Últimos temas
» IMPRESCINDIBLE: DARSE CUENTA
Ayer a las 18:27 por Francisco de Sales

» AL DESAPEGO SE LLEGA POR AMOR
Miér 22 Mar 2017 - 17:12 por Francisco de Sales

» ¿QUIÉN SOY YO? O ¿QUÉ SOY YO?
Mar 21 Mar 2017 - 18:16 por Francisco de Sales

» ROMPER SIN MIEDO
Lun 20 Mar 2017 - 18:17 por Francisco de Sales

» ME ASOMBRO DE MI VIDA
Dom 19 Mar 2017 - 19:12 por Francisco de Sales

» ¿CÓMO CONTROLAR LA MENTE?
Sáb 18 Mar 2017 - 17:05 por Francisco de Sales

» FELICIDAD, SÍ. HIPERFELICIDAD, NO.
Vie 17 Mar 2017 - 16:37 por Francisco de Sales

» PREVER, SI. PREOCUPARSE, NO
Jue 16 Mar 2017 - 18:23 por Francisco de Sales

» TODOS PODEMOS HACER EL REGALO MÁS CARO DEL MUNDO
Miér 15 Mar 2017 - 17:22 por Francisco de Sales

» LO ÚNICO SEGURO DEL FUTURO
Mar 14 Mar 2017 - 17:43 por Francisco de Sales

» DEJEMOS HUELLA
Lun 13 Mar 2017 - 17:40 por Francisco de Sales

» ANTES QUE AMAR A DIOS
Dom 12 Mar 2017 - 16:34 por Francisco de Sales

» ACEPTAR Y ASUMIR LA ESPIRITUALIDAD
Sáb 11 Mar 2017 - 17:07 por Francisco de Sales

» ESO QUE CREEMOS QUE ES EL LIBRE ALBEDRÍO
Vie 10 Mar 2017 - 17:25 por Francisco de Sales

» SOLUCIONA TU PASADO
Jue 9 Mar 2017 - 18:26 por Francisco de Sales

» SE ME OLVIDA VIVIR
Jue 9 Mar 2017 - 18:21 por Francisco de Sales

» me salte de 19 a 30 minutos
Jue 9 Mar 2017 - 10:47 por carlan

» LA VIDA NO TIENE SENTIDO
Miér 8 Mar 2017 - 17:31 por Francisco de Sales

» ¿EXISTE EL AZAR O EXISTE EL DESTINO?
Mar 7 Mar 2017 - 16:58 por Francisco de Sales

» ¿SE PUEDE CAMBIAR EL PASADO?
Lun 6 Mar 2017 - 17:30 por Francisco de Sales

» AQUÍ Y AHORA
Dom 5 Mar 2017 - 18:06 por Francisco de Sales

» PREGUNTAR Y PREGUNTARSE
Sáb 4 Mar 2017 - 17:50 por Francisco de Sales

» OLVIDAR ES BUENO, PERO...
Vie 3 Mar 2017 - 17:30 por Francisco de Sales

» Ver al SOL por medio de cristales y espejos.
Vie 3 Mar 2017 - 14:11 por ruwild

» salida del sol distinta a la hora que indican las paginas de internet. Cuento la hora segura despues de verificar que el sol reamente salio
Vie 3 Mar 2017 - 6:41 por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 13 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


LA NOSTALGIA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA NOSTALGIA

Mensaje  Francisco de Sales el Dom 12 Jun 2016 - 16:40

LA NOSTALGIA

En mi opinión, la nostalgia es un estado agradable cuando al recrearnos en ella nos planta una sonrisa, o muy triste cuando nos empeñamos en recordar momentos felices del pasado para compararlos con nuestra situación actual, sobre todo si ésta no es muy boyante.

Es muy dulce, a veces, y trágica, otras veces.

Si conseguimos extraer de ella cuanto tiene de interesante nos enriquecerá, porque nos permite tener una mayor comprensión de la vida, del paso del tiempo, de nosotros mismos, y nos puede inducir a apreciar más los momentos vivos de este presente, tan únicos, que algún día formarán parte de las próximas nostalgias.

Si lo comprendemos de este modo, y le sacamos más jugo al “ahora”, nos alegraremos mucho el resto de nuestra vida.

Nada es tan importante como el ahora, eso ya lo sabemos. La nostalgia es volver al pasado, o traer el pasado al presente –mejor de este modo-; eso nos permite tomar conciencia real del paso del tiempo, y nos debiera enseñar a saborear con más intensidad los momentos que estamos viviendo ahora, y a llenar el presente de buenos momentos.

Pero esto ha de estar claro: el pasado nunca regresará para convertirse de nuevo en presente. Ya sólo es pasado. Y vivamos con naturalidad esto sin convertirlo en una inaceptable tragedia.

Los recuerdos son dolorosos o dulces; raramente están archivados en la memoria sin un adjetivo. Si hicimos antes muchas cosas buenas o interesantes, la sonrisa será la respuesta a la nostalgia. Si, por el contrario, lo que hicimos lo sentimos como una pérdida de tiempo, como un error o un sufrimiento, la respuesta tendrá un poso de tristeza. Si fue malo, tendrá punzadas de dolor.

Es un estado extraño, porque la nostalgia es, o debiera ser, sólo por los momentos mejores –sería preocupante sentir nostalgia por momentos malos de nuestra vida-.

Se mezcla lo atrayente de los buenos momentos con la sensación un poco desconsolada y desapacible de que ya no están con nosotros, o que no estamos nosotros en ellos, y que, probablemente, serán irrepetibles.

Es lógica esa desazón que se mezcla con la añoranza en los instantes nostálgicos. El motivo: la falta de realidad del motivo de la nostalgia.

Ya no es, aunque fue.

Sonreímos y sufrimos a un tiempo.

Las lágrimas son compañeras habituales de la nostalgia.

La ausencia de los que no están, o de lo que pasó y no volverá –aquellas comidas familiares, las vacaciones de la infancia, las amigas del colegio, el pueblo donde crecimos…-, son los ingredientes básicos.

Con ello se nos despierta la melancolía.

Se activa en la imaginación el deseo que ya será imposible realizar, y, si no lo sabemos llevar bien, el abatimiento y la desesperación nos dan un golpe fuerte en el estado de ánimo.

A veces, cuesta salir indemne de la nostalgia.

Pero hay que hacerlo.

Lleva implícita una lección ineludible: hay que seguir, y hay que seguir adelante y bien. Fue bonito y bueno mientras duró, mientras estuvo, pero ya sabemos el destino de todos los “ahora”: desaparecer del presente para irse al recuerdo o al olvido.

La parte negativa de la nostalgia: que nos ancle tanto al pasado -porque lo recordamos como algo mejor-, que no queramos seguir en este presente actual y tengamos dificultades para aceptarlo e integrarnos; que nos hagamos adictos a la frase tópica: “cualquier tiempo pasado fue mejor”; que solamente recordemos lo bueno –“antes todo era mejor”-, que nos pasemos el tiempo hablando de “los buenos tiempos”, como si los actuales no lo fueran también, o que magnifiquemos la realidad hasta hacernos creer que todo era como en un cuento de hadas.

Si la nostalgia nos frena, nos hunde, y no nos planta una sonrisa y un estado de bienestar, es una nostalgia prescindible que hay que evitar de todos los modos.

Todo lo que sea un lamento inútil, es negativo.

Que tengan cuidado con ella los depresivos, que no se enzarcen en espirales de pensamientos inútiles. Que, por lo menos, sean capaces de encontrar un poco de felicidad en esa desolación.


Que todos sepamos reflexionar sobre la nostalgia, clarificarla, saber sus pros y contras, disfrutarla –con la lágrima feliz y fértil, o con la sonrisa que rubrica lo bueno-, y que no se quede en ese estado que no sabemos si nos complace o desagrada, en el que no sabemos cómo comportarnos.

Que seamos capaces de convertirla en una fuente de ánimo y energía; que nos sirva para calibrar que nuestra vida está mereciendo la pena porque ha tenido y tiene momentos excelentes; que nos infunda alegría, y que nos muestre claramente su riqueza.

Te dejo con tus reflexiones…

(Y si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)
Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum





Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 294
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.