Últimos temas
» EL AUTOCONOCIMIENTO SURGE DEL AUTODIAGNÓSTICO
Hoy a las 16:37 por Francisco de Sales

» AMA Y HAZ LO QUE QUIERAS
Ayer a las 16:41 por Francisco de Sales

» NO DEJES TUS PREGUNTAS SIN RESPUESTAS
Jue 14 Jun 2018 - 18:37 por Francisco de Sales

» QUÉ HACER CUANDO NO APETECE HACER
Lun 11 Jun 2018 - 16:25 por Francisco de Sales

» PERDONAR ES UN SENTIMIENTO, NO UNA PALABRA
Dom 10 Jun 2018 - 16:43 por Francisco de Sales

» LOS PENSAMIENTOS OBSESIVOS Y TÚ: UN MAL MATRIMONIO
Vie 8 Jun 2018 - 17:49 por Francisco de Sales

» CREE A QUIEN CREA EN TI
Miér 6 Jun 2018 - 16:55 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ NOS DOMINA LA BAJA AUTOESTIMA?
Mar 5 Jun 2018 - 18:17 por Francisco de Sales

» SE NOS VA LA VIDA
Lun 4 Jun 2018 - 18:41 por Francisco de Sales

» SI YO TOMÉ UNA DECISIÓN, YO PUEDO TOMAR OTRA
Jue 31 Mayo 2018 - 17:08 por Francisco de Sales

» No noto nada significativo....
Jue 31 Mayo 2018 - 1:17 por keanuabi

» LOS NUEVOS MANDAMIENTOS
Miér 30 Mayo 2018 - 16:21 por Francisco de Sales

» HAY QUE PRESTAR ATENCIÓN A "EL MOMENTO"
Mar 29 Mayo 2018 - 18:23 por Francisco de Sales

» CÓMO RELACIONARTE BIEN CONTIGO
Lun 28 Mayo 2018 - 18:17 por Francisco de Sales

» CÓMO CONTROLAR LA MENTE
Dom 27 Mayo 2018 - 17:40 por Francisco de Sales

» COLABORAR CON LO INEVITABLE
Sáb 26 Mayo 2018 - 17:28 por Francisco de Sales

» SOY FELIZ Y DEBERÍA RECORDARLO MÁS A MENUDO
Miér 23 Mayo 2018 - 17:43 por Francisco de Sales

» EL AUTOENGAÑO ES EL MAYOR PECADO QUE UNO PUEDE COMETER CONTRA SÍ MISMO
Mar 22 Mayo 2018 - 18:56 por Francisco de Sales

» Operada de cataratas
Sáb 19 Mayo 2018 - 9:01 por ruwild

» LO QUE REALMENTE BUSCAMOS ES LA PAZ
Miér 16 Mayo 2018 - 17:46 por Francisco de Sales

» LO QUE TÚ VES NO SIEMPRE ES LO QUE YO VEO
Mar 15 Mayo 2018 - 16:39 por Francisco de Sales

» NO LES DES A OTROS EL PODER SOBRE TU VIDA
Lun 14 Mayo 2018 - 19:05 por Francisco de Sales

» EL DESTINO ELIGIÓ POR MÍ
Vie 11 Mayo 2018 - 16:28 por Francisco de Sales

» LA SOLEDAD ENRIQUECEDORA
Jue 10 Mayo 2018 - 17:10 por Francisco de Sales

» LA UTILIDAD Y LA INUTILIDAD DEL SUFRIMIENTO
Miér 9 Mayo 2018 - 17:41 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


LA MALA AÑORANZA MATA EL PRESENTE

Ir abajo

LA MALA AÑORANZA MATA EL PRESENTE

Mensaje  Francisco de Sales el Sáb 2 Abr 2016 - 15:46

LA MALA AÑORANZA MATA EL PRESENTE



En mi opinión, la añoranza del pasado, de lo pasado, de lo que ya no está, de lo que se perdió, de la antigua felicidad… puede llegar a ser provechosa, a veces, pero detractora en muchas más ocasiones, y llegar a entender esto con claridad hará que la relación con lo pasado pueda ser positiva.

Un preámbulo: todas las relaciones, con las personas y con las cosas, son cíclicas. Siempre. Esto quiere decir que todo atraviesa un ciclo en el que hay un comienzo y un final. Y eso es inevitable. Nada de lo que está a nuestro alcance es eterno. Y entender y aceptar esto reduce algunas de las frustraciones de la vida.

Las cosas “buenas” del pasado son muy agradables, deseamos que no se hubieran terminado nunca… pero terminaron. Es ley de vida. Eso no se puede cambiar y hay que aceptarlo así.

Está bien recurrir a ellas cuando uno se siente con ganas de hacerlo. Sólo hay un inconveniente, y es que lo positivo o negativo que nos aportará depende de la actitud con que se haga. Si uno lo hace simplemente por traer a la memoria momentos buenos y volver a disfrutarlos, o por rellenar su corazón con momentos especiales, o para explicarle a su propia vida que ha habido momentos y situaciones felices, es perfecto. Excelente.

El inconveniente al que me refiero es a cuando no consiste en traer el pasado al presente para recordarlo, sino al hecho de querer dejar el presente para instalarse en un pasado bien que guardamos bien considerado. Eso es imposible. No puede ser. Y empeñarse en que suceda es condenarse a un presente ingrato y a un futuro desesperanzado.

Esa mala añoranza, la que lleva implícitos reproches por lo que ya no es o por quien ya no está, la que lleva aparejado el dolor por el tiempo consumido, por lo que ya nunca se podrá volver a repetir, por la infancia irrecuperable, por los seres queridos que entonces sí estaban pero ahora no, o por los lugares en los que uno se movió en el pasado por los que no se puede volver a correr.

Es una añoranza emponzoñada que lleva incluido un veneno que va a matar a nuestra esperanza y a nuestro presente.

El presente es lo que tenemos. Es lo real.

El pasado sólo vive en el recuerdo y en nuestra biografía, pero ya es inalcanzable, irrepetible. Se consumió. Es un camino sin marcha atrás.

El Aquí y Ahora del presente es lo único que realmente tenemos. O lo único que realmente somos.

Atender a este presente –que sí existe-, sin despreciarlo y sin querer cambiarlo por un pasado -que no existe-, es la opción más sensata.

Del pasado bueno hay que quedarse con todo, pero dejando que se quede en el sitio que le corresponde. Con alegría y satisfacción porque estuvimos allí y entonces, aunque no fuéramos muy conscientes, aunque no lo hiciéramos impecablemente bien. Hay que mirarlo con una sonrisa comprensiva, con satisfacción por lo que llegamos a disfrutar.

Del pasado malo –que a veces está mal calificado y no es tan “malo” como decimos- hay que quedarse con el aprendizaje de lo que no se quiere que repetir. Mirarlo también con una sonrisa –aunque sea más comedida que la sonrisa anterior-, porque uno es humano y eso quiere decir que es un eterno aprendiz, y porque ser humano le confiere a uno el derecho a equivocarse y a no hacer siempre y todas las cosas bien, sin que ello lleve aparejado una condena o un castigo.

Somos niños aprendiendo a andar por un mundo y una vida que nos quedan grandes. Y esto hay que comprenderlo.

La mala añoranza es la que apareja dolor.

La buena añoranza es la que nos planta una sonrisa, aunque sea leve, nos hace brillar los ojos, y nos provoca un cálido escalofrío de esos que la vida provee para celebrar los momentos especiales.

Si has comprendido algo de lo leído, estarás muy atento y la próxima vez que se presente una añoranza mala sabrás cómo tratarla.


Te dejo con tus reflexiones…


(Y si te ha gustado, ayúdame a compartirlo. Gracias)
Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum

Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 478
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.