Últimos temas
» Preguntas a los sungazers experimentados y presentación
Vie 21 Sep 2018 - 0:25 por vedelmar

»  Experimento involutivo con el método HRM (uno)/An involutive experiment with the "HRM method" (one)
Jue 20 Sep 2018 - 10:30 por Gaizka

» Experimento involutivo con el método HRM (uno)
Jue 20 Sep 2018 - 9:28 por Gaizka

» ¿QUÉ TIPO DE NIÑO/NIÑA ERES?
Miér 19 Sep 2018 - 17:37 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ TIPO DE ADULTO/ADULTA ERES?
Mar 18 Sep 2018 - 18:04 por Francisco de Sales

» Presentación
Mar 18 Sep 2018 - 6:41 por vivianabarria

» ¿QUÉ TIPO DE PADRE/MADRE ERES?
Lun 17 Sep 2018 - 17:54 por Francisco de Sales

» MI AMIGA SE MUERE
Lun 17 Sep 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» PARA LOS QUE NO SE AMAN
Mar 11 Sep 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» LO QUE PIENSO DE MÍ
Lun 10 Sep 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» CUANDO EL PASADO TE BLOQUEA
Dom 9 Sep 2018 - 17:57 por Francisco de Sales

» CÓMO DESHACERSE DE LOS PENSAMIENTOS INDESEADOS
Vie 7 Sep 2018 - 18:32 por Francisco de Sales

» No noto nada significativo....
Vie 7 Sep 2018 - 10:17 por keanuabi

» APRENDER DE LAS EXPERIENCIAS
Sáb 1 Sep 2018 - 19:22 por Francisco de Sales

» CONFUNDIMOS LOS RECUERDOS CON LA REALIDAD
Vie 31 Ago 2018 - 17:38 por Francisco de Sales

» MUY IMPORTANTE: SÉ TU PADRE Y TU MADRE
Jue 30 Ago 2018 - 17:42 por Francisco de Sales

» NO TE CONFORMES NUNCA CON UN “NO LO SÉ”
Miér 29 Ago 2018 - 18:01 por Francisco de Sales

» ¿PORQUÉ?, ¿PARA QUÉ? NO PARES DE PREGUNTARTE
Mar 28 Ago 2018 - 16:53 por Francisco de Sales

» VALORES Y ANTIVALORES
Lun 27 Ago 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

» ESCAPAR DE LOS CÍRCULOS DE NEGATIVIDAD
Vie 24 Ago 2018 - 17:46 por Francisco de Sales

» QUE NO TE DUELAN SIEMPRE LAS CRÍTICAS
Jue 23 Ago 2018 - 17:16 por Francisco de Sales

» LA HONESTIDAD EN EL PROCESO DE DESARROLLO PERSONAL
Miér 22 Ago 2018 - 18:21 por Francisco de Sales

» ENRIQUECE TU VIDA
Mar 21 Ago 2018 - 18:10 por Francisco de Sales

» NO AMES SÓLO A UNA PERSONA
Lun 20 Ago 2018 - 19:06 por Francisco de Sales

» LA VIDA SÍ ES REAL
Sáb 18 Ago 2018 - 17:31 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


CONFUNDIMOS LOS RECUERDOS CON LA REALIDAD

Ir abajo

CONFUNDIMOS LOS RECUERDOS CON LA REALIDAD

Mensaje  Francisco de Sales el Vie 31 Ago 2018 - 17:38

CONFUNDIMOS LOS RECUERDOS CON LA REALIDAD


En mi opinión, nos afligen más, nos determinan más, y hasta se nos hacen más creíbles, los recuerdos de lo que nos pasó que la propia realidad de lo que nos pasó.

Cuando uno está afectado por una emoción, por un sentimiento, eso es lo que tiene dentro de sí, lo que le marca, y así lo interpreta por encima de lo que realmente sucedió.

Cada hecho que hemos vivido lo archivamos en nuestra memoria, o en nuestro pasado, junto con el sentimiento que nos produjo.

Por eso a veces se nos olvidan las caras, las palabras, o incluso los hechos concretos, pero en cambio recordamos, con el correspondiente estremecimiento de disgusto o con una sonrisa y bienestar, cualquiera de las cosas desagradables o agradables que nos han sucedido.

¿Y qué es más importante, el recuerdo o la verdad?

Deberíamos contestar que la verdad, lo que es cierto, pero en esos momentos de alteración emocional en que suceden las cosas somos incapaces de mantener la objetividad que todos los actos requieren para ser evaluados con exactitud y justicia.

En esos momentos –y más aún en los que son desagradables- perdemos la honradez que todo acto requiere para ser imparcialmente valorado, no usamos la justedad necesaria para comprender el hecho tal como es, la certeza, la autenticidad, sino que, desde la alteración exaltada en la que estamos a causa de lo que nos ha disgustado, emitimos un adjetivo o una conclusión que no es producto de la justa evaluación de los hechos sino que es la sentencia que dictamina nuestra rabia, es la manifestación enaltecida de nuestra ira, y es el producto del enfado que ha anulado nuestra serenidad.

Archivamos el hecho acompañado de la interpretación –acertada o desatinada- de ese mismo hecho, y arrastramos de ese modo la irrealidad que hemos vestido de verdad, y la padeceremos mientras no seamos capaces de enfrentarnos en otra ocasión a los hechos verdaderos, estando más serenos y atinados, y seamos entonces capaces de comprender y admitir que nuestra ofuscación del momento había desvirtuado los hechos.

Si uno está molesto o rabiosamente enojado con otro porque el otro en una ocasión dijo o hizo algo que le disgustó en aquel momento, cada vez que piense en el otro o en la situación sentirá una revolución de desagrado en su interior, y esto tiene –por lo menos- dos efectos negativos en uno mismo.

El primero, que estará perdiéndose una relación con el otro que podía ser interesante, sólo por el hecho de haber etiquetado mal un acto o una palabra.

El segundo, que quien se queda mal realmente en este caso no es el otro, que estará en lo suyo y totalmente ajeno a los sentimientos del que padece esa alteración, sino el que lo está experimentando.

Esto, por supuesto, se aplica en los casos de malentendidos, porque en el caso de que el otro haya obrado intencionadamente mal, con el ánimo expreso de hacer daño, las cosas cambian.

Se dice que la memoria –en ese aspecto- no es fiable, porque en la interpretación que se hizo entonces de lo que sucedió puede haberse incluido una mala o una errónea interpretación, pueden estar presentes el orgullo o el ego, puede que la rabia haya desplazado a la justedad, y en ese caso se requiere de un acto de justicia, de generosidad y de amor por la verdad, para afrontar los hechos desde la observancia desapasionada en que uno puede ver, objetivamente, la realidad despojada de prejuicios. O sea, la verdad sin manipulaciones.

Es conveniente revisar nuestra historia, asearla, ordenarla con equilibrio, deshacer las falsedades, aclarar las dudas, y mantener de ella sólo lo que contenga verdad.

La perspectiva que aporta la distancia de los hechos junto con la objetividad que implica la honradez, son imprescindibles cuando se trata de poner las cosas en su sitio y deshacerse de traumas o fantasmas que arrastramos y que son una pesada carga que conviene dejar.

Te sugiero una revisión nueva de tu pasado, principalmente de las cosas que te provocan intranquilidad o de aquellas con las que te sientes a disgusto en lo personal.

Si no tiene remedio, te quedas con el aprendizaje que te pueda aportar y sin enojo contra ti por lo que pasó.

Si estás a tiempo de arreglarlo… ¡adelante!

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)









Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 525
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.