Últimos temas
» QUE TU PASADO NO CONDICIONE TU FUTURO
Ayer a las 18:01 por Francisco de Sales

» ¿Y QUIÉN SOY YO PARA JUZGAR?
Dom 16 Dic 2018 - 18:59 por Francisco de Sales

» ¿HAY QUE PREVER O HAY QUE PREOCUPARSE?
Sáb 15 Dic 2018 - 17:16 por Francisco de Sales

» ABUSOS SEXUALES A NIÑOS Y NIÑAS
Miér 12 Dic 2018 - 17:59 por Francisco de Sales

» APRENDER A DESAPRENDER
Miér 5 Dic 2018 - 18:09 por Francisco de Sales

» AMAR ES DEJAR QUE EL CORAZÓN SE EXPRESE
Mar 4 Dic 2018 - 18:04 por Francisco de Sales

» "Espiritualidad y biocentrismo: una nueva Tierra para una nueva compasión"
Mar 4 Dic 2018 - 8:58 por Gaizka

» CÓMO CONVIVIR CON MIS FRACASOS
Lun 3 Dic 2018 - 19:36 por Francisco de Sales

» CÓMO CONVERTIR LAS ADVERSIDADES EN OPORTUNIDADES
Dom 2 Dic 2018 - 17:48 por Francisco de Sales

» ¿LA MENTE PUEDE REVISAR A LA MENTE?
Jue 29 Nov 2018 - 18:54 por Francisco de Sales

» ¿ERES UNA PERSONA O UN PERSONAJE?
Miér 28 Nov 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» Preguntas a los sungazers experimentados y presentación
Mar 27 Nov 2018 - 9:08 por Gaizka

» CUANDO DIGAS "LO SIENTO", MIRA A LOS OJOS
Lun 26 Nov 2018 - 17:48 por Francisco de Sales

» NO TODAS LAS ZONAS DE CONFORT SON CONFORTABLES
Dom 25 Nov 2018 - 18:36 por Francisco de Sales

» HAZ TU PLAN DE VIDA YA
Sáb 24 Nov 2018 - 17:00 por Francisco de Sales

» NO LLENES TU MENTE, LLENA TU CORAZÓN
Vie 23 Nov 2018 - 18:43 por Francisco de Sales

» LA VIDA NO ES UNA NOVELA ROMANTICA
Jue 22 Nov 2018 - 17:40 por Francisco de Sales

» ALGUNOS FRACASOS SON INEVITABLES
Lun 19 Nov 2018 - 17:12 por Francisco de Sales

» ¿HASTA CUÁNDO SE PUEDE ENGAÑAR UNO MISMO?
Vie 9 Nov 2018 - 16:57 por Francisco de Sales

» TODOS TUVIMOS QUE SOBREVIVIR A LA INFANCIA
Jue 8 Nov 2018 - 18:15 por Francisco de Sales

» NOS APEGAMOS A LO BUENO Y A LO MALO
Mar 6 Nov 2018 - 16:38 por Francisco de Sales

» TU PROBLEMA NO ES MI PROBLEMA
Lun 5 Nov 2018 - 16:51 por Francisco de Sales

» CUANDO TÚ NO ERAS TÚ
Vie 2 Nov 2018 - 16:50 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ ES VIVIR LA VIDA PLENAMENTE?
Jue 1 Nov 2018 - 16:22 por Francisco de Sales

» MIS PADRES NO ME HACÍAN CASO
Miér 31 Oct 2018 - 17:35 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


¿ERES ADICTO AL SUFRIMIENTO?

Ir abajo

¿ERES ADICTO AL SUFRIMIENTO?

Mensaje  Francisco de Sales el Vie 19 Ene 2018 - 16:39

¿ERES ADICTO AL SUFRIMIENTO?


En mi opinión, hay personas –no todas, afortunadamente- que han encontrado su zona de confort en un sufrimiento en el que han decidido instalarse a perpetuidad, y cualquier alternativa que se les ofrezca para que la abandonen es automáticamente rechazada y hasta justifican el rechazo.

Hay personas –no todas, afortunadamente- que caen en eso que se denomina “Indefensión Aprendida”, que es un tipo de comportamiento que desarrollan algunas personas por el que se sienten incapaces de reaccionar y actuar ante cualquier situación que les agreda, por dolorosa que sea, porque en su convencimiento interno están seguras de que no van a poder afrontarlo, ni cambiarlo, y creen o están convencidas de que sólo les queda la opción de padecerla como mejor puedan, y por ello se inhiben ante la situación y se quedan pasivos.

Como su propia definición indica es “Aprendida”, o sea que no forma parte de la naturaleza del Ser Humano, y es algo que lo mismo que en algún momento se ha decidido incorporar –voluntaria o involuntariamente- también se puede modificar o eliminar.

Para ello hay que ejercer una re-decisión, y cambiar aquello que se decidió hacer –casi siempre sin ser muy consciente de ello- en las situaciones conflictivas en las que uno se ve en inferioridad de condiciones para afrontarlas, marcado por sus miedos o por sus dudas, afectado por la inexperiencia o por una baja autoestima.

Conviene ser conscientes de esos momentos en que nos quedamos aferrados al sufrimiento y no nos podemos mover, no sabemos dar un paso coherente, y no somos capaces de ver una solución o una salida.

Tenemos que comprobar cuáles son los mecanismos o impedimentos que nos mantienen en esa situación de sufrimiento, qué es lo que nos impide salir de esa cárcel sufriente en la que nos quedamos voluntariamente encerrados, y entonces borrar todos los mandatos que nos hemos impuesto.

Conviene aprender y poner en práctica nuevos comportamientos –algo imprescindible a la vista de que los actuales no nos resultan beneficiosos-, y empezar a enfrentar y resolver conflictos, comenzar a deshacernos del sufrimiento en vez de aceptarlo desde la rendición anticipada, y aprender –o desaprender- todo aquello que nos ayude –o nos impida- salir de la espiral autodestructiva en la que nos enreda el sufrimiento.

Conviene tener confianza en uno mismo –y comprobar si es un asunto de falta de autoestima o es que unos miedos inútiles e irrazonables nos mantienen cautivos-, y ser muy conscientes de que cualquier cambio requiere un esfuerzo, y dejar de creer en ese engaño de que las cosas cambian por sí mismas, de que sólo dependen del azar el presente o el destino de cada uno, de que cualquier intento de oponerse a lo indeseable está condenado al fracaso.

Conviene tener unas expectativas optimistas con respecto a uno mismo y las propias posibilidades, y aplicar todo el esfuerzo que salir del sufrimiento requiera, porque el resultado compensa cualquier sacrificio.

No son el azar, ni el destino, ni el futuro, quienes van a sacarnos de nuestros estados desagradables. No somos las víctimas predilectas de la fatalidad, ni estamos predestinados a la desgracia. Nuestra vida es nuestra responsabilidad. Y esto ya lo he escrito mil veces.

Salir del sufrimiento también es nuestro cometido y nuestra incumbencia. Y esto se logra comprometiéndose con uno mismo a cambiar o quitar o añadir cuanto sea necesario, y realizando lo que ello requiera; para ello es necesario averiguar qué hacemos de un modo inconsciente que nos perjudique, para remediarlo e impedir que se siga perpetuando su nefasta influencia, y es necesario mandar en nuestros pensamientos en vez de conformarnos con soportar sus errores y su tiranía.

Hay que cambiar los pensamientos recurrentes perniciosos, y revisar todo aquello que hagamos o pensemos de un modo inconsciente, sin decidirlo libremente. Y hay que deshacerse del drama y del sometimiento.

Somos Seres Humanos en continua evolución, y eso implica progresar hacia mejor y deshacerse de todo aquello que lo impida.

Hay que eliminar los pensamientos negativos o catastrofistas, los miedos, las rutinas, los auto-impedimentos, y todo aquello que nos paralice ante cualquier tipo de agresión.

Hay que buscar alternativas, soluciones, tomar decisiones, salir de la apatía o de esa Indefensión Aprendida, promocionar nuestro beneficio y quererlo siempre para nosotros, espantar los pensamientos agoreros que nos hacen creer que perderemos siempre, que estamos mal predestinados, que la felicidad no nos corresponde.

La fuerza ya está dentro. Las decisiones y la voluntad las tiene que aportar cada uno.

De ti depende.

Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales


Si te ha gustado ayúdame a difundirlo compartiéndolo.
(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)








Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 566
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.