Últimos temas
» Preguntas a los sungazers experimentados y presentación
Vie 21 Sep 2018 - 0:25 por vedelmar

»  Experimento involutivo con el método HRM (uno)/An involutive experiment with the "HRM method" (one)
Jue 20 Sep 2018 - 10:30 por Gaizka

» Experimento involutivo con el método HRM (uno)
Jue 20 Sep 2018 - 9:28 por Gaizka

» ¿QUÉ TIPO DE NIÑO/NIÑA ERES?
Miér 19 Sep 2018 - 17:37 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ TIPO DE ADULTO/ADULTA ERES?
Mar 18 Sep 2018 - 18:04 por Francisco de Sales

» Presentación
Mar 18 Sep 2018 - 6:41 por vivianabarria

» ¿QUÉ TIPO DE PADRE/MADRE ERES?
Lun 17 Sep 2018 - 17:54 por Francisco de Sales

» MI AMIGA SE MUERE
Lun 17 Sep 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» PARA LOS QUE NO SE AMAN
Mar 11 Sep 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» LO QUE PIENSO DE MÍ
Lun 10 Sep 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» CUANDO EL PASADO TE BLOQUEA
Dom 9 Sep 2018 - 17:57 por Francisco de Sales

» CÓMO DESHACERSE DE LOS PENSAMIENTOS INDESEADOS
Vie 7 Sep 2018 - 18:32 por Francisco de Sales

» No noto nada significativo....
Vie 7 Sep 2018 - 10:17 por keanuabi

» APRENDER DE LAS EXPERIENCIAS
Sáb 1 Sep 2018 - 19:22 por Francisco de Sales

» CONFUNDIMOS LOS RECUERDOS CON LA REALIDAD
Vie 31 Ago 2018 - 17:38 por Francisco de Sales

» MUY IMPORTANTE: SÉ TU PADRE Y TU MADRE
Jue 30 Ago 2018 - 17:42 por Francisco de Sales

» NO TE CONFORMES NUNCA CON UN “NO LO SÉ”
Miér 29 Ago 2018 - 18:01 por Francisco de Sales

» ¿PORQUÉ?, ¿PARA QUÉ? NO PARES DE PREGUNTARTE
Mar 28 Ago 2018 - 16:53 por Francisco de Sales

» VALORES Y ANTIVALORES
Lun 27 Ago 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

» ESCAPAR DE LOS CÍRCULOS DE NEGATIVIDAD
Vie 24 Ago 2018 - 17:46 por Francisco de Sales

» QUE NO TE DUELAN SIEMPRE LAS CRÍTICAS
Jue 23 Ago 2018 - 17:16 por Francisco de Sales

» LA HONESTIDAD EN EL PROCESO DE DESARROLLO PERSONAL
Miér 22 Ago 2018 - 18:21 por Francisco de Sales

» ENRIQUECE TU VIDA
Mar 21 Ago 2018 - 18:10 por Francisco de Sales

» NO AMES SÓLO A UNA PERSONA
Lun 20 Ago 2018 - 19:06 por Francisco de Sales

» LA VIDA SÍ ES REAL
Sáb 18 Ago 2018 - 17:31 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 18 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 18 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


CUIDADO CON LOS HALAGOS

Ir abajo

CUIDADO CON LOS HALAGOS

Mensaje  Francisco de Sales el Sáb 14 Jul 2018 - 17:23

CUIDADO CON LOS HALAGOS


En mi opinión, una de las cosas que aun haciéndolas con buena intención pueden producir un resultado contrario, o sea negativo, es el hecho de halagar falsamente, solamente por quedar bien o por decir algo que parezca bonito… aunque no sea cierto.

Desde un punto de vista de adultos, cuando uno halaga y quien lo recibe aprecia que no es cierto, que no es sincero, lo que se consigue es que “el halagador” pierda toda credibilidad. El halagado piensa que si le está mintiendo en ese asunto, también le puede mentir en otras cosas.

Por otra parte, no se le hace ningún favor al halagado. Si se le dice –por ejemplo- que le queda bien una prenda cuando no es cierto, puede que esté haciendo el ridículo con ella puesta cuando lo sensato, lo adecuado, lo ético, hubiese sido hacerle saber la opinión verdadera, eso sí, con delicadeza y procurando no herir pero sin mentir.

A los niños se les hace un mal favor halagándoles cuando el halago no es cierto. Se les hace creer que son lo que no son o quienes no son.

Se les idealiza y acaban creyéndose que son tan ideales como se les dice. Y no es cierto.

Cuando los niños son pequeños no tienen una idea clara de quiénes son. No tienen autoconocimiento exacto y completo de sí mismos y tampoco tienen capacidad para formarse un criterio, así que se forman una idea (el YO IDEA) de sí mismos con los datos que los otros le van aportando. Si les dices que son inútiles, lo incorporan a la idea de quiénes son y desde entonces se consideran inútiles, y si se les dice que son Reyes, se creen que lo son y actúan como si lo fuesen, lo que les convierte en tiranos –a veces-, y lo que se vuelve contra ellos cuando salen al mundo y se dan cuenta de que realmente no son Reyes, y que no todos los que están en el mundo son sus súbditos ni están pendientes de concederle todos sus caprichos.

Hay que reconocer que el halago ejerce una especie de hipnotismo en quien lo recibe. A todos nos gusta que nos aprecien o nos admiren. A todos nos gusta ser tan buenos como llegan a decir que somos, y estar tan bien como dicen que estamos, y colaboramos gustosamente auto-engañándonos aunque sabemos que no son ciertos. El ego colabora para que así sea.

Pero quien halaga falsamente lo que está buscando es manipular al halagado, puesto que con eso ya le tiene “blandito” y de su lado. De algún modo, y como contrapartida, el halagado le debe algo a quien le ha hecho ese regalo. Y por eso aceptarlo le hace vulnerable frente al otro.

Sólo quien se conoce de verdad, con sus cualidades y sus puntos débiles, es capaz de darse cuenta de cuándo le están reconociendo uno de sus atributos o cualidades verdaderos o cuándo le están embaucando.

Así que… la próxima vez que quieras halagar a alguien sé correcto, veraz y sincero con lo que digas. Si eres un poco exagerado, date cuenta de qué objetivo consciente o inconsciente estás persiguiendo con ello.

Y si eres tú quien recibe el halago no te dejes cegar, no te lo creas porque te interese creértelo –salvo que tú sepas claramente que lo que te dicen es cierto-, sospecha un poco de la intención del halagador y quédate atento y alerta. Se cauto y no te dejes embaucar por las palabras.

Si es cierto lo que te dicen, da las gracias. Solo di “gracias”, nada más.

Y te recomiendo que no ofrezcas otro halago por compromiso, por quedar bien, porque te parezca que es lo correcto. Si es muy sincero, adelante, hazlo. Pero ten en cuenta que muchas personas halagan a otras convirtiéndolo en una inversión de la que esperan, a cambio, otro halago o muchos más.

No olvides que halagar es “causar o infundir soberbia o vanidad a alguien” y que es “adular o decir a alguien interesadamente cosas que le agraden”.

Date cuenta, porque tal vez lo que desees es, simplemente, agradecer, reconocer, expresar, ser amable y educado, y para ello sólo es necesario ser sincero y dejar a tu corazón que se exprese sin intervenir tú. Y de este modo, es correcto y está muy bien.

Mucho cuidado con los halagos, porque si eres tú quien halagas puede que te estés convirtiendo en ese ser interesado –un poco desagradable y casi odioso- de quien hemos estado hablando cada vez que hemos dicho algo ingrato de los halagadores.

Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales


“Oír o leer sin reflexionar es una tarea inútil”. (Confucio)

Si te ha gustado ayúdame a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)



Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 525
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.