Últimos temas
» EL ESPEJO Y TÚ
Sáb 23 Sep 2017 - 16:09 por Francisco de Sales

» TODOS TENEMOS QUE CREAR NUESTRO PROPIO PLAN DE VIDA
Miér 20 Sep 2017 - 16:06 por Francisco de Sales

» soy lucas necesito ayuda.
Mar 19 Sep 2017 - 11:59 por Simbita

» Empezando desde La Paz, Bolivia... Ayuda!
Mar 19 Sep 2017 - 11:52 por Simbita

» Manchita en el ojo
Mar 19 Sep 2017 - 9:46 por Simbita

» LOS MOMENTOS IMPORTANTES
Lun 18 Sep 2017 - 17:45 por Francisco de Sales

» ¿ATIENDES TUS NECESIDADES?
Sáb 16 Sep 2017 - 17:54 por Francisco de Sales

» Números que sanan - Grigory Grabovoi
Vie 15 Sep 2017 - 22:14 por ruwild

» REINVENTARNOS
Vie 15 Sep 2017 - 16:56 por Francisco de Sales

» ACEPTEMOS NUESTRA IMPERFECCIÓN
Miér 13 Sep 2017 - 17:35 por Francisco de Sales

» PIENSA EN LO POSITIVO ANTES DE ENFRENTARTE A LO NEGATIVO
Mar 12 Sep 2017 - 18:32 por Francisco de Sales

» APRENDE A RELATIVIZAR
Lun 11 Sep 2017 - 17:07 por Francisco de Sales

» LOS DOLORES DEL ALMA NO SE CURAN CON PASTILLAS
Sáb 9 Sep 2017 - 17:18 por Francisco de Sales

» AMEMOS LA VIDA CON TODO
Vie 8 Sep 2017 - 18:15 por Francisco de Sales

» ¿CUÁNTOS AÑOS NO TIENES?
Jue 7 Sep 2017 - 17:08 por Francisco de Sales

» NO JUZGUES PRECIPITADAMENTE... Y TAL VEZ ACERTARÁS.
Miér 6 Sep 2017 - 19:46 por Francisco de Sales

» Me presento
Lun 31 Jul 2017 - 6:14 por Param Inder

» MIEDO AL SILENCIO
Miér 26 Jul 2017 - 19:40 por Francisco de Sales

» NO EXISTEN LOS PROBLEMAS
Mar 25 Jul 2017 - 18:19 por Francisco de Sales

» DIOS ES UN IRRESPONSABLE
Lun 24 Jul 2017 - 18:15 por Francisco de Sales

» LA FELICIDAD A TRAVÉS DE LOS AÑOS
Jue 20 Jul 2017 - 19:18 por Francisco de Sales

» CÓMO ACTUAR ANTE EL DOLOR
Miér 19 Jul 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» DEJARSE ENCONTRAR POR DIOS
Mar 18 Jul 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ APLAZO LOS CAMBIOS NECESARIOS?
Lun 17 Jul 2017 - 18:31 por Francisco de Sales

» LA VENGANZA
Lun 10 Jul 2017 - 19:13 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 15 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


LA CONCIENCIA EN EL DESARROLLO PERSONAL

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA CONCIENCIA EN EL DESARROLLO PERSONAL

Mensaje  Francisco de Sales el Jue 1 Sep 2016 - 16:32

LA CONCIENCIA EN EL DESARROLLO PERSONAL


CONCIENCIA: Conocimiento del bien y del mal que permite a la persona enjuiciar moralmente la realidad y los actos, especialmente los propios. Sentido moral o ético propios de una persona.


En mi opinión, la conciencia es una voz que jamás hay que desoír ya que se trata de la capacidad de auto-juicio más incorruptible y honrada de la que disponemos.

Es un juez insobornable, justo e imparcial en todas las ocasiones –si actúa naturalmente y sin condiciones o coacciones, por supuesto- y es la que marca quiénes somos realmente y cuáles son nuestros principios elementales.

Es posible que la conciencia sea la voz de Dios en nuestro interior.

A fin de cuentas, nuestros principios más básicos y esenciales son éticos y religiosos, y cualquiera de ambos tiene la suficiente base moral y solvencia como para que sean respetados como incorruptibles y sean defendidos y valorados por su gran categoría.

Desde un punto de vista más espiritual, es muy posible que la conciencia personal sea el fruto y resultado de todo lo aprendido en encarnaciones anteriores. El resumen de tanto esfuerzo anterior. Y que mientras más haya evolucionado uno, más le exigirá la conciencia. Será más rigurosa. Y con razón, por el conocimiento de lo que la desobediencia implica.

Desobedecer la conciencia, desestimarla o no querer escucharla, es un atentado contra uno mismo, contra los que han de ser los principios inamovibles de cada uno, contra aquello que merece el máximo respeto y un acatamiento sin discusión.

Existe, además, una conciencia colectiva que engloba y se fundamenta en los principios más esenciales, aquellos que afectan en la base a toda la humanidad, sobre los cuales cada uno va construyendo su propia conciencia personalizada, en base a sus creencias morales o religiosas, de la Vida, o de sus experiencias o intuiciones, y es labor obligatoria para cada persona revisar y actualizar su conciencia.

Antes, los curas hablaban a menudo de hacer un “examen de conciencia”, que era una especie de revisión de los pecados que uno había cometido, y era un paso previo que había que hacer antes de confesarse. Yo propongo un “EXAMEN DE LA CONCIENCIA”, para comprobar nuestro grado de honestidad y nuestra fidelidad a los propios principios. Una revisión para comprobar que no nos dejamos sobornar por cosas que son ajenas u opuestas a nuestros preceptos.

Una revisión que englobe todo aquello que para nuestra higiene mental y espiritual sea básico o importante.

La conciencia no debiera estar contaminada o condicionada, pero la realidad es que la educación que hayamos recibido puede, de algún modo, afectarla, y puede que nos hayan inculcado ideas que seguimos respetando -aunque no sean nuestras ni estemos de acuerdo con ellas- simplemente por seguir obedeciendo lo que nos mandaron obedecer. Es muy sano ponerse a comprobar si esto es así, y en el caso de descubrirlo es conveniente reconducirlo hacia lo que sí estamos de acuerdo porque sí es nuestro.

La conciencia, desde un punto de vista más metafórico pero, tal vez más comprensible, es quien pone una pregunta sobre la conformidad o disconformidad con nuestras acciones. Es una tristeza interna que nos reprueba cuando creemos o reconocemos habernos equivocado, pero que es capaz de tornarse en alegría silenciosa cuando comprobamos que hemos evitado faltarle al respeto, o sea, hemos evitado fallarnos a nosotros mismos.

Parece ser que hay también otra conciencia moral, primiegenia, innata en cada uno de nosotros, que no obedece a propósitos intelectuales ni racionales, que evalúa nuestra conducta según unas leyes arquetípicas que pudieran estar diseñadas por Dios o por nuestra parte divina, y que están cargadas de toda la sabiduría y toda la verdad, y han de ser por tanto, aún más respetadas que las propias. Este es un asunto que cada uno debe revisar consigo mismo, y sentirlo o descartarlo.

Podríamos decir entonces que hay, por lo menos, dos tipos de conciencia: una inconsciente, divina o cuanto menos espiritual, global, que afecta a todas las personas por igual y que es esencial, y que existe otra conciencia que se elabora desde la consciencia –desde el estado consciente-, y es esta consciencia quien ha de diseñar para nosotros la propia religión y los propios mandamientos, nuestras filosofías de la vida cotidiana, la moralidad que usamos a diario, los principios personales, y las leyes y las normas éticas por las que nos vamos a regir en la vida.

Con su ayuda, y con la consciencia siempre alerta y de nuestro lado, hemos de trabajar en equipo por nuestro propio buen gobierno personal.

Una vez que hayamos construido esos principios a los que he hecho referencia, uno ha de convertirse en un respetuoso y escrupuloso cumplidor de los mismos, y en un juez que se auto-exige el acatamiento a la propia conciencia, que será, siempre, quien dictamine si lo estamos haciendo de acuerdo con nuestro personal criterio.

Este es un asunto al que conviene volver de vez en cuando para conocerlo bien y para verificar que la conciencia sigue siendo honrada e incorruptible.

Como tiene que ser.


Te dejo con tus reflexiones…


Francisco de Sales

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)
Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum
Síguenos en: https://plus.google.com/collection/sLKLp
Síguenos en: https://www.facebook.com/FranciscodeSales.Buscandome

Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 368
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.