Últimos temas
» LA FELICIDAD A TRAVÉS DE LOS AÑOS
Jue 20 Jul 2017 - 19:18 por Francisco de Sales

» CÓMO ACTUAR ANTE EL DOLOR
Miér 19 Jul 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» DEJARSE ENCONTRAR POR DIOS
Mar 18 Jul 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ APLAZO LOS CAMBIOS NECESARIOS?
Lun 17 Jul 2017 - 18:31 por Francisco de Sales

» LA VENGANZA
Lun 10 Jul 2017 - 19:13 por Francisco de Sales

» SE NOS VA LA VIDA
Vie 7 Jul 2017 - 16:56 por Francisco de Sales

» LA MARAVILLA DE AGRADECER
Jue 6 Jul 2017 - 15:22 por Francisco de Sales

» SABER ESCUCHAR
Miér 5 Jul 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» INTENTAR, NO; HACER, SÍ.
Mar 4 Jul 2017 - 17:10 por Francisco de Sales

» DATE PREMIOS, HAZTE REGALOS
Lun 3 Jul 2017 - 18:02 por Francisco de Sales

» LAS 5 FORMAS DE DEMOSTRAR EL AMOR
Dom 2 Jul 2017 - 16:42 por Francisco de Sales

» EL MIEDO A QUEDARSE A SOLAS CON UNO MISMO
Vie 30 Jun 2017 - 17:32 por Francisco de Sales

» CÓMO EXPRESAR NUESTRAS RECLAMACIONES
Jue 29 Jun 2017 - 16:02 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ NECESITO PARA MI DESARROLLO PERSONAL?
Miér 28 Jun 2017 - 17:34 por Francisco de Sales

» NO CONFUNDIR UNA OPINIÓN CON UNA VERDAD
Lun 26 Jun 2017 - 17:58 por Francisco de Sales

» Empezando desde La Paz, Bolivia... Ayuda!
Dom 25 Jun 2017 - 8:41 por Valica

» LOS 5 POR QUÉ
Sáb 24 Jun 2017 - 19:07 por Francisco de Sales

» EVITA LOS HALAGOS
Vie 23 Jun 2017 - 15:47 por Francisco de Sales

» OLVIDA LOS ERRORES DE TU VIDA
Miér 21 Jun 2017 - 16:37 por Francisco de Sales

» VIVIMOS EN UNA FICCIÓN
Mar 20 Jun 2017 - 16:57 por Francisco de Sales

» Sungazing y vitamina D3
Lun 19 Jun 2017 - 3:55 por ruwild

» NO CONFUNDIR ALIVIO CON SOLUCIÓN
Vie 16 Jun 2017 - 16:59 por Francisco de Sales

» TODO ES PROVISIONAL
Jue 15 Jun 2017 - 15:58 por Francisco de Sales

» NO HAY QUE RECHAZAR LA AUTOCOMPASIÓN
Miér 14 Jun 2017 - 16:38 por Francisco de Sales

» CÓMO ENFRENTARSE A PERSONAS QUE NOS INTIMIDAN
Mar 13 Jun 2017 - 17:08 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Yo no como nunca mas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Yo no como nunca mas.

Mensaje  ruwild el Jue 20 Feb 2014 - 7:10

Otro caso de respiracionísmo en España.
En Madrid hay otro caso de respiracionísmo.

Navegando por internet encontré una página dónde se habla sobre el proceso de 21 días.
Su autor es Roberto Reyes,en su blog detalla el proceso,me parece interesante que en éste foro demos
información de los distintos respiracionístas que hay en el mundo,para así recopilar información,y de paso
su guia para las personas que como yó queremos hacer el proceso de 21 días.

http://yonocomonuncamas.blogspot.com.es/


Gracias Roberto Reyes por ser valiente y dar a conocer tu proceso. :bueno:

ruwild

Cantidad de envíos : 1260
Fecha de inscripción : 04/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Yo no como nunca mas.

Mensaje  ruwild el Jue 20 Feb 2014 - 17:20

Le he pedido permiso a Roberto Reyes para poner el enlace de su blog y me ha dicho que puedo
poner toda la información que quiera,
le agradezco su predisposición a colaborar en difundir ésta práctica,nadie mejor que un respiracionísta para
hablar del respiracionísmo,le he hablado sobre éste foro y lo desconocía,espero que se anime a difundir él mísmo
en éste foro, y si no es así,pues entonces leeremos su blog que tiene muy buena pinta.

copio de su blog el apartado dedicado al proceso de 21 días.

RESPIRACIONISMO


Desconocido en origen, es una práctica que ha sobrevivido en el tiempo gracias a ciertos personajes históricos, como el más conocido: Nicolás de Flüe, hace tanto tiempo, u otros más contemporáneos, incluso de este último siglo. Muchas de estas personas se iniciaron ellas mismas, sin ningún tipo de noción anterior en el tiempo y podríamos decir que, de alguna forma divina, se iluminaron para llegar a tomar una decisión tan drástica como dejar de comer y romper los viejos paradigmas de muerte con tan solo su fe.
Para nosotros no es necesario, pues sabemos de otras personas y podemos corroborar que esto existe, sin esperar que tan solo nuestra fe nos mantenga vivos y sanos.
En el proceso evolutivo que sigue la ciencia, el humano involucionó en alguno de sus caracteres físicos y psíquicos, capacidades cognitivas que redescubrimos, pasado demasiado tiempo de atrofia y que ahora empezamos a recuperar haciéndolas nuestras, pues son innatas e intrínsecas al género humano. Una de ellas, sin duda, es el respiracionismo, la capacidad humana de alimentarse de energía etérea. Tan extraño e imposible para las mentes cerradas como si les dijéramos que nos alimentamos de amor, como los dioses del Olimpo; por eso sucede que nadie lo entiende.
En la década de los noventa, pudimos conocer a Jasmuheen, una pránica que publicó el primer libro moderno de respiracionismo. La controversia y el desprestigio son sinónimos de su trayectoria, en un intento de presentar a la gente esta práctica como un camino de rosas en el cual debemos hablar con los ángeles o con nuestro yo superior, en pleno proceso de desintoxicación, por medio de una deshidratación severa. Imaginaos lo bien que se puede comunicar uno con su yo superior o su conciencia con 0 glucosa en el cerebro. No. Jasmuheen nos ofrece un libro lleno de maravillosas palabras y prácticas espirituales, pero poco útil para los más de 21 días de proceso de desintoxicación, recuperación y asimilación de los que se compone físicamente hablando, y dejemos a un lado las 4 personas que han muerto durante los 21 días, con el libro Vivir de luz de Jasmuheen al lado, en estos 20 últimos años.
En esta práctica, por el contrario, no hay nada preestablecido. Los casos se parecen, pero todos son diferentes y aunque el resultado sea el mismo, ni física ni mentalmente las experiencias resultan similares. Podríamos decir que cada persona tiene una experiencia distinta siguiendo las mismas pautas que todos. Pero en realidad, no hay dos experiencias iguales, porque tampoco hay dos personas iguales.
Por eso, os contaré principalmente mi experiencia vivida, desde ese punto de vista. Pero haré referencia siempre a los demás casos de los que me he podido documentar en este tiempo de estudio del respiracionismo.
Antes de empezar

Si has notado que esta idea es para ti y te ves con deseos de hacerla realidad, enhorabuena,  tus cuerpos físico, energético y espiritual se van a ver potenciados a pasos agigantados. Físicamente no te cansas tanto, tus músculos y articulaciones reaccionan mejor a los esfuerzos y su capacidad de recuperación también es mayor, la mente está más clara, hay una mayor facilidad para la concentración, la meditación y la atención, los sentidos se potencian y, con la ayuda de la claridad mental, puedes sentir todo más intensamente; energéticamente puedes notar tu cuerpo dentro de una constante energética sin bajones, ni parones por digestiones o similares, sería como mantener una corriente energética continuamente y con la capacidad de superación a los esfuerzos; y espiritualmente se siente la necesidad y el placer de meditar con esa claridad mental; las comunicaciones espirituales son más fluidas y menos forzadas.
Pero para llegar a todo eso, existen unos procesos físicos y mentales que hay que hacer antes, durante y después de los tan famosos 21 días.

Motivaciones
El respiracionismo, visto desde fuera, se podría decir que es casi un salto de fe. No existe ni existirá nada científico que lo ratifique o apruebe, mientras sigamos bajo esta sociedad de chichi-nabo, que es una farándula de enfermedades y mentiras que no hay quien se las trague. Por eso que ésta es una experiencia para disidentes de la versión oficial de todo. Pues si tomamos en cuenta la regla que llaman del 3 en supervivencia, tendríamos que no puedes aguantar más de 3 minutos sin aire, más de 3 días sin agua y más de 3 semanas sin comida. Bien, nosotros rompemos 2 de tres y quizás, algún día, podamos redescubrir la manera de romper la tercera. Pero para llevar a cabo un proceso tan abstracto y duro para los no tan yoguis, como dejar de comer y vivir en esta sociedad caníbal, no nos basta con el hecho de querer hacerlo, para superar el hambre (según quién), la sed y las costumbres. Sin embargo, trabajando con una motivación real y de peso para ti, puedes formarte una voluntad inquebrantable y no volver a necesitar comer.
En mi caso, las motivaciones eran claras, no quería que ningún ser vivo pereciera para que yo sobreviviera y hasta ahora, salvo alguna raíz de planta en infusión, se ha cumplido; como segunda motivación estaban las toxinas. Es bien sabido por todos que en nuestra comida nos han estado cargando de tóxicos y más tóxicos que incluso podemos ver en la lista de ingredientes, sin que haga falta mentirnos. Podemos ver un E-950, por ejemplo, y no importarnos el porqué; ni sabemos qué es, ni les importa que lo sepamos, porque aunque está demostrado que se come el cerebro literalmente, no ha sido publicado ni prohibido en ningún país. Y si no sale por la tele no existe, y por la tele no te dicen que una simple manzana está cargada con 40 tóxicos y que un filete, que crees de calidad, puede estar hecho de retales de carne y grasa pegados, tratados con gases venenosos para “rejuvenecerlos” o mucho más simple, los animales son todos clones, los tratan de malas maneras, mueren de forma brutal y traumática (esto energéticamente es increíblemente del bajo astral), los cargan de tóxicos, antibióticos, vacunas, hormonas de engorde y crecimiento exagerados que les crean enfermedades en otros órganos que se comen y llenan los músculos de agua, como los ciclos que se ponen los ciclistas y culturistas; además, en las cadenas de despiece, la gente trata a patadas las carnes y están todas llenas de mierda, hablando en plata, se rompe la cadena del frío sí o sí una y otra vez durante la matanza, en el despiece, en el transporte, en el proceso de conservación y almacenaje, y eso lo suplen con todos esos números E que vemos en las etiquetas y de las que todo el mundo pasa; para ver, como mucho, la fecha de caducidad y eso os hablo de productos un poco frescos, que si ya están muy procesados, en plan cadena de comida rápida, que puede ser lo más salvaje, nada es lo que parece, con sólo decir que en los nuggets de pollo no existe pollo y llevan un derivado petroquímico, que es uno de los componentes de la plastilina.
Sin motivación, no hay razones por las que llegar a cumplir los objetivos o que perduren en el tiempo.

Los 21 días

El proceso se sucede en 21 días, comprendidos en 3 semanas, diferenciando la primera como una desintoxicación del cuerpo y una desconexión energética, la segunda como la recuperación de una intervención de tipo etérico y la tercera donde se asimilan los diferentes cuerpos energéticos reorganizados. Es un proceso que puede parecer lento o muy rápido, pero lo cierto es que las diferencias y los resultados se notan, son obvios y si estás atento, escuchando a tu cuerpo, puedes armonizar más fácilmente con todo, haciendo este tiempo más sincrónico. Hay que decir que la labor no acaba aquí, pasados los 21 días, el cuerpo sigue recuperándose. Los procesos de asimilación pueden prolongarse un tiempo más, hasta que conectemos de nuevo con nuestro yo superior y sintamos la armonía de los cuerpos.

Los 7 primeros días
Todo camino tiene un inicio, y él del respiracionismo comienza con una semana sin comer ni beber. Aquí, nos encontramos con nuestros paradigmas de la vida real, que dicen que en 3 días sin agua mueres. Hay gente que pierde mucho peso durante los 7 días, por el contrario hay gente que o no pierde apenas o deja de perder a los pocos días de comenzar; también hay gente que sufre muchos dolores articulares y de vísceras u órganos, mientras que a otros tan solo les duelen los riñones, debido a la deshidratación severa que ya comentamos. La consigna es permanecer en casa y no salir para nada, dar apenas unos leves paseos y tomar el sol de forma controlada, si es posible, y eso siempre que apetezca o lo pida el cuerpo, pero nada más de actividad. Si encuentras una buena distracción, úsala. La batalla es mental, los días pueden pasar muy rápido o muy lentos, según lo vean tus ojos. Para soportarlos, lo mejor es enjuagarse la boca todo lo que se quiera, sin llegar a tragar nada, masticar hielo o un limón, este último, si lo consumes en exceso, te puede causar heridas en la boca y lengua o estropear tu esmalte dental; aclara bien tu boca después de cada limón. Son días para descansar y pensar poco. Es útil hacer meditaciones sin actividad física. Tumbado en la cama,  es perfecto para meditar profundamente con un esfuerzo cero, pero recuerda que el cerebro en esos días funciona de otra manera y a otra velocidad, pues el cuerpo se está purgando de años y años de excesos y toxinas.

La segunda semana
Trascurrida la primera semana, tienes que comenzar a beber. El primer trago siempre es especial, disfruta y siente el líquido recorriendo el interior de tu cuerpo; bebe despacio,  escuchando a tu cuerpo qué te pide o necesita. En esta semana, podrás tomar zumos con poca pulpa, pero lo ideal es ir subiendo gradualmente y muy despacio. De tal manera que esta primera semana no deberíamos de tomar zumos con una concentración de pulpa superior al 25% y nada de lácteos ni bebidas fuertes. Las indicaciones siguen siendo permanecer tranquilo y con baja actividad. Notaremos que nos cansamos mucho, pero que gradualmente mejoramos cada día, sin apenas esfuerzo. La mente empieza a despertar y podemos sentirnos más cómodos para meditar con conciencia. Es tiempo de escucharte muy atentamente y disfrutar de los primeros cambios sutiles energéticos. Esta semana es de curación íntegramente, la operación de tipo esotérico tiene que curar y aquí el cuerpo comienza a utilizar sus mecanismos olvidados para recuperarnos. Si dormiste mal o muy mal durante la primera semana, no te preocupes, en ésta notarás un descanso y un sueño reparador, como cuando éramos pequeños y podíamos dormir profundamente; además, los sueños son más lúcidos y se recuerdan mejor. Existe una diferencia notable entre soñar con toxinas y sin ellas en las venas.

La tercera semana
Esta semana, es de integración de los diferentes cuerpos energéticos, la semana más sutil de todas.  Para empezar, aumentaremos la pulpa en los zumos otro 25%, continuaremos sin lácteos y procuraremos no tener demasiada actividad y poco prolongada. Si escuchas las señales de tu cuerpo, puedes parar a tiempo y no forzar la actividad que estés desarrollando,  pues podría ser perjudicial para tu proceso y seguramente se alargaría aún más en el tiempo. Descansa y disfruta sin aburrirte, pronto estarás perfectamente, cargado de energía. Llegará el momento en el que tengas que meditar y cerciorarte del acoplamiento de los cuerpos energéticos, además, de hablar con tus guías y sobre todo con tu yo superior y asegurarte que está contigo de nuevo, pues al comienzo de los 21 días cortamos la comunicación de energía y sufrimos una especie de muerte energética, para reconectar de nuevo, tras una desintoxicación tan intensa y extrema como es el respiracionismo.

Tras los 21 días
El camino no acaba aquí. Seguirás descubriendo cambios y notando las ventajas de vivir de esta energía sin límites cada día. Terminar los 21 días es el comienzo de tu nuevo camino, ahora la vida ha cambiado y si mantienes tu perseverancia, no volverás a necesitar comer; si lo haces, es una necesidad meramente mental, pues no notarás hambre. Pero tras toda una vida sin comer, si no cambias tus costumbres y hábitos, sentirás deseos mentales, por rutina o aburrimiento, estos son los factores fundamentales, y aquí vuelven a tomar importancia tus motivaciones y la prueba de ver si tu fe está por encima de tu “mono” de comida. Yo lo he sentido, y entiendo que la gente vuelva a comer, porque entre la vida social en la que nadie te entiende y la gente cebándose en todas partes, resulta a veces un poco cuesta arriba.
Las recomendaciones a partir de aquí, son seguir aumentando la pulpa en las frutas, según te lo pida el cuerpo y empezar a tomar lácteos, aumentando poco a poco la cantidad. Seguramente no te notes al 100% el día 22, pero gradualmente tu capacidad de recuperación irá aumentando y, en pocos días, te sentirás más fuerte que antes.

En las ciudades, no es posible vivir sólo de prana y agua. Para tener esta capacidad, deberíamos vivir en entornos lo más naturales y menos contaminados posibles. De ese modo, podríamos vivir plenamente de agua y prana y, algún día, poder pensar en dar el paso siguiente y dejar también de beber agua.
Escucha a tu cuerpo y todo irá bien.
No lo dudes, si surge un problema durante el proceso, será tu cuerpo avisándote. Hoy se sabe que no todo el mundo puede hacerlo, pero se desconoce el motivo.
El respiracionismo es una práctica que no se puede iniciar antes de los 21 años.
En caso de embarazo, hay que volver a comer, obviamente.

Publicado por Roberto Reyes

ruwild

Cantidad de envíos : 1260
Fecha de inscripción : 04/08/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.