Últimos temas
» SOY FELIZ Y DEBERÍA RECORDARLO MÁS A MENUDO
Ayer a las 17:43 por Francisco de Sales

» EL AUTOENGAÑO ES EL MAYOR PECADO QUE UNO PUEDE COMETER CONTRA SÍ MISMO
Mar 22 Mayo 2018 - 18:56 por Francisco de Sales

» Operada de cataratas
Sáb 19 Mayo 2018 - 9:01 por ruwild

» LO QUE REALMENTE BUSCAMOS ES LA PAZ
Miér 16 Mayo 2018 - 17:46 por Francisco de Sales

» LO QUE TÚ VES NO SIEMPRE ES LO QUE YO VEO
Mar 15 Mayo 2018 - 16:39 por Francisco de Sales

» NO LES DES A OTROS EL PODER SOBRE TU VIDA
Lun 14 Mayo 2018 - 19:05 por Francisco de Sales

» EL DESTINO ELIGIÓ POR MÍ
Vie 11 Mayo 2018 - 16:28 por Francisco de Sales

» LA SOLEDAD ENRIQUECEDORA
Jue 10 Mayo 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» LA UTILIDAD Y LA INUTILIDAD DEL SUFRIMIENTO
Miér 9 Mayo 2018 - 17:41 por Francisco de Sales

» UN POCO DE SACRIFICIO NO ESTÁ MAL
Mar 8 Mayo 2018 - 16:32 por Francisco de Sales

» ¿HAY QUE MANIFESTAR LA RABIA?
Lun 7 Mayo 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

» AL DESAPEGO SE LLEGA POR AMOR
Sáb 5 Mayo 2018 - 16:29 por Francisco de Sales

» SOLUCIONA TU PASADO
Vie 4 Mayo 2018 - 17:02 por Francisco de Sales

» NO HAY QUE ACEPTAR "LO NORMAL"
Jue 3 Mayo 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» ME ASOMBRO DE MI VIDA
Miér 2 Mayo 2018 - 23:02 por Francisco de Sales

» ANTES DE COMENZAR EL CAMINO DEL AUTOCONOCIMIENTO - 5ª PARTE
Vie 27 Abr 2018 - 17:04 por Francisco de Sales

» ANTES DE COMENZAR EL CAMINO DEL AUTOCONOCIMIENTO - 3ª PARTE
Jue 26 Abr 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» ANTES DE COMENZAR EL CAMINO DEL AUTOCONOCIMIENTO - 3ª PARTE
Miér 25 Abr 2018 - 17:01 por Francisco de Sales

» ANTES DE COMENZAR EL CAMINO DEL AUTOCONOCIMIENTO - 2ª PARTE
Mar 24 Abr 2018 - 17:31 por Francisco de Sales

» ANTES DE COMENZAR EL CAMINO DEL AUTOCONOCIMIENTO - 1ª PARTE
Mar 24 Abr 2018 - 17:26 por Francisco de Sales

» Hola, soy nuevo y comenzando
Lun 23 Abr 2018 - 7:04 por LAGUNA HERMOSA

» Soy nuevo, llevo tres dias - Buenos Aires
Lun 23 Abr 2018 - 6:54 por LAGUNA HERMOSA

» EL CAMINO DE LA VIDA
Dom 22 Abr 2018 - 19:14 por Francisco de Sales

» REINVENTARNOS
Dom 22 Abr 2018 - 19:08 por Francisco de Sales

» REEDUCAR LA MENTE
Vie 13 Abr 2018 - 17:11 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


¿QUÉ HE HECHO CON MI VIDA?

Ir abajo

¿QUÉ HE HECHO CON MI VIDA?

Mensaje  Francisco de Sales el Mar 14 Jun 2016 - 16:53

¿QUÉ HE HECHO CON MI VIDA?


En mi opinión, la mayoría de las personas simplemente vamos pasando por la vida, o dejamos que la vida pase sin nosotros, pero no somos conscientes de lo excepcional que realmente es la vida –y en muchas ocasiones, ni siquiera somos conscientes de que estamos viviendo-, del sentido o sinsentido que está teniendo nuestra vida, ni del significado que le queremos dar, o de lo que hacemos o queremos hacer en ella o con ella.

En la mayoría de los casos, las cosas que le van pasando a nuestra vida nos distraen y perdemos de vista la globalidad. Nos centramos en los placeres inmediatos y el modo de conseguirlos, o nos distraemos con la resolución de problemas que nosotros mismos provocamos o nos encargamos de engordarlos y magnificarlos innecesariamente, o nos centramos en los aconteceres diarios dejando para más adelante -para un “más adelante” del que parece que se rehúye porque se aplaza continuamente-, en vez de ocuparnos con atención y profundidad en nuestra vida en presente.

Eso que llamamos “vivir” se convierte en “dejar que la vida pase”, y “la vida” acaba siendo ese pasar continuo del tiempo mientras uno está sin estar.

Así, vivir se convierte en un evitar todos los conflictos que se pueda, en procurar seguir adelante como sea, en creer que somos conscientes de nosotros, en rendirnos una vez tras otra sin oposición… pero sin saber hacia dónde queremos ir.

Y eso no es VIVIR. Eso es respirar o es no estar muertos. Pero sin auténtica VIDA.

Procuramos llenar el tiempo de vida con cosas agradables, bonitas, placenteras, cariñosas, y eso está bien. Lo aplaudo. Creo que es lo correcto. Hay que fomentarlo.

Pero creo que no hay que olvidarse del resto del tiempo. De ese tiempo que se consume en la indolencia, en el despiste, dejándola ir sin extraerle el jugo, no siendo conscientes de unas ideas primordiales que no debieran desaparecer del pensamiento:

- Ser conscientes. (Prestar atención)
- Soy yo. (Y estoy vivo)
- Disfrutar. (Sin perjudicar a otros con ello)
- Amar y ser amado.
- Ser generoso. (En atención y dedicación, en cuidado y cariño)
- Ser intenso.
- VIVIR

Todo lo que acabes de ver puede ser leído y olvidado en el mismo instante, o puede ser motivo del comienzo de una reflexión detenida y profunda. Tan profunda que puede marcar el principio de una nueva y plena etapa en tu vida.

La vida, para que le resulte satisfactoria a nuestra alma, para que se produzca esa paz que sólo nace de la sensación del deber bien hecho y de las propensiones espirituales de los humanos cumplidas, requiere un propósito.

Propósito que, en mi opinión, no aportan ni el porvenir, ni el destino, ni la casualidad, ni los otros, ni la indolencia, sino que parte de la escucha activada, atenta y continuada, de la conciencia, que es quien mejor puede dirigir el sentido de la vida.

A algunas personas le resulta más fácil de entender esto si se imaginan que de nosotros mismos nacen dos tipos de deseos básicos: uno mundano basado en los placeres –que podría ser una propuesta del ego- y otro más profundo, más trascendental, más cierto –que podría ser la propuesta del Ser Interior, la petición lícita del espíritu.

Aunque no se piense en ello, aunque el ego no lo quiera reconocer, aunque uno no le preste atención, en nuestro interior vive, con intensidad, un sentido de trascendencia. Algo que nos hace comprobar que la verdadera conformidad está en la realización de cosas grandes que son más satisfactorias que los placeres inmediatos.

Esas “cosas” son personales, no son iguales para todos, aunque hay algunas que sí son, más o menos, generalizadas.

La generosidad o la caridad, por ejemplo. Generosidad o caridad económica, o de tiempo, para el otro, o de atención y ocupación.

Los gestos de amor. Gestos hacia los otros o hacia uno mismo. (Y eso no tiene nada que ver con complacerse con caprichos como ropa o perfumes, teléfonos o coches).

Está bien recordar y ser conscientes de que hay caprichos que son para el ego o para el cuerpo humano –que es uno mismo, no hay que olvidarlo ni menospreciarlo, quien los disfruta- y hay unas necesidades que cubrir que son del alma.

La pregunta del título se va a escuchar en más de una ocasión, porque es una pregunta que se repite en nuestro interior continuamente, como recordatorio de que la vida tiene un sentido y hay que encontrar ese sentido; aunque hagamos oídos sordos, la pregunta se repite como si fuera un eco infinito.

Generalmente no le prestamos atención porque nos parece un ruido de fondo al que uno se llega a acostumbrar, pero, de pronto, un acontecimiento grave se presenta en nuestra vida y nos hace prestarle atención.

¡Dios mío!, ¡Qué he hecho de mi vida! Y esta pregunta suena a algo ya insalvable, dramático, y que no tiene solución ni remedio.

¿Qué estoy haciendo con mi vida?, en cambio, y sin necesidad de que lleve un tono de reproche, sino un tono cariñoso de interés y deseo de mejoramiento y de encauzarla en el modo deseado, es una pregunta más apropiada si se tiene la delicadeza de hacérsela a menudo. A menudo puede ser para unos ponerse la “tarea” de dedicar todos los domingos media hora a encontrar o actualizar respuestas, y para otros puede ser tener puesto un aviso que ante cualquier mínima señal les ponga en activo, y que una fotografía hecha en un país en guerra, o la de un niño llorando, o el mensaje de un anuncio en televisión, o una frase que alguien dice, o una mirada que alguien nos devuelve, cualquiera de esas cosas u otras tengan permiso para llegar hasta nuestro corazón y despierten nuestra sensibilidad y dé voz a ese espíritu que es más nosotros mismos que nosotros mismos, y conoce, mejor que nosotros, qué es lo que verdaderamente queremos y cuál es el Camino en nuestro caminar.

Sólo tienes que escucharte. De verdad.

Te dejo con tus reflexiones…

(Y si te ha gustado ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)
Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum





Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 463
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.