Últimos temas
» Preguntas a los sungazers experimentados y presentación
Ayer a las 3:45 por 2

» ¿HASTA CUÁNDO SE PUEDE ENGAÑAR UNO MISMO?
Vie 9 Nov 2018 - 16:57 por Francisco de Sales

» TODOS TUVIMOS QUE SOBREVIVIR A LA INFANCIA
Jue 8 Nov 2018 - 18:15 por Francisco de Sales

» NOS APEGAMOS A LO BUENO Y A LO MALO
Mar 6 Nov 2018 - 16:38 por Francisco de Sales

» TU PROBLEMA NO ES MI PROBLEMA
Lun 5 Nov 2018 - 16:51 por Francisco de Sales

» CUANDO TÚ NO ERAS TÚ
Vie 2 Nov 2018 - 16:50 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ ES VIVIR LA VIDA PLENAMENTE?
Jue 1 Nov 2018 - 16:22 por Francisco de Sales

» MIS PADRES NO ME HACÍAN CASO
Miér 31 Oct 2018 - 17:35 por Francisco de Sales

» PÁRATE. ATIÉNDETE.
Mar 30 Oct 2018 - 18:08 por Francisco de Sales

» LAS NIÑAS ABUSADAS SEXUALMENTE
Lun 29 Oct 2018 - 17:02 por Francisco de Sales

» LA TEORÍA SÓLO ES ÚTIL CUANDO SE LLEVA A LA PRÁCTICA
Dom 28 Oct 2018 - 17:02 por Francisco de Sales

» No noto nada significativo....
Vie 26 Oct 2018 - 12:33 por pittamaxi

» El Agua de Mar y El sol Lo Curan Todo!!
Vie 26 Oct 2018 - 12:17 por pittamaxi

» LAS VENTAJAS DE USAR EL YO OBSERVADOR
Lun 22 Oct 2018 - 15:52 por Francisco de Sales

» CUIDADO CON LO QUE PARECE REAL EN LA MENTE PERO NO LO ES EN LA VIDA
Dom 21 Oct 2018 - 16:56 por Francisco de Sales

» CUANDO EL VACÍO SE INSTALA
Sáb 20 Oct 2018 - 17:01 por Francisco de Sales

» VALORA LA SENCILLEZ
Jue 18 Oct 2018 - 16:28 por Francisco de Sales

» HAY QUE CONTROLAR LAS EMOCIONES… NOCIVAS.
Miér 17 Oct 2018 - 20:30 por Francisco de Sales

» ACEPTACIÓN, ADAPTACIÓN, RENOVACIÓN
Mar 16 Oct 2018 - 18:19 por Francisco de Sales

» CONFUNDIMOS LOS SENTIMIENTOS CON LOS PENSAMIENTOS
Mar 16 Oct 2018 - 3:45 por Francisco de Sales

» NO ES LO MISMO DAR QUE DARTE
Miér 3 Oct 2018 - 18:44 por Francisco de Sales

» IMPRESCINDIBLE: HACER MICROPARADAS A LO LARGO DEL DÍA
Mar 2 Oct 2018 - 16:54 por Francisco de Sales

» NO ME SIENTO ORGULLOSO DE MÍ
Lun 1 Oct 2018 - 17:42 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ ES LO QUE HACE QUE TU VIDA SEA IMPORTANTE?
Dom 30 Sep 2018 - 19:59 por Francisco de Sales

» ENSEÑAR AL SER HUMANO A SER HUMANO
Sáb 29 Sep 2018 - 18:04 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


LO QUE PIENSO DE MÍ

Ir abajo

LO QUE PIENSO DE MÍ

Mensaje  Francisco de Sales el Lun 10 Sep 2018 - 16:43

LO QUE PIENSO DE MÍ – EL AUTO-CONCEPTO


En mi opinión, no somos imparciales cuando valoramos el concepto que tenemos de nosotros mismos.

Excepto los ególatras, egocéntricos, egoístas, presuntuosos, vanidosos, pedantes, y los de similar calaña, la tendencia habitual es la de rebajar la tasación personal propia que sería equitativa, porque no nos han explicado bien cómo se hace del modo adecuado, y porque no hay claridad en algunos conceptos.

HUMILDAD

La verdadera humildad no consiste sólo en no querer ser o aparentar más de lo que uno es; es reconocer quién es uno y aceptar ser cuanto uno es. Es también, por tanto, aceptar ser más de lo que uno parece ser.

Hay que tener cuidado con la falsa humildad. Menospreciarse, depreciarse, infravalorarse, o despreciarse, no hacen justicia a la realidad de uno. No es más humilde el que menos se aprecia.

Y cuidado con esto: ser el más humilde puede ser un asunto de ego, porque es pretender “ser más” de lo que sea.

ORGULLO

El orgullo no solamente es malo.

El orgullo natural es muy sano, y no tiene que ver con el engreimiento, la presunción, la pedantería, la vanagloria, la altivez, la altanería o la arrogancia… sino que es la satisfacción personal que uno siente por lo que es o por lo que hace.

Y es muy adecuado sentirse a gusto, orgulloso, por los dones propios o los méritos logrados. No hacerlo así, y depreciarlos o despreciarlos, además de ser una injusticia, es un asunto de una humildad o modestia mal ejecutada.


LOS COMPLEJOS

Los complejos tienden a desvirtuar y falsear la realidad en un sentido negativo.

Las personas acomplejadas no reconocen ni muestran su auténtica valía y valoración. La falta de confianza en ellos mismos les hace evaluarse con injusta medida y, al tener su propia opinión o autoestima en contra, el concepto que tienen de sí mismos es de menor valía que la realidad.

Al partir de un concepto negativo propio, y usando el modo de minusvalorarse, es lógico que el autoconcepto sea pobre.

EL PROPIO DESCONOCIMIENTO

El desconocimiento de uno en su totalidad es determinante a la hora de crearse un autoconcepto objetivo.

En general, la tendencia de las personas es a notar y valorar más las cosas que menos le gustan de sí mismas, por lo que, en general, afloran antes y con más intensidad las negativas, relegando a un segundo o tercer plano las adecuadas o buenas.

Si uno se conociera más, y se valorase justamente, apreciaría detalles que son pequeños pero valen más que los grandes.

Por ejemplo, uno es honrado por su naturaleza y decisión, pero no lo aprecia. “Es lo normal”, puede decir. Y sí, es lo normal y es habitual, pero no todas las personas son honradas, así que el hecho de que mucha gente sea honrada no quiere decir que eso no sea un mérito y algo a apreciar especialmente. Si uno tiene la norma de ser honrado eso ha de ser valorado.

Cuando se le pide a una persona que escriba diez cualidades suyas le resulta una tarea imposible. Si se le pidiera eso mismo a una persona que nos conozca bien –que escribiera diez cualidades nuestras-, lo podría hacer sin gran dificultad.

LA MALA COSTUMBRE DE NO VALORAR LO QUE UNO ES O LO QUE UNO HACE

Es común la mala costumbre de no valorar en uno lo que es o lo que hace, las cosas buenas, y desestimar las cualidades (porque nos parecen “normales”), utilizando una vara de medir que no es igual que la que usamos con los otros.

Si exceptuamos a las personas que critican a los demás despiadada e injustamente, sólo por reprochar con desprecio pero sin razones ciertas, el resto de personas tendemos a ser más comprensivos con los otros que con nosotros mismos. Lo que es una injusticia.

Somos capaces de ver o de argumentar razones por las que el otro falla en algún aspecto, o no actúa de un modo correcto, y vemos y valoramos con más generosidad en los otros las mismas cosas que nosotros hacemos.

CONFUNDIRSE CON EL ASUNTO DEL EGO

Se llega a pensar que hablar bien de uno mismo es un asunto de ego y se llega a rechazar como “malo” todo lo que tenga que ver con el ego. Un error.

El ego es lo que mueve el mundo –hay mucho de ego en haber descubierto todo lo que nos ha traído hasta la situación actual de tener tantos adelantos técnicos, por ejemplo-, y una parte del ego es la que se encarga de que sigamos adelante y pretendamos seguir mejorando. Y eso no es malo.

Lo que sí tiene su parte de “malo” son todas las derivaciones de ego que se relacionan al principio (Ególatras, egocéntricos, egoístas, presuntuosos, vanidosos, pedantes, y los de similar calaña)

Una vez revisados y resueltos los puntos anteriores, y algún otro que se le ocurrirá a cada uno, sería muy conveniente hacer un nuevo inventario de uno mismo, ponerse la nota justa, y sentirse muy orgulloso de las bondades y cualidades positivas, y sonreírse a sí mismo –con una sonrisa de satisfacción- la próxima vez que uno se mire al espejo.


Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)






Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 550
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.