Últimos temas
» LA FELICIDAD A TRAVÉS DE LOS AÑOS
Jue 20 Jul 2017 - 19:18 por Francisco de Sales

» CÓMO ACTUAR ANTE EL DOLOR
Miér 19 Jul 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» DEJARSE ENCONTRAR POR DIOS
Mar 18 Jul 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ APLAZO LOS CAMBIOS NECESARIOS?
Lun 17 Jul 2017 - 18:31 por Francisco de Sales

» LA VENGANZA
Lun 10 Jul 2017 - 19:13 por Francisco de Sales

» SE NOS VA LA VIDA
Vie 7 Jul 2017 - 16:56 por Francisco de Sales

» LA MARAVILLA DE AGRADECER
Jue 6 Jul 2017 - 15:22 por Francisco de Sales

» SABER ESCUCHAR
Miér 5 Jul 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» INTENTAR, NO; HACER, SÍ.
Mar 4 Jul 2017 - 17:10 por Francisco de Sales

» DATE PREMIOS, HAZTE REGALOS
Lun 3 Jul 2017 - 18:02 por Francisco de Sales

» LAS 5 FORMAS DE DEMOSTRAR EL AMOR
Dom 2 Jul 2017 - 16:42 por Francisco de Sales

» EL MIEDO A QUEDARSE A SOLAS CON UNO MISMO
Vie 30 Jun 2017 - 17:32 por Francisco de Sales

» CÓMO EXPRESAR NUESTRAS RECLAMACIONES
Jue 29 Jun 2017 - 16:02 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ NECESITO PARA MI DESARROLLO PERSONAL?
Miér 28 Jun 2017 - 17:34 por Francisco de Sales

» NO CONFUNDIR UNA OPINIÓN CON UNA VERDAD
Lun 26 Jun 2017 - 17:58 por Francisco de Sales

» Empezando desde La Paz, Bolivia... Ayuda!
Dom 25 Jun 2017 - 8:41 por Valica

» LOS 5 POR QUÉ
Sáb 24 Jun 2017 - 19:07 por Francisco de Sales

» EVITA LOS HALAGOS
Vie 23 Jun 2017 - 15:47 por Francisco de Sales

» OLVIDA LOS ERRORES DE TU VIDA
Miér 21 Jun 2017 - 16:37 por Francisco de Sales

» VIVIMOS EN UNA FICCIÓN
Mar 20 Jun 2017 - 16:57 por Francisco de Sales

» Sungazing y vitamina D3
Lun 19 Jun 2017 - 3:55 por ruwild

» NO CONFUNDIR ALIVIO CON SOLUCIÓN
Vie 16 Jun 2017 - 16:59 por Francisco de Sales

» TODO ES PROVISIONAL
Jue 15 Jun 2017 - 15:58 por Francisco de Sales

» NO HAY QUE RECHAZAR LA AUTOCOMPASIÓN
Miér 14 Jun 2017 - 16:38 por Francisco de Sales

» CÓMO ENFRENTARSE A PERSONAS QUE NOS INTIMIDAN
Mar 13 Jun 2017 - 17:08 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


¿POR QUÉ JUZGAMOS A LOS OTROS?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿POR QUÉ JUZGAMOS A LOS OTROS?

Mensaje  Francisco de Sales el Vie 20 Ene 2017 - 17:23

¿POR QUÉ JUZGAMOS A LOS OTROS?

“No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados”. (Lucas 6, 37)
“¿Quién eres tú para juzgar a tu prójimo?”. (Santiago 4,12)


En mi opinión, nos equivocamos mucho y muy a menudo cuando se trata de juzgar a los otros.

Aunque partimos del conocimiento de que no se debe juzgar a los demás… y menos aún cuando solamente disponemos de un elemento de juicio o de poca información –que además puede ser sesgada por corresponder a un momento puntual y extraordinario… y menos aún cuando lo hacemos desde la forma de ver que nos proporcionan nuestras circunstancias y experiencias –que nunca coinciden con las de los otros-… y menos aún cuando nos estamos arrogando la capacidad de ser infalibles -que no lo somos-… en multitud de ocasiones acabamos cayendo en la trampa que nos tiende nuestro ego de compararnos con los otros y creernos que estamos por encima de ellos, y que eso nos da autorización y poder para juzgarlos.

Se juzga al otro porque no piensa o actúa igual que lo hace uno mismo, y admitir que sus pensamientos o sus actos –distintos de los míos- pueden ser correctos, es reconocer que soy yo el que está equivocado.

Para poder juzgar a una persona con acierto es necesario ponerse en su piel o meterse en sus zapatos –como se dice habitualmente-, porque es imposible hacerlo con justicia si uno lo hace desde la propia tribuna.

El otro es el otro. Y este razonamiento tan básico, tan escueto, si se comprende bien, es la respuesta perfecta.

El otro no es yo, así que tiene otros puntos de vista, ha pasado por otras circunstancias, ha tenido una educación distinta, su entorno es otro, sus creencias y principios difieren de los míos, su escala de valores está diseñada de un modo diferente a la que yo diseñé para mí, sus creencias y motivaciones son distintas, sus objetivos y su ánimo es otro, así que con tantas disimilitudes es normal que su actuación no sea igual que la que uno mismo hubiera hecho.

Dicho de otro modo, y esto es muy importante, si yo hubiera estado en su situación, estuviera marcado por sus mismas circunstancias, pensara del modo que lo hace él, hubiera recibido su misma educación, creyera lo que cree él, tuviera su mismo cerebro y su modo de actuar, HUBIERA HECHO EXACTAMENTE LO MISMO QUE HIZO ÉL.

Y nadie –repito: nadie- tiene derecho a juzgar a otro. Si acaso, lo que uno puede hacer es tener una opinión del otro, o reflexionar acerca de él pero sin emitir juicios, pero siempre evitando la arrogancia de sentirse superior porque entonces uno se atribuye la capacidad de hacer las cosas mejor que los otros, cosa que no siempre es cierta.

Es muy enriquecedor para el Ser Humano no juzgar y no juzgarse.

Está bien observar y darse cuenta, está bien tener una opinión, está bien el desacuerdo con los otros, lo que no está tan bien es dictaminar, sentenciar, criticar, censurar, despreciar… y aún menos, condenar y castigar. No tenemos ningún derecho a hacerlo.

El respeto a los otros implica tolerancia, lo que no quiere decir aceptación o estar de acuerdo.

Lo mismo que exigimos para nosotros respeto a nuestras ideas y pensamientos, a nuestras actuaciones y decisiones, tenemos que hacer para con los otros.

No juzgar, además, proporciona relajamiento emocional al evitarnos ese barullo que se forma en nuestro interior cuando permitimos que ese protestón tan crítico que todos llevamos dentro, o ese juez demasiado intransigente, se pongan a la tarea de elucubrar pensamientos que llevan a una cierta inquietud, y todo por algo que no nos corresponde, que es juzgar a los otros.

Y, atención, porque un juicio a los otros debería conllevar un juicio a uno mismo, y es posible que si se usa la misma rigidez que se les aplica a los otros, uno no salga muy bien parado.

No somos perfectos, ni los otros ni uno mismo.


Te dejo con tus reflexiones…
“Oír o leer sin reflexionar es una tarea inútil”. (Confucio)


Francisco de Sales

Si te ha gustado ayúdame a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)



Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 353
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.