Últimos temas
» EL SER HUMANO ES UNA SOLA COSA
Miér 30 Nov 2016 - 19:08 por Francisco de Sales

» LA FELICIDAD PUEDE SER VÍCTIMA DE LA EXCESIVA EXIGENCIA
Miér 30 Nov 2016 - 18:59 por Francisco de Sales

» TÚ NO ERES TU MENTE
Mar 15 Nov 2016 - 18:03 por Francisco de Sales

» BASTA YA DE REPRIMIRTE
Lun 14 Nov 2016 - 18:05 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ TENGO DE BUENO?
Vie 11 Nov 2016 - 17:14 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ ME PRODUCE DOLOR?
Jue 10 Nov 2016 - 17:15 por Francisco de Sales

» APRENDER DE LAS EXPERIENCIAS EN EL DESARROLLO PERSONAL
Miér 9 Nov 2016 - 17:15 por Francisco de Sales

» LA DESCONEXIÓN CON EL SER ESENCIAL
Mar 8 Nov 2016 - 16:41 por Francisco de Sales

» DEJAR QUE LA MENTE SE AQUIETE
Lun 7 Nov 2016 - 18:41 por Francisco de Sales

» ¿Los rayos ultravioleta del Sol se reflejan en el agua?
Lun 7 Nov 2016 - 13:37 por ruwild

» LLAMA A LAS COSAS POR SU NOMBRE
Jue 3 Nov 2016 - 17:21 por Francisco de Sales

» ENCUENTRA LO POSITIVO EN LO NEGATIVO
Miér 2 Nov 2016 - 17:26 por Francisco de Sales

» APRENDE A DEJAR DE SUFRIR
Mar 1 Nov 2016 - 17:05 por Francisco de Sales

» APRENDER A OLVIDAR
Lun 31 Oct 2016 - 16:33 por Francisco de Sales

» Silkroad LostWorld Pre-Apertura
Sáb 29 Oct 2016 - 15:13 por condegrar

» EL USO DE CONTEMPLAR LA LUNA
Jue 20 Oct 2016 - 21:02 por Prana27

» ESCAPAR (RÁPIDAMENTE) DE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS
Jue 20 Oct 2016 - 12:18 por Francisco de Sales

» EL PLAN DE VIDA EN EL DESARROLLO PERSONAL
Miér 19 Oct 2016 - 16:54 por Francisco de Sales

» A VECES NOS CONFORMAMOS EN VEZ DE EXIGIR
Mar 18 Oct 2016 - 16:33 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ NECESITAMOS LA FE Y LA ESPERANZA?
Lun 17 Oct 2016 - 16:57 por Francisco de Sales

» LO QUE HAY QUE EVITAR EN EL DESARROLLO PERSONAL
Vie 14 Oct 2016 - 17:09 por Francisco de Sales

» EL FUTURO EN EL DESARROLLO PERSONAL
Jue 13 Oct 2016 - 16:08 por Francisco de Sales

» EL PASADO EN EL DESARROLLO PERSONAL
Miér 12 Oct 2016 - 17:24 por Francisco de Sales

» EL PRESENTE EN EL DESARROLLO PERSONAL
Mar 11 Oct 2016 - 17:17 por Francisco de Sales

» LAS DECISIONES VITALES
Vie 7 Oct 2016 - 16:43 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


EL SUFRIMIENTO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL SUFRIMIENTO

Mensaje  Francisco de Sales el Vie 29 Ene 2016 - 4:13

EL SUFRIMIENTO


“La principal razón por la que las personas no son felices es porque se complacen insanamente en sus sufrimientos”, dijo el Maestro.
Y contó cómo, viajando él cierta noche en la litera superior de un vagón de ferrocarril, le era imposible conciliar el sueño porque en la litera inferior había una mujer que no dejaba de gemir: “¡Que sed tengo, Dios mío, qué sed tengo…!”
Una y otra vez se oía aquella lastimera voz, hasta que, finalmente, el Maestro descendió sigilosamente por la escalerilla, salió del departamento, recorrió todo el pasillo del vagón hasta llegar a los servicios, llenó de agua dos grandes vasos, regresó con ellos y se los dio a la atormentada mujer: “¡Aquí tiene, señora: agua!”
“Muchas gracias señor, que Dios le bendiga…”
El Maestro volvió a su litera, se acomodó en ella… Y estaba punto de conciliar el sueño cuando, de pronto, oyó de nuevo la lastimera voz: “¡Que sed tenía, Dios mío, qué sed tenia…!
(Del libro “un minuto para el absurdo”, de Tony de Mello.)


El sufrimiento es una actitud evitable e innecesaria. Atrás quedaron todas las teorías que defendían los cambios mediante el sufrimiento, a la vista de que se consiguen mejores resultados con el amor.

El sufrimiento es confundido muy a menudo con el dolor con el que tiene claras diferencias. El dolor (del diccionario: sensación molesta experimentada por una parte u órgano del cuerpo, transmitida al cerebro por terminaciones nerviosas sensitivas) es “sentible”, se nota inequívocamente; afecta directamente al cuerpo y además es producto de una marca o señal que hace apreciar el origen del mismo. El dolor es físico, es irrespetuoso con las personas y afecta a todos, sea cual sea su nivel evolutivo o intelectual.

El sufrimiento se refiere a otra cosa. Según el diccionario, “sentir un daño moral”.

El sufrimiento es evitable porque no tiene entidad por sí mismo, sino que es totalmente mental; nos ataca, se instala en nosotros, habitualmente nos rendimos, ya que desconocemos la posibilidad de vencerlo con la compresión, y, sobre todo, se puede vencer con la claridad, con tener claro que el sufrimiento es, simplemente, la no aceptación de la realidad.

Si yo sufro con cualquier situación, la que sea, es porque se opone a mis deseos, a mis ilusiones, a lo que yo quisiera. Es porque está en contra del Yo Ideal o del Yo Idea. Es porque no quiero admitir y reconocer que eso, lo que sea, “es”, a mi pesar y en mi contra.

Considero que sufrir por una situación es el precio de no haber luchado antes por ella.

Sé que durante un tiempo no podremos evitarlo, por lo menos hasta que conozcamos íntimamente su inexistencia; que, mientras, tendremos alguna cosa que sufrir; en ese caso suframos con alegría, ya que es posible.

Entender el sufrimiento es acabar con él.

Hemos conseguido que sufrir sea la más fácil de las actividades humanas y ser feliz, la mas difícil. Curioso. Y triste.

La vida, por sí, no es problemática ni sufrida; la vida carece de adjetivos hasta que se los colocamos. El sufrimiento no está en la vida, no está en la realidad, está en ti. El sufrimiento solo vive en una muy pequeña parcela del “Yo confuso”. El sufrimiento es una obra de la mente.

Vemos un ejemplo: imagina cómo te sientes cuando alguien te insulta… ¿Por qué sufres? El insulto no es más que una palabra que se la lleva el tiempo, no se puede tocar, no puede hacer marca, no existe. Si alguien te insulta y no tiene razón, simplemente te desconoce y se ha equivocado. ¿Qué cambia de ti si una persona que te desconoce se equivoca al emitir un juicio?, ¿Acaso no sigues siendo la misma persona aunque el otro se equivoque con una palabra?

Además, piénsalo, nadie te trastorna, te trastornas tú mismo.

Sería una lástima que dejáramos en poder de los demás la capacitad de hacernos felices, de hacernos sufrir, de permitirnos tener o no esperanza…

Tony de Mello entendía perfectamente todo esto. Me permito citaros textualmente párrafos completos:

“Todos llevamos dentro de la cabeza un modelo de la realidad que nos ha sido inoculado por la tradición, la formación, la costumbre y los prejuicios. Cuando los sucesos de la vida y la conducta de las personas que están a nuestro alrededor son como el modelo, permanecemos tranquilos y nos parece que todo marcha bien; pero cuando no son como el modelo, nos alborotamos por dentro. El tal modelo, para colmo, es accidental y arbitrario. Cae en la cuenta de eso, y nada volverá a trastornarte.
El trastorno personal, mi sufrimiento, no viene de la realidad objetiva fuera de mí, sino del pre condicionamiento dentro de mí. Quita el condicionamiento, y el trastorno desaparece. Mi manera de ver y de pensar, mis juicios y mis principios, aun mis gustos y mis preferencias, son el resultado del largo proceso de vivir en el complejo familia-colegio-iglesia-sociedad que ha moldeado mi mente y ha decretado cómo debo reaccionar “espontáneamente” ante hechos y situaciones. Reconocer que mis sufrimientos vienen de mi mismo es el primer paso para remediarlos.
Hay algo que te hace sufrir a ti y, sin embargo, no le hace sufrir a otra persona. Eso quiere decir que la causa del sufrimiento no está en la realidad objetiva, sino en tu manera de percibirla. El modelo que llevas dentro de tu cabeza es distinto del que otro lleva en la suya, y así fue como el mismo incidente a ti te afectó y a él no.
Si alguien te está molestando, fastidiando, sacando de quicio, piensa… Cuando le has dado permiso para que te moleste, te fastidie, te saque de quicio?, ¿Con que le has dado poder sobre tu vida, eh? Le has entregado la llave de tu libertad, y ahora te diviertes cuando él te divierte y te fastidias cuando él te fastidia, ¿no es eso? Pues ¡Valiente persona estás tú hecha! Echarle a otros la culpa del propio malestar de uno es un escape, un mecanismo de defensa psicológico, un tratar de quitarse la responsabilidad de los hombres y echársela encima a los demás, un hacerse la victima inocente e indefensa que nada puede hacer más que sufrir pacientemente lo que otros despiadadamente le echan encima.
Si has de tomar medidas para contrarrestar el sufrimiento que te ha producido o pueda producirte, tómalas y arregla el asunto de persona a persona; pero lo que no vale es quedares sentado sin hacer nada más que quejarte a los cuatro vientos de la injusticia de que eres objeto, y pretender que te tengamos lástima y te demos la razón. De ninguna manera”.


Todo lo leído explica convincentemente la necesidad de revisar nuestra forma de actuar con respecto al sufrimiento, y la nula necesidad de persistir en esa actitud.

Con la honradez que debe caracterizar a todos los buscadores, preguntemos dentro de nosotros, desglosando cada uno de los tipos y motivos de sufrimiento que padecemos, cuál es la realidad que se esconde tras ellos, ¿Qué busco con ese sufrimiento?, ¿Qué espero recibir a cambio?, ¿Porqué no paro la incesante conversación del sufrimiento en su búsqueda de encontrar justificaciones?

He averiguado que muchas, muchísimas veces, se usa el sufrimiento como chantaje para que los demás se fijen en nosotros. ¿Será ese mi caso?, ¿Estoy buscando que la gente no se fijen mí por mí, sino por cuánto sufro, qué desgraciado soy, qué cruel es la vida conmigo?,
¿Será que pretendo llamar la atención con cualquier motivo y he aceptado éste como bueno?, ¿Debo seguir buscando otro motivo por el que sufrir?...

Después de lo escrito sobre el sufrimiento, después de intentar aclarar lo que no es sufrimiento, ahora quiero decir que hay otro tipo de sufrimiento que hemos de distinguir con perfecta claridad, y es un sentimiento creativo, enriquecedor, útil, necesario. Este sufrimiento no es inaguantable, porque tiene un sentido comprensible en donde se remansa. Con un poco de atención y honradez, se pueden distinguir.

Si fuésemos capaces de entender las enfermedades y el sufrimiento como procesos de transformación física y psíquica, ganaríamos una visión más profunda y menos desviada de los procesos psicosomáticos y psicoespirituales, y empezaríamos a darnos cuenta de las muchas oportunidades que ofrecen el sufrimiento y la muerte del ego. Para las culturas tradicionales, la enfermedad, el sufrimiento y la muerte son manifestaciones de la sabiduría inherente del cuerpo, a la que basta con rendirnos para alcanzar áreas de percepción capaces de revelar el verdadero fundamento de nuestra existencia terrenal.

Este sufrimiento se podría considerar como la puerta que permite el acceso a otro plano, por eso es un asunto delicado consolar a los demás, sobre todo si no lo solicitan, porque se puede estar eliminando la oportunidad de descubrimiento y aprendizaje que les aporta.

El resistirse a la vida en su irse abriendo al devenir origina un gran sufrimiento. Cuanto más cerca está el hombre del grado de evolución que le permitiría percibir la voluntad del SER, más le atormenta la negativa de su yo-egoísta, que no quiere ceder el sitio, obedecer, abandonarlo todo al SER. Y es aún más desdichado si, al no comprender el sentido de los repetidos asaltos del SER, se cree obligado a soportar valerosamente esa tensión; de esa forma no se da cuenta de que su actitud heroica y apasionada es justamente lo que engreda su sufrimiento.

No hay palabras que separen los dos estados de sufrimiento, solamente el sentido afinado sabe distinguirlos; hay pequeños y sutiles matices… en el primer caso sabemos, aunque no queramos reconocerlo, que es más una cabezonada o una rabieta lo que nos hace seguir sufriendo… en el segundo caso no hay motivo, nada que pueda ser el nacimiento del sufrimiento… en el primer caso, no hay un resultado, nada que justifique haberlo pasado… en el segundo caso, aunque no se vea inmediatamente lo que ha pasado en el interior mientras se estaba sufriendo, hay una seguridad absoluta en que se han estado colocando cosas en su sitio, en que se tenia que estar “AQUÍ Y AHORA” pendiente del sufrimiento, observando que células se estremecían, qué pensamientos caducos se morían, sintiendo como se estaba realizando la puesta a punto, sabiendo con una certeza que vencía a las dudas que “algo” o “alguien” cuidaba con exquisito mimo el proceso, y que la sabiduría del cuerpo reclamaba esa parada en la actividad cotidiana para expresarse, para resolver asuntos aplazados e inaugurar una nueva etapa… en el primer caso, siempre hay arrepentimiento… en el segundo caso, siempre hay paz.


Te dejo con tus reflexiones…


Más artículos : http://www.buscandome.es/index.php?action=forum

Francisco de Sales

Cantidad de envíos : 227
Fecha de inscripción : 15/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.