Últimos temas
» UNO VALE POR LO QUE ES Y NO POR LO QUE TIENE
Sáb 25 Mar 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» MI BÚSQUEDA DE DIOS
Vie 24 Mar 2017 - 17:39 por Francisco de Sales

» IMPRESCINDIBLE: DARSE CUENTA
Jue 23 Mar 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» AL DESAPEGO SE LLEGA POR AMOR
Miér 22 Mar 2017 - 17:12 por Francisco de Sales

» ¿QUIÉN SOY YO? O ¿QUÉ SOY YO?
Mar 21 Mar 2017 - 18:16 por Francisco de Sales

» ROMPER SIN MIEDO
Lun 20 Mar 2017 - 18:17 por Francisco de Sales

» ME ASOMBRO DE MI VIDA
Dom 19 Mar 2017 - 19:12 por Francisco de Sales

» ¿CÓMO CONTROLAR LA MENTE?
Sáb 18 Mar 2017 - 17:05 por Francisco de Sales

» FELICIDAD, SÍ. HIPERFELICIDAD, NO.
Vie 17 Mar 2017 - 16:37 por Francisco de Sales

» PREVER, SI. PREOCUPARSE, NO
Jue 16 Mar 2017 - 18:23 por Francisco de Sales

» TODOS PODEMOS HACER EL REGALO MÁS CARO DEL MUNDO
Miér 15 Mar 2017 - 17:22 por Francisco de Sales

» LO ÚNICO SEGURO DEL FUTURO
Mar 14 Mar 2017 - 17:43 por Francisco de Sales

» DEJEMOS HUELLA
Lun 13 Mar 2017 - 17:40 por Francisco de Sales

» ANTES QUE AMAR A DIOS
Dom 12 Mar 2017 - 16:34 por Francisco de Sales

» ACEPTAR Y ASUMIR LA ESPIRITUALIDAD
Sáb 11 Mar 2017 - 17:07 por Francisco de Sales

» ESO QUE CREEMOS QUE ES EL LIBRE ALBEDRÍO
Vie 10 Mar 2017 - 17:25 por Francisco de Sales

» SOLUCIONA TU PASADO
Jue 9 Mar 2017 - 18:26 por Francisco de Sales

» SE ME OLVIDA VIVIR
Jue 9 Mar 2017 - 18:21 por Francisco de Sales

» me salte de 19 a 30 minutos
Jue 9 Mar 2017 - 10:47 por carlan

» LA VIDA NO TIENE SENTIDO
Miér 8 Mar 2017 - 17:31 por Francisco de Sales

» ¿EXISTE EL AZAR O EXISTE EL DESTINO?
Mar 7 Mar 2017 - 16:58 por Francisco de Sales

» ¿SE PUEDE CAMBIAR EL PASADO?
Lun 6 Mar 2017 - 17:30 por Francisco de Sales

» AQUÍ Y AHORA
Dom 5 Mar 2017 - 18:06 por Francisco de Sales

» PREGUNTAR Y PREGUNTARSE
Sáb 4 Mar 2017 - 17:50 por Francisco de Sales

» OLVIDAR ES BUENO, PERO...
Vie 3 Mar 2017 - 17:30 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


ENFADARSE ES MATARSE

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ENFADARSE ES MATARSE

Mensaje  Francisco de Sales el Vie 30 Sep 2016 - 16:22

ENFADARSE ES MATARSE


En mi opinión, no es ninguna exageración el título.

Podría justificarlo diciendo que matar, según el diccionario, es “quitar la vida a un ser vivo”, y quitar la vida no es solamente que el cuerpo quede inerte, que los pulmones y el corazón dejen de funcionar, sino que “quitar la vida” –y en esto estaremos todos de acuerdo- es quitar o quitarse la posibilidad de estar viviendo plenamente, y el tiempo que uno pasa en un enfado –y peor aún el que se pasa odiando- no es un tiempo que se viva ,porque uno no está centrado en sí y en lo suyo, sino que está en un estado alterado de su propia conciencia y consciencia. Uno está -como bien se dice- “fuera de sí”.

Matar también es –y puedes comprobarlo en el diccionario- “producir a alguien un gran sufrimiento físico o moral”. Y esto es muy interesante, porque en general estamos muy equivocados cuando nos enfadamos –y más aún cuando odiamos-, ya que creemos que con nuestro enfado estamos perjudicando a quien nos ha causado el enfado –o el odio-, y no es cierto.

En ambos casos el verdaderamente perjudicado es quien está enfadado o quien odia, porque se provoca un estado de alteración y enojo, de intranquilidad e irritación, de frustración y rabia, de descontrol y descentramiento. Prueba a recordar cómo te sientes, cómo te comportas, qué pasa por tu cabeza en esos momentos anormales, y trata de recordar cómo después, y en más de una ocasión, te arrepientes y no solamente por el otro sino por ti mismo. Recuerda cómo en alguna ocasión te has dado cuenta de la inutilidad de los enfados –o del odio-.

Esto lo explica muy claramente el ejemplo que se cuenta de quien se toma un veneno con la intención de que le haga efecto a su enemigo y sea el enemigo quien muera. Esto es igual de absurdo.

Ya que tienes el diccionario a mano, comprueba también esta otra acepción: “perder la vida involuntariamente”. En las líneas anteriores ya has podido comprobar que cuando estás enfadado –o cuando odias- no estás consciente de la vida –de tu vida-, así que la estás perdiendo, y la estás perdiendo involuntariamente porque no eres consciente de ello, porque no estás al mando de tu voluntad, porque el estado en que te encuentras no te permite el control de tus actos y proceder del modo adecuado.

EL TIEMPO DE ENFADO ES UN TIEMPO INÚTIL.

Cuando otro hace algo que no es de nuestro agrado, cuando nos sucede algo que no nos apetece, cuando ocurren cosas que nos molestan, es cuando uno tiene que darse cuenta de lo que está pasando y no dejar que la impulsividad se manifieste descontroladamente, sino que es el momento de usar la aceptación –sea lo que sea, ya ha sucedido-, la ecuanimidad –que nos permitirá valorar el hecho en su justa medida-, la comprensión –tal vez no estaba en la intención de la otra parte molestarnos-, y quién se siente enfadado o quién odia –y si es un asunto de nuestro ego herido en su orgullo, más vale que no le demos excesiva importancia-.

Yo no sé si es porque ya llevo andado un tramo del Camino o es porque tengo bastantes años, pero el caso es que ya no me enfado –y, por supuesto, no odio a nadie-.

He aprendido que las cosas son lo que son y no lo que yo quisiera que fueran.

He aprendido que lo importante no es lo que me pasa, sino lo que yo hago con eso que me pasa.

Valoro más mi estabilidad emocional, no descentrarme, y no llevarme un disgusto del que voy a ser yo el principal afectado, así que hago uso de lo que he relatado anteriormente, y si hace falta recurro a eso que se dice de contar hasta 100 –y muchas veces cuando llego al 5 ya me ha calmado-, valoro si realmente merece la pena esa reacción mía –pero no me dejo pisar ni que abusen de mí, para eso está la asertividad para defenderme-, y relativizo las cosas, las desdramatizo, las veo en la distancia y con serenidad.

No es muy fácil, porque en esos momentos precisamente lo complicado es mantener la calma, pero… yo ya he aprendido quién es el que al final se queda mal cuando se enfada –o cuando odia-.

Ahora es tu turno de decidir.

Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum



Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 296
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.