Últimos temas
» UNO VALE POR LO QUE ES Y NO POR LO QUE TIENE
Sáb 25 Mar 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» MI BÚSQUEDA DE DIOS
Vie 24 Mar 2017 - 17:39 por Francisco de Sales

» IMPRESCINDIBLE: DARSE CUENTA
Jue 23 Mar 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» AL DESAPEGO SE LLEGA POR AMOR
Miér 22 Mar 2017 - 17:12 por Francisco de Sales

» ¿QUIÉN SOY YO? O ¿QUÉ SOY YO?
Mar 21 Mar 2017 - 18:16 por Francisco de Sales

» ROMPER SIN MIEDO
Lun 20 Mar 2017 - 18:17 por Francisco de Sales

» ME ASOMBRO DE MI VIDA
Dom 19 Mar 2017 - 19:12 por Francisco de Sales

» ¿CÓMO CONTROLAR LA MENTE?
Sáb 18 Mar 2017 - 17:05 por Francisco de Sales

» FELICIDAD, SÍ. HIPERFELICIDAD, NO.
Vie 17 Mar 2017 - 16:37 por Francisco de Sales

» PREVER, SI. PREOCUPARSE, NO
Jue 16 Mar 2017 - 18:23 por Francisco de Sales

» TODOS PODEMOS HACER EL REGALO MÁS CARO DEL MUNDO
Miér 15 Mar 2017 - 17:22 por Francisco de Sales

» LO ÚNICO SEGURO DEL FUTURO
Mar 14 Mar 2017 - 17:43 por Francisco de Sales

» DEJEMOS HUELLA
Lun 13 Mar 2017 - 17:40 por Francisco de Sales

» ANTES QUE AMAR A DIOS
Dom 12 Mar 2017 - 16:34 por Francisco de Sales

» ACEPTAR Y ASUMIR LA ESPIRITUALIDAD
Sáb 11 Mar 2017 - 17:07 por Francisco de Sales

» ESO QUE CREEMOS QUE ES EL LIBRE ALBEDRÍO
Vie 10 Mar 2017 - 17:25 por Francisco de Sales

» SOLUCIONA TU PASADO
Jue 9 Mar 2017 - 18:26 por Francisco de Sales

» SE ME OLVIDA VIVIR
Jue 9 Mar 2017 - 18:21 por Francisco de Sales

» me salte de 19 a 30 minutos
Jue 9 Mar 2017 - 10:47 por carlan

» LA VIDA NO TIENE SENTIDO
Miér 8 Mar 2017 - 17:31 por Francisco de Sales

» ¿EXISTE EL AZAR O EXISTE EL DESTINO?
Mar 7 Mar 2017 - 16:58 por Francisco de Sales

» ¿SE PUEDE CAMBIAR EL PASADO?
Lun 6 Mar 2017 - 17:30 por Francisco de Sales

» AQUÍ Y AHORA
Dom 5 Mar 2017 - 18:06 por Francisco de Sales

» PREGUNTAR Y PREGUNTARSE
Sáb 4 Mar 2017 - 17:50 por Francisco de Sales

» OLVIDAR ES BUENO, PERO...
Vie 3 Mar 2017 - 17:30 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


LA COMPRENSIÓN EN EL DESARROLLO PERSONAL

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA COMPRENSIÓN EN EL DESARROLLO PERSONAL

Mensaje  Francisco de Sales el Lun 19 Sep 2016 - 16:52

LA COMPRENSIÓN EN EL DESARROLLO PERSONAL


En mi opinión, nos dedicamos más a juzgar que a comprender.

Con esta premisa inicial, cualquier cosa que hagamos cuando tengamos la ocasión de poder comprender algo posiblemente lo haremos mal, porque estaremos condicionados debido a la interferencia de esta mala costumbre.

En muchas ocasiones, al hablar personas observo que cuando empiezo a decir algo, o bien me interrumpen sin dejarme llegar al final porque creen adivinar lo que voy a decir, o bien cierran sus oídos y dejan de escuchar recién iniciado mi turno porque ya tienen claro que lo importante no es lo que yo pueda decir, sino lo que ellos quieren decir, y están más pendientes de lo que van a decir que de escucharme.

No es lo correcto. No me están dedicando su atención.

Comprender las cosas no es sólo entenderlas intelectualmente, sino acondicionarlas en ese sitio donde vamos colocando las cosas que nos resuenan, que sabemos con el corazón que son indiscutiblemente ciertas y que nos pertenecen, porque nosotros diríamos o pensaríamos lo mismo.

Comprender a una persona, exige desprenderse de la toga de juez, requiere un ejercicio de abandono del tiempo y la prisa, una acogida cálida en nuestro corazón, una sonrisa cordial y hospitalaria, o bien la empatía de la seriedad o el estado que requiera el instante y entrar y estar en ese momento en la otra piel sin abandonar la propia.

La comprensión, lo repito, no es enjuiciar, ni siquiera ni valorar, ni juzgar. Es permitirse entrar en el hecho que nos relata la otra persona, alcanzar tal grado de empatía que uno pueda ver desde los ojos del otro y, lo que es más complicado, desde las circunstancias personales del otro.

Hay una cosa que debemos tener muy clara: si nosotros fuésemos la otra persona, aquella a la que estamos tratando de comprender, y hubiésemos tenido su misma educación, sus mismas vivencias y sus mismas circunstancias vitales, actuaríamos o reaccionaríamos EXACTAMENTE IGUAL QUE LO HACE ELLA.

Una cosa es ver desde nuestro punto de vista, teniendo en cuenta que NOSOTROS SOMOS DISTINTOS, nuestra educación y nuestras vivencias y nuestras circunstancias vitales son otras distintas, por tanto nuestra mente es distinta y es distinta nuestra forma de ver y actuar. Además de que nosotros no estamos implicados en el problema del otro, por tanto disponemos de una ecuanimidad que el otro difícilmente puede alcanzar.

Comprender al otro no se refiere a entender lo que dice, sino entenderle a él, como un conjunto y como un resultado de lo que ha vivido o sufrido o experimentado a lo largo de su vida.

La empatía es el sentimiento de identificación con algo o con alguien. Es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

Identificarse es hacerse idéntico. Hacer que dos realidades distintas se consideren la misma en algún aspecto. Ser una misma realidad. Y eso implica ponerse en la piel del otro, pero no para ser y reaccionar como él, sino para entender el origen de su actitud o su situación.

Hay que dejar de lado “lo que yo haría”, “lo que yo hubiera hecho”, porque yo soy distinto, yo haría otra cosa si yo estuviese en su lugar y siguiese siendo yo mismo, pero si estuviese en su lugar y fuese él haría exactamente lo mismo. Lo repito por si queda alguien que aún no se ha dado cuenta de la importancia trascendente de esto.

Cuando se trata de comprender a alguien se trata de acogerle comprensivamente en su situación o actuación, sea la que sea, porque es muy posible que sea una víctima de sus circunstancias más que el culpable de ellas.

Comprender es abrir los brazos y el alma, acoger sin juicios, aceptar sin condiciones, atender con toda la consciencia, con total apertura de la comprensión y sin la presencia de enjuiciamientos o críticas.

Primero el abrazo reconfortante, la acogida comprensiva, el alma abierta y el corazón campechano.

Después, la mente limpia y la tolerancia predispuesta.

Y cuando ya se haya conseguido lo anterior entonces es el momento de escuchar, con y desde el corazón, con y desde el amor, y al final, y si el otro nos lo pide, es cuando uno puede emitir una opinión o cuando puede aportar su visión o sus ideas. Eso sí, que jamás sean imposiciones, órdenes, coacciones, sentencias, ni exigencias.

El otro es el otro y su vida es su responsabilidad.

Somos hermanos, no salvadores.

Y aunque duela, aunque vaya en contra de nuestro deseo, tenemos que respetar al otro y sus decisiones.

Comprender es, también, dar libertad.


Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)
Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum
Síguenos en: https://plus.google.com/collection/sLKLp
Síguenos en: https://www.facebook.com/FranciscodeSales.Buscandome






Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 296
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.