GENEROSIDAD – EL SERVICIO – ENTREGARSE
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptySáb 1 Ago 2020 - 15:58 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 51 – LOS DEFECTOS
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptySáb 1 Ago 2020 - 1:53 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 79 – EL AGRADECIMIENTO
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyVie 31 Jul 2020 - 16:50 por Francisco de Sales

» MEDITACIONES CON LOS CUATRO ELEMENTOS - MEDITACIÓN AGUA
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyVie 31 Jul 2020 - 16:46 por Francisco de Sales

» CÓMO VIVIR BIEN LA VIDA
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyJue 30 Jul 2020 - 17:01 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 78 - YO CONTRA MÍ
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyJue 30 Jul 2020 - 16:57 por Francisco de Sales

» Médicos por la Verdad.
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyJue 30 Jul 2020 - 3:28 por Mariela

» EL ACNÉ Y LAS ESPINILLAS
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyMiér 29 Jul 2020 - 17:15 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 77 – LA SENCILLEZ – LA HUMILDAD
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyMiér 29 Jul 2020 - 17:12 por Francisco de Sales

» TESTAMENTO
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyMar 28 Jul 2020 - 16:21 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 76 – ESTAR EN EL MUNDO
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyMar 28 Jul 2020 - 15:59 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 75 – EL MERECIMIENTO
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyLun 27 Jul 2020 - 18:10 por Francisco de Sales

» SÓLO NOS DUELE AQUELLO QUE NOSOTROS PERMITIMOS QUE DUELA
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyLun 27 Jul 2020 - 18:04 por Francisco de Sales

» ADIÓS, ME VOY
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyDom 26 Jul 2020 - 17:05 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 74 – LA PAZ
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyDom 26 Jul 2020 - 17:01 por Francisco de Sales

» LLOVIMOS, CLAUDIA
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptySáb 25 Jul 2020 - 19:36 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 73 – LA MUERTE
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptySáb 25 Jul 2020 - 17:41 por Francisco de Sales

» BOMBAZO UNA FORMACIÓN POLITICA DICIENDO LA VERDAD CONTRA EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptySáb 25 Jul 2020 - 9:18 por pedromalaga

» Y LO ACEPTÉ
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyVie 24 Jul 2020 - 18:13 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 72 - LOS IMPULSORES (ANÁLISIS TRANSACCIONAL)
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyVie 24 Jul 2020 - 18:07 por Francisco de Sales

» RENUNCIEMOS A LO QUE NOS HACE DAÑO
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyJue 23 Jul 2020 - 16:51 por Francisco de Sales

» CAPÍTULO 71 – LOS MANDATOS (ANÁLISIS TRANSACCIONAL)
MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE EmptyJue 23 Jul 2020 - 16:47 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 392 durante el Jue 18 Oct 2012 - 7:22
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE

Ir abajo

MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE Empty MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE

Mensaje  Francisco de Sales el Lun 16 Sep 2019 - 19:50

MANTÉN VIVO EL NIÑO QUE FUISTE


En mi opinión, nos han engañado quienes nos han hecho creer que cada vez que pasamos de una etapa a otra en nuestra vida tenemos que abandonar la anterior. No es necesario. Incluso es conveniente mantenerlas, porque cada una de ellas tienen cosas buenas que es mejor no perder, que es mejor no renunciar a ellas.

En esos exámenes de conciencia que hacemos de vez en cuando –que son exámenes de nuestro pasado- tenemos tendencia a la añoranza. Y en esas cosas que añoramos hay algunas que son imposibles de recuperar, pero hay otras que fuimos dejando, sin saber porqué, sin darnos cuenta, y ahora que las podemos ver lejos de nosotros nos damos cuenta de cuánto nos gustaría recuperarlas.

Por ejemplo, en mi caso -y eso que afortunadamente sigo teniendo un excelente sentido del humor- echo en falta más risas todavía, más alegría, más desparpajo, más espontaneidad, más predisposición a la broma, a la carcajada sin pudor, a la risotada escandalosa; echo en falta esas lágrimas de la risa y el dolor en la tripa de tanto reírme…

Echo en falta la capacidad de sorprenderme y emocionarme que tuve en otras etapas de mi vida, la emoción de los quince años, la locura de los veinte, la ilusión de los treinta, echo en falta la aventura, sentirme vivo en algo que fue natural y espontáneo en su momento y ahora parece que desapareció.

Nos han hecho creer –no sé quién- que los adultos tenemos que ser serios, que la vida es seria, que lo que se vaya a hacer –sea lo que sea- es serio; rodeamos de gravedad y severidad la mayoría de nuestros actos.

Se nos va poniendo día a día una seriedad pétrea en el rostro que es una pesada máscara, desagradable, que soportamos en muchas ocasiones sin ni siquiera llegarnos a plantear que nos la podemos quitar y estrellarla contra el suelo, que podemos recuperar a todos los que fuimos y ya no somos.

Se nos va la vida sin ponerle color y más sonrisas. Se nos va sin que nos atrevamos a decir “basta ya”, sin que tomemos muchas de esas decisiones que nos están esperando, sin que recuperemos a ese que nos gustaría recuperar: el que fuimos y nos gustaría seguir siendo.

Tal vez nos hemos construido sin darnos cuenta una vida que carece de una parte que es muy importante en la vida –o tal vez las circunstancias nos han obligado a construirla- pero es muy posible que nos hayamos quedado instalados en una comodidad desganada en la que pasan menos cosas de las que nos gustaría que pasaran. Y no me refiero a cosas externas, sino a cosas internas, a cosas que le pasen a nuestra alma.

Más que necesario es imprescindible recuperar y mantener viva la forma de ser de nuestros mejores momentos, alentar las mejores cualidades y capacidades, darse permiso para desdramatizar la vida y poner flores en forma de optimismo, sonrisas, vitalidad, ganas de compartirse, de comunicarse desde el corazón, de empaparse de emociones.

Es bueno recuperar el niño que fuimos, ese que era feliz sin poner condiciones y se permitía disfrutar continuamente. Y si no hemos podido ser ese niño, es el momento de serlo.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)






Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 984
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.