Últimos temas
» soy lucas necesito ayuda.
Mar 1 Ago 2017 - 13:39 por lucasun

» Me presento
Lun 31 Jul 2017 - 6:14 por Param Inder

» MIEDO AL SILENCIO
Miér 26 Jul 2017 - 19:40 por Francisco de Sales

» NO EXISTEN LOS PROBLEMAS
Mar 25 Jul 2017 - 18:19 por Francisco de Sales

» DIOS ES UN IRRESPONSABLE
Lun 24 Jul 2017 - 18:15 por Francisco de Sales

» LA FELICIDAD A TRAVÉS DE LOS AÑOS
Jue 20 Jul 2017 - 19:18 por Francisco de Sales

» CÓMO ACTUAR ANTE EL DOLOR
Miér 19 Jul 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» DEJARSE ENCONTRAR POR DIOS
Mar 18 Jul 2017 - 18:27 por Francisco de Sales

» ¿POR QUÉ APLAZO LOS CAMBIOS NECESARIOS?
Lun 17 Jul 2017 - 18:31 por Francisco de Sales

» LA VENGANZA
Lun 10 Jul 2017 - 19:13 por Francisco de Sales

» SE NOS VA LA VIDA
Vie 7 Jul 2017 - 16:56 por Francisco de Sales

» LA MARAVILLA DE AGRADECER
Jue 6 Jul 2017 - 15:22 por Francisco de Sales

» SABER ESCUCHAR
Miér 5 Jul 2017 - 17:27 por Francisco de Sales

» INTENTAR, NO; HACER, SÍ.
Mar 4 Jul 2017 - 17:10 por Francisco de Sales

» DATE PREMIOS, HAZTE REGALOS
Lun 3 Jul 2017 - 18:02 por Francisco de Sales

» LAS 5 FORMAS DE DEMOSTRAR EL AMOR
Dom 2 Jul 2017 - 16:42 por Francisco de Sales

» EL MIEDO A QUEDARSE A SOLAS CON UNO MISMO
Vie 30 Jun 2017 - 17:32 por Francisco de Sales

» CÓMO EXPRESAR NUESTRAS RECLAMACIONES
Jue 29 Jun 2017 - 16:02 por Francisco de Sales

» ¿QUÉ NECESITO PARA MI DESARROLLO PERSONAL?
Miér 28 Jun 2017 - 17:34 por Francisco de Sales

» NO CONFUNDIR UNA OPINIÓN CON UNA VERDAD
Lun 26 Jun 2017 - 17:58 por Francisco de Sales

» Empezando desde La Paz, Bolivia... Ayuda!
Dom 25 Jun 2017 - 8:41 por Valica

» LOS 5 POR QUÉ
Sáb 24 Jun 2017 - 19:07 por Francisco de Sales

» EVITA LOS HALAGOS
Vie 23 Jun 2017 - 15:47 por Francisco de Sales

» OLVIDA LOS ERRORES DE TU VIDA
Miér 21 Jun 2017 - 16:37 por Francisco de Sales

» VIVIMOS EN UNA FICCIÓN
Mar 20 Jun 2017 - 16:57 por Francisco de Sales

¿Quién está en línea?
En total hay 23 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 23 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 392 el Jue 18 Oct 2012 - 7:22.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


MAPA DE LA CONCIENCIA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MAPA DE LA CONCIENCIA

Mensaje  leo el Jue 22 Ago 2013 - 14:39

MAPA DE LA CONCIENCIA
Logaritmo Nivel    Emoción  Proceso Visión de la vida    Visión de Dios
Atractores fuertes
Influencia positiva
Indescriptible


FORTALEZA 700 – 1000 Iluminación Conciencia pura Es Ser interno

               600 Paz Éxtasis Iluminación Perfecta Ser Universal
540 Alegría Serenidad Transfiguración Completa Uno
500 Amor Veneración Revelación Benigna Amoroso
400 Razón Comprensión Abstracción Significativa Sabio
350 Aceptación Perdón Trascendencia Armoniosa Misericordioso
310 Voluntad Optimismo Intención Esperanzadora Edificante
250 Neutralidad Confianza Liberación Satisfactoria Consentidor

PUNTO CRÍTICO (200)                   Equilibrio entre atractores débiles/fuertes y entre la influencia negativa/positiva
Atractores débiles
Influencia negaitiva DEBILIDAD 200 Coraje Consentimiento Empoderamiento Factible Permisivo
175 Orgullo Desprecio Engreimiento Exigente Indiferente
150 Ira Odio Agresión Antagonista Vengativo
125 Deseo Anhelo Esclavitud Decepcionante Negativo
100 Temor Ansiedad Retraimiento Atemorizante Castigador
75 Sufrimiento Remordimiento Desaliento Trágica Altivo
50 Apatía Desesperación Renuncia Desesperanzadora Censurador
30 Culpa Culpa Destrucción Maligna Vindicativo
20 Vergüenza Humillación Eliminación Miserable Desdeñoso

El punto de respuesta crítica en la escala de conciencia calibra al nivel 200, el cual es el nivel asociado con la Integridad y el Coraje. Todas las actitudes, pensamientos, sentimientos, asociaciones, entidades o figuras históricas bajo el nivel de calibración hacen que una persona demuestre debilidad, y todos aquellos que calibran por encima, hacen que la persona demuestre fortaleza.  Este es el punto de equilibrio entre los atractores débiles y fuertes y entre la influencia negativa y positiva.
A los niveles bajo 200, el impulso primario es la supervivencia personal, aunque en la parte más baja de la escala, la zona de desesperación y depresión, hasta esta motivación está ausente.  Los niveles mayores de Temor e Ira están caracterizados por impulso egocéntricos que emergen de la urgencia de supervivencia personal.  En el nivel de Orgullo, el móvil de la supervivencia puede expandirse para abarcar la subsistencia de otros por igual. Cuando se cruza el límite entre la influencia negativa y la positiva en el Coraje, el bienestar de los demás se torna cada vez más importante. En el nivel 500, la felicidad de los demás emerge como la fuerza motivadora esencial. Los niveles por sobre 500, están caracterizados por el interés en la conciencia espiritual en uno mismo y en los demás, y al llegar a los 600 las metas más importantes son el bien de la humanidad y la búsqueda de la iluminación. De 700 a 1.000, la vida se dedica a la salvación de la humanidad.
Discusión
Las reflexiones sobre este mapa pueden originar una profunda expansión de nuestra empatía por la vida en una variedad de expresiones. Si examinamos ostensiblemente las actitudes emocionales menos “virtuosas”, comprendemos que estas no son buenas o malas; en este caso, los juicios morales son apenas una función del punto de vista de donde ellos proceden.
Vemos, por ejemplo, que una persona que esté viviendo en Sufrimiento, el cual se calibra en la baja energía de 75, lograría una mejor condición si se eleva a Ira, de por sí una emoción destructiva, sigue siendo un bajo estado de conciencia, pero como lo ha demostrado la historia, la Apatía puede aprisionar sub-culturas enteras así como las individuales. Si los desesperanzados pueden llegar a desear algo mejor (Deseo – 125) y luego usar la energía de la Ira (150) para desarrollar el Orgullo (175), podría ser capaz de avanzar al Coraje el cual se calibra en 200, y luego proceder a mejorar sus condiciones individuales o colectivas.
De forma inversa, la persona que ha logrado un estado habitual de Amor Incondicional encontrará inaceptable ir más bajo. Al ir avanzando en la evolución de la conciencia individual, el proceso comienza a perpetuarse y a corregirse a sí mismo para que la auto-superación se convierta en una forma de vida. Este fenómeno puede observarse comúnmente en los miembros de los grupos que siguen los doce pasos (de los Alcohólicos Anónimos), quienes constantemente trabajan para superar actitudes negativas tales como la lástima por sí mismo y la intolerancia. Incluso, las personas que están más abajo en la escala de la conciencia podrían encontrar estas mismas actitudes aceptables y podrían defenderlas honestamente.
A través de la historia, todas las grandes disciplinas espirituales han desarrollado técnicas para ascender a través de estos niveles de conciencia. La mayoría insinúa o declaran específicamente, que ascender esta escalera es una ardua labor, pues el éxito depende de tener un maestro (o por lo menos enseñanzas) que le ofrezca instrucciones e inspiración al aspirante, quien podría, de otra manera, desesperarse sobre su incapacidad de lograr las metas sin ayuda. Tenemos la esperanza de que esta visión ayude a la humanidad en su desempeño por alcanzar esta meta.
El efecto epistemológico de la conciencia de este esquema es sutil, pero puede llegar muy lejos; las implicaciones de estos descubrimientos tienen aplicaciones pragmáticas en los deportes, medicina, psiquiatría, psicología, relaciones personales y la búsqueda general de la felicidad. La contemplación del Mapa de la Conciencia puede, por ejemplo, transformar la comprensión personal de la causalidad.  Al evolucionar la percepción misma con los niveles propios de la conciencia, se torna aparente que lo que el mundo llama el dominio de las causas es de hecho el dominio de los efectos. Al tomar responsabilidad por las consecuencias de sus propias percepciones, el observador puede trascender el papel de víctima hacia la comprensión de que “nada externo tiene poder sobre uno”.  No son los eventos de la vida, sino la forma como uno reacciona ante ellos lo que determina si tales eventos tienen un efecto positivo o negativo en la vida de uno, si deben ser experimentados como una oportunidad o como estresantes.
El estrés psicológico es el efecto neto de un estado que está siendo contrarrestado... pero esta condición no tiene ningún poder en sí misma. Nada tiene el poder de “crear” estrés. La música alta que eleva la presión arterial de una persona puede ser una fuente de deleite para otra. Un divorcio puede ser traumático si es indeseado, o una liberación si es deseado.
El mapa de la Conciencia también lanza una nueva luz en el progreso de la historia.  La distinción entre la fuerza y el poder verdadero es de suma importancia para el propósito de este estudio.  Podemos, por ejemplo, investigar una época histórica tal como el fin del colonialismo británico en la India.  Si calibramos la posición del imperio británico en esa época, el cual era el interés propio y la explotación, podemos encontrarlo muy por debajo del nivel crítico de 200 en la escala de conciencia.  La motivación de Mahatma Gandhi (calibrado en 700) estaba muy cerca de la cima del rango de la conciencia normal humana.  Gandhi ganó en su esfuerzo debido a que en su posición tenía gran poder.  El imperio británico representaba la fuerza (calibrada en 175) y cuando la fuerza se encuentra con el poder, la fuerza es eventualmente derrotada.
Podemos observar a través de la historia, que la sociedad ha intentado “tratar” los problemas sociales por medio de la acción legislativa, la guerra, la manipulación comercial, las leyes y las prohibiciones, todas las manifestaciones de la fuerza, solamente para ver que estos problemas persisten o recurren a pesar del tratamiento.  Aunque los gobiernos (o individuos) procedan de posiciones de fuerza miopes, para el observador sensible, es obvio que las condiciones del conflicto social no desaparecerán hasta que su origen subyacente haya sido expuesto y “sanado”.
La diferencia entre tratar y sanar está en que el primero, el contexto sigue siendo el mismo, mientras que en el segundo, la respuesta clínica es evocada por un cambio de contexto de manera que cause la eliminación absoluta de la causa en lugar de la mera recuperación de los síntomas. Una cosa es prescribir una medicina para la hipertensión y otra muy distinta es expandir el contexto de vida del paciente para que deje de estar enojado y represivo.
La empatía derivada de la contemplación de este Mapa de la Conciencia, podemos esperar con optimismo, que acorte el sendero a la Alegría. La clave de la Alegría es la amabilidad incondicional hacia todas las formas de vida, incluyendo la propia, a lo cual nos referimos como compasión. Sin compasión, los esfuerzos humanos logran poca o ninguna trascendencia. Podemos generalizar en el contexto social mayor de las terapias individuales, en donde los pacientes no pueden curarse verdaderamente o sanarse fundamentalmente hasta que invoquen el poder de la compasión, para sí mismos y para los otros. En ese punto, el sanado puede convertirse en sanador.

Niveles de la conciencia humana
A través de los años que duró este estudio, millones de calibraciones definieron fielmente a un rango de valores correspondientes a un grupo de actitudes y emociones reconocidas y localizadas según los campos atractores específicos de energía, así como los campos electromagnéticos atraen al hierro. Hemos adaptado la siguiente clasificación de estos campos energéticos de manera que sea comprensible, así como clínicamente exacta.
Es muy importante recordar que las cifras de calibración no representan una progresión aritmética, sino logarítmica.  Por consiguiente, el nivel 300 no es el doble de la amplitud de 150; es 10 a la 300ava potencia (10300). Un incremento de hasta unos pocos puntos representa un gran avance en poder, la tasa de incremento en el poder al ir subiendo en la escala es enorme.
Las formas en que los distintos niveles de la conciencia humana se expresan son profundas y distantes, sus efectos son a la vez ordinarios y sutiles. Todos los niveles bajo 200 destruyen la vida a la larga en el individuo y en la sociedad; todos los niveles sobre 200 son expresiones constructivas de poder.  El nivel decisivo de 200 es el fulcro  que divide las áreas generales de la fuerza y el poder.
Describir lo emocional se correlaciona con los campos de energía de la conciencia, pues tenga en cuenta que raramente se manifiestan como estados puros en un individuo.  Los niveles de conciencia están siempre mezclados, una persona puede operar en un nivel en un área determinada de la vida y en otro nivel completamente distinto en otra área.  El nivel global de conciencia de un individuo es la suma de los efectos totales de estos niveles diversos.
Nivel de energía 20:    Vergüenza
El nivel de Vergüenza está peligrosamente cercano a la muerte, a la cual se puede optar debido a la Vergüenza como un suicidio de la conciencia o más sutilmente elegida ante la frustración de tomar medidas para prolongar la vida. La muerte debido a accidentes evitables es común en estos casos. Todos tenemos algún tipo de percepción sobre el dolor de “caer en desgracia”, desprestigiados, o sintiéndonos como un “ente sin vida”. En la Vergüenza, apagamos nuestros cerebros y nos escabullimos, deseando que fuésemos invisibles. El destierro es un compañero tradicional de la vergüenza y en las sociedades primitivas, de las cuales todos somos originarios, el destierro es equivalente a la muerte.
Las experiencias tempranas de la vida que conducen a la Vergüenza, tales como el abuso sexual, tergiversan la personalidad durante toda una vida, a menos que se trate el tema por medio de la terapia. La Vergüenza, tal como lo determinó Freud, produce neurosis. Destruye la salud emocional y psicológica y, como consecuencia, baja la auto-estima, dejándolo a uno propenso al desarrollo de enfermedades físicas. La personalidad con tendencia a la vergüenza es tímida, retraída e introvertida.
La vergüenza se usa como una herramienta de crueldad y sus víctimas se vuelven crueles a su vez.  Los niños avergonzados son brutales con los animales y con los demás.  La conducta de las personas cuya conciencia está en los 20 es peligrosa: Tiende a las alucinaciones de tipo acusatorio, así como a la paranoia, algunos son sicóticos o comenten crímenes estrafalarios.
Algunos individuos cimentados en la vergüenza se compensan con el perfeccionismo y la rigidez, con mentes cerradas e intolerantes. Algunos ejemplos notorios son los extremistas morales que forman grupos de vigilancia, proyectando su propia vergüenza en los demás, a quienes se sienten que pueden atacar justificadamente. Los asesinos en serie a menudos actúan por moralismo sexual, con la justificación de castigar a las mujeres “malas”.
Al rebajar el nivel completo de la personalidad, la Vergüenza resulta en una vulnerabilidad ante otras emociones negativas, y por lo tanto, produce orgullo falso, ira y culpa.
Nivel de energía 30:    Culpa
La Culpa, usada comúnmente en nuestra sociedad para manipular y castigar, se manifiesta por sí misma en una variedad de expresiones tales como el remordimiento, la recriminación, el masoquismo y toda la gama existente de complejos de víctima. La culpa inconsciente resulta en enfermedades psicosomáticas, tendencia a los accidentes y conductas suicidas.  Muchas personas luchan contra la Culpa durante toda su vida, mientras que otros tratan desesperadamente de evadirla negándola del todo amoralmente.
Dominar la culpa conlleva a una preocupación por el “pecado”: una actitud emocional implacable frecuentemente explotada por los demagogos religiosos, los cuales usan la coerción y el control. Tales mercaderes del “pecado y la salvación”, obsesionados con el castigo, probablemente actúan según su propia culpa o proyectándola a los demás.
Las subculturas que exponen la aberración de la autoflagelación a menudo manifiestan otras formas regionales de crueldad, tales como la matanza ritual de animales en público.  La culpa provoca rabia y el aniquilamiento frecuente es su expresión. La pena capital es un ejemplo de la manera en que el asesino condenado a muerte complace a una población acosada por la Culpa. La implacable sociedad estadounidense, por ejemplo, vilipendia a sus víctimas en la prensa y asigna castigos que jamás han podido demostrar un valor disuasivo o correctivo.
Nivel de energía 50:    Apatía
Este nivel es caracterizado por la pobreza, el desespero y la desesperanza. El mundo y el futuro se ven sombríos; la vida es patética . La apatía es un estado de desamparo; sus víctimas, menesterosas en todas sus formas, carecen no sólo de recursos, sino además de la energía para aprovechar lo que está a su disposición. A menos que la energía externa sea suministrada por personas dedicadas a su cuidado, la Apatía puede redundar en la muerte por suicidio pasivo. Sin la voluntad de vivir, los desesperanzados permanecen inexpresivos, con la mirada vacía, sin reacción a los estímulos, hasta que sus ojos dejan hasta de mirar y no les queda suficiente energía para tragar los alimentos ofrecidos.
Este es el nivel de los sin hogar y de los  parias de la sociedad; también es la fatalidad de muchas personas mayores y otros que terminan aislados por enfermedades crónicas o progresivas. Los apáticos son dependientes; las personas que sufren de Apatía son “pesadas”: son consideradas una carga para aquellos que los rodean.
Muy a menudo, la sociedad carece de la motivación suficiente para ser de alguna ayuda real a las culturas (así como a los individuos) en este nivel, ya que son vistos como consumidores de recursos. Este es el nivel de las calles de Calcula, donde solamente los piadores, tales como la Madre Teresa y sus seguidores, se atreven a pisar.  La apatía es el nivel del abandono de la esperanza, y unos pocos realmente tienen el coraje de mirarla cara a cara.
Nivel de energía 75:    Sufrimiento
Este es el nivel de tristeza, pérdida y dependencia.  La mayoría de nosotros lo hemos experimentado por algún período  de tiempo, pero aquellos que permanecen en ese nivel, viven una vida de lamentos y depresión constante.  Este es el nivel del duelo, luto y remordimiento por el pasado; es también el nivel de los perdedores habituales y el de los jugadores crónicos que aceptan el fracaso como parte de su estilo de vida, a menudo perdiendo trabajos, amigos, familia y oportunidades, así como dinero y salud.
Grandes pérdidas precoces en la vida pueden convertirlo más tarde en una persona vulnerable a la aceptación pasiva del sufrimiento, como si la congoja fuera el precio de la vida. En el Sufrimiento, uno ve tristeza por todas partes: en los niños pequeños, en la vida misma. Este nivel polariza toda la visión de la existencia. Parte del síndrome del Sufrimiento es la noción de que lo que se ha perdido, o lo que eso simbolizaba, es irremplazable. Hay una generalización en este sentido, de manera que se cree que la pérdida de un ser amado equivale a la pérdida del amor mismo. En este nivel, un tipo de pérdida emocional de esta categoría puede desencadenar una depresión seria o hasta la muerte. Aunque el Sufrimiento es el cementerio de la vida, por lo menos tiene más energía que la Apatía. Por lo tanto, cuando un paciente apático traumatizado comienza a llorar, sabemos que se está mejorando.  Una vez que empieza a llorar, comerá de nuevo.
Nivel de energía 100:    Temor
En este nivel se encuentra una energía más vital, pues el temor al peligro es saludable. El miedo maneja a la mayoría en este mundo, provocando infinitas actividades.  El temor a los enemigos, a la vida o a la muerte, al rechazo y una multitud de temores sociales son los motivadores básicos de la mayoría de las personas.
Desde el punto de vista de este nivel, el mundo luce peligroso, lleno de trampas y amenazas. El temor es la herramienta favorita de control de las agencias totalitarias opresoras, y la inseguridad es el comercio de valores más grande de los manipuladores del mercado. Los medios de comunicación y la publicidad juegan con el Temor para incrementar sus ventas.
La proliferación de miedos es tan ilimitada como la imaginación humana; una vez que el Temor es el enfoque personal, los infinitos y temibles eventos del mundo lo alimentan. El temor se vuelve obsesivo y puede tomar cualquier forma: la ansiedad de perder una relación lleva a los celos y a niveles crónicamente altos de estrés.  El pensamiento temeroso puede convertirse en paranoia o generar estructuras neuróticas defensivas y, como es contagioso, llegar a ser una tendencia social.
El temor limita el crecimiento de la personalidad y conlleva a la inhibición. Puesto que se requiere de energía para sobreponer el temor, los oprimidos son incapaces de llegar a niveles más altos sin ayuda.  Por lo tanto, los temerosos buscan líderes fuertes que aparenten haber conquistado sus propios miedos para sacarlos de su esclavitud.
Nivel de energía 125:    Deseo
Todavía más energía se encuentra disponible en este nivel; el deseo motiva vastas áreas de la actividad humana, incluyendo la economía. Los publicistas juegan con nuestros Deseos para programarnos con necesidades ligadas a nuestros instintos. El deseo nos lleva a gastar grandes esfuerzos para lograr u obtener recompensas.  El deseo de dinero, prestigio o poder rige las vidas de muchos que han logrado sobreponer el Miedo como su causal de vida predominante.
El deseo es también el nivel de las adicciones, en donde los anhelos son más importantes que la vida misma. La víctima del Deseo puede estar realmente inconsciente de la base de sus motivos. Algunas personas se vuelven adictas a la necesidad de atención y alejan a los demás con sus demandas constantes. El ansia de aprobación sexual ha producido una industria completa de cosméticos y ropa de moda.
El Deseo tiene que ver con la acumulación y con la ambición. Pero el Deseo es insaciable porque es un campo progresivo de energía, de manera que la satisfacción de un pequeño hormigueo es apenas reemplazado por el anhelo insatisfecho de algo más. Por ejemplo, los multimillonarios están siempre obsesionados con la adquisición de más y más dinero.
El deseo es obviamente un estado más alto que la Apatía o el Sufrimiento, ya que con el fin de “obtener”, usted tiene primero que tener la energía de “desear”. La televisión ha tenido una gran influencia en muchos pueblos oprimidos, inculcando deseos y energizando sus ansias hasta el punto de que logran sacarlos de la Apatía y lo conducen a buscar una mejor vida. El deseo puede iniciarnos en el camino al éxito. El deseo puede, por lo tanto, convertirse en un trampolín para lograr niveles más altos de conciencia.
Nivel de energía 150:    Ira
Aunque la Ira puede conducir al homicidio y a la guerra, como Nivel de energía está mucho más lejos de la muerte que los otros niveles que están por debajo de éste. La Ira puede ser de acción constructiva o destructiva. Cuando las personas se alejan de la Apatía y del Sufrimiento para sobreponer el Temor como forma de vida, empiezan a desear, entonces el Deseo los lleva a la frustración, la cual a su vez los lleva hacia la ira.  De esa manera, la Ira puede servir como punto de apoyo al oprimido quien es eventualmente catapultado hacia la libertad. La furia debido a la injusticia social, la victimización y la desigualdad han creado movimientos que han originado grandes cambios en la estructura de la sociedad.
Pero la Ira se expresa la mayoría de las veces como un sentimiento de resentimiento y venganza, y por lo tanto, es volátil y peligrosa.  La Ira como un estilo de vida es ejemplificada por las personas irritables y explosivas que son demasiado sensibles y se vuelven “recolectores de injusticias”, pendencieros, beligerantes o contenciosos.
Como la Ira surge de los deseos frustrados, se basa en el campo de energía que está por debajo de ésta. La frustración resulta al exagerar la importancia de los deseos.  La persona enojada puede llegar a la rabia, justo como un niño frustrado.  La Ira puede llevar fácilmente al odio, el cual tiene un efecto erosivo en todas las áreas de la vida de una persona.
Nivel de energía 175:    Orgullo
El Orgullo calibrado a 175, tiene suficiente energía como para regir el Cuerpo de Marina de los Estados Unidos.  Es el nivel al que aspira la mayoría de nuestra especie hoy en día. En contraste con los campos de energía más bajos, las personas se sienten positivas al alcanzar este nivel de conciencia. Este aumento de la autoestima es un bálsamo para todo el dolor experimentado en los niveles más bajos de conciencia. El Orgullo luce bien y lo sabe y así se pavonea en la procesión de la vida.
El Orgullo está muy lejos de la Vergüenza, la Culpa y el Temor para salir, por ejemplo, del desespero por huir de un barrio marginado para llegar a ser un soldado de la marina, lo cual es un gran salto. El Orgullo generalmente tiene una buena reputación y la sociedad lo estimula, aunque, como vemos en el cuadro de los niveles de conciencia, es lo suficientemente negativo como para permanecer por debajo del nivel crítico de 200.  Por eso es que el Orgullo se siente bien solamente en contraste con los niveles más bajos.
El problema, tal como lo vemos, es que “El orgullo antecede la caída”. El Orgullo es defensivo y vulnerable porque depende de condiciones externas, lo cual a su vez puede revertirnos repentinamente a niveles más bajos. El ego inflado es vulnerable al ataque. El Orgullo permanece débil porque puede ser derribado de su pedestal y llevado de regreso a la Vergüenza, el cual es el combustible que enciende el miedo a la pérdida y al orgullo.
El orgullo es disgregador y origina el fraccionalismo y las consecuencias son muy costosas. El hombre habitualmente muere por orgullo; los ejércitos todavía se aniquilan unos a otros por ese aspecto llamado nacionalismo. Las guerras religiosas, el terrorismo político y el fanatismo, la terrible historia del Medio Oriente y Europa Central; son todos precios del Orgullo, por el cual paga toda la sociedad.
Lo malo del Orgullo es la arrogancia y la negación.  Estas características bloquean el crecimiento: en el Orgullo, es imposible recuperarse de adicciones porque se niegan los problemas emocionales o defectos del carácter. Todo el problema de la negación radica en el Orgullo. Por eso, el Orgullo es un bloqueo muy grande en la adquisición del verdadero poder pues desplaza al aspecto positivo y elegante del mismo.
Nivel de energía 200:    Coraje
En el nivel 200, comienza a aparecer el poder.  Cuando probamos los sujetos con todos los niveles de energía por debajo de 200, encontramos, y puede verificarse fácilmente que el resultado, la debilidad. Todas las personas responden con fortaleza cuando responden a los campos que apoyan la vida por encima de 200. Esta es la línea crítica que distingue las influencias positivas de las negativas de la vida. En el nivel de Coraje, sucede la consecución del verdadero poder; por lo tanto, también es el nivel del empoderamiento.  Esta es la zona de exploración, logros, fortalezas de ánimos y determinación. En los niveles más bajos, el mundo es visto como desesperado, triste, temible o frustrante, pero en el nivel del Coraje, la vida se ve como algo emocionante, provocativa y estimulante.
El coraje implica la voluntad de intentar nuevas cosas y lidiar con los cambios y los retos de la vida.  En este nivel de empoderamiento, uno es capaz de afrontar la vida y aprovechar las oportunidades que ésta nos brinda.  A 200, por ejemplo, está disponible la energía para aprender un nuevo trabajo. El crecimiento y la educación son metas accesibles. Existe la capacidad de enfrentar los miedos o los defectos del carácter y de crecer a pesar de ellos; la ansiedad no nos inhabilita en nuestro empeño como lo harían otros estados más bajos de la evolución. Los obstáculos que vencen a las personas cuya conciencia está por debajo de 200, actúan como estimulantes para aquellos que han evolucionado en el primer nivel de verdadero poder.
Las personas en este nivel le devuelven al mundo tanta energía como toman; en los niveles más bajos, las poblaciones así como los individuos agotan la energía de la sociedad sin reciprocidad. Como los logros resultan en respuestas positivas, la gratificación y la estima propias se afianzan progresivamente.  Ahí es cuando la productividad comienza.
El nivel de conciencia colectivo de la humanidad permaneció en 190 por muchos siglos y, curiosamente, tan sólo en la última década subió a su nivel actual de 207.
Nivel de energía 250:    Neutralidad
La energía se vuelve muy positiva mientras llegamos al nivel denominado Neutro, ya que se resume en la liberación del posicionamiento que caracteriza los niveles más bajos.  Bajo 250, la conciencia tiende a ver dicotomías y tomas posiciones rígidas, un impedimento en un mundo que es complejo y multifacético en lugar de blanco y negro.
Tomar tales posiciones crea polarización, la cual a su vez crea oposición y división. Como en las artes marciales, una posición rígida se vuelve un punto de vulnerabilidad; aquello que no se dobla, está predispuesto a romperse. Sobreponiéndose a las barreras o a las oposiciones que disipan las energías propias, la condición Neutra permite la consideración flexible, no crítica y realista de los problemas.  Ser Neutro significa estar relativamente desapegado de los resultados. No obtener las cosas a nuestra manera significa que ya no se experimenta con derrota, miedo o frustración.
En el nivel Neutro, una persona puede decir “Bueno, si no me sale este trabajo, me saldrá otro”. Este es el comienzo de la auto-confianza; sentir el poder propio en el que uno no se intimida fácilmente o tiene que probar nada. Las expectativas de la vida, con sus altas y bajas, estarán básicamente bien si uno puede saltar montes y elevarse a la altura del nivel 250.
Las personas que corresponden al nivel de la Neutralidad tienen un sentido de bienestar y la marca de este estado es la capacidad confiada de vivir en este mundo. Este es el nivel de la seguridad: las personas en este nivel son llevaderas y seguras y es fácil asociarse con ellas porque no están interesadas en conflicto, competencia o culpa. Son confortables y básicamente imperturbables emocionalmente. Esta actitud no es crítica y no conlleva a la necesidad de controlar la conducta de otras personas. Correspondientemente, debido al valor que le dan a la libertad, las personas Neutras son difíciles de controlar.
Nivel de energía 310:    Voluntad
Este nivel de energía positivo puede verse como portal a los niveles más elevados. Por ejemplo, en el nivel Neutro, el trabajo se hace de forma adecuada, pero en el nivel de la Voluntad, el trabajo se hace bien y es común lograr el éxito en todas las obligaciones.  Aquí el crecimiento es rápido; estas son las personas seleccionadas para los ascensos.  La Voluntad implica que uno supere la resistencia interna a la vida y que se comprometa con la participación. Bajo el nivel de calibración de 200, las personas tienden a ser de mente cerrada, pero al nivel de 310, ocurre una gran apertura. En este nivel, las personas son genuinamente amistosas, y el éxito social y económico parece seguirlos automáticamente. Los voluntarios no se dejan atormentar por el desempleo, ellos trabajan en cualquier labor cuando tienen que hacerlo, o crean una carrera o se independizan, no se sienten rebajados por realizar trabajos de servicio o por tener que empezar desde abajo. Son útiles a los demás y contribuyen al bienestar de la sociedad. También están dispuestos a encarar los asuntos internos y no tienen grandes bloqueos de aprendizaje.
En este nivel, la autoestima es alta y está reforzada por la respuesta positiva de la sociedad en forma de reconocimiento, apreciación y remuneración.  La Voluntad es compasiva y sensible a las necesidades de los demás.  Las personas voluntarias son artífices contribuyentes con la sociedad. Con su capacidad de salir adelante en la adversidad y aprender de la experiencia, tienden a auto-corregirse. Al abandonar el Orgullo están dispuestos a mirar sus defectos y a aprender de los demás. En el nivel de la Voluntad, las personas se vuelven excelentes estudiantes. Son fácilmente entrenados y representan una fuente considerable de poder para la sociedad.
Nivel de energía 350:    Aceptación
En este nivel de percepción ha tenido lugar una gran transformación, con la comprensión de que uno es a la vez la fuente y el creador de las experiencias propias de la vida. Tomar tal responsabilidad es característico de este grado de evolución, el cual se distingue por la capacidad de vivir en armonía con las fuerzas de la vida.
Todas las personas en niveles por debajo de 200 tienden a sentirse impotentes y se ven a sí mismas como víctimas, a merced de la vida.  Esto se origina de la creencia de que la fuente de la felicidad personal o la causa de los problemas propios está “por ahí fuera”. Un salto enorme, recuperar el poder personal, se completa en este nivel, con la realización de que la fuente de la felicidad está dentro de uno mismo.  En este estado evolucionado, nada “por ahí afuera” tiene la capacidad de hacerlo a uno feliz y el amor no es algo que se da o se quita por otros, sino que se crea dentro de uno mismo.
Este nivel no se debe confundir con la pasividad, la cual es un síntoma de la Apatía. La aceptación permite el compromiso con la vida en nuestros propios términos, sin tratar de hacer que se conformen a una agenda. Hay calma emocional con la Aceptación y la percepción se dilata al trascender la negación. Uno ve ahora las cosas sin distorsiones  o malos entendidos; el contexto de la experiencia se expande para que uno sea capaz de tener una “visión general”.  La Aceptación tiene que ver esencialmente con el equilibrio, la proporción y la idoneidad.
El individuo en el nivel de Aceptación no está interesado en determinar lo que es bueno o malo, sino que en su lugar, está dedicado a resolver asuntos y a encontrar la forma de resolver los problemas. Los trabajos duros no les causan incomodidades o desfallecimientos.  Las metas a largo plazo son más importantes que las metas a corto plazo sobresaliendo la autodisciplina y el dominio.
En el nivel de Aceptación no estamos  polarizados por conflictos o antagonismos sino que vemos a las personas con los mismos derechos que nosotros y honramos la igualdad. Mientras que los niveles más bajos se caracterizan por la rigidez, donde la pluralidad social comienza a emerger como una forma de resolver los problemas. Por lo tanto, este nivel está libre de discriminación o intolerancia ya que se es consciente de que la igualdad no excluye la diversidad, sino que por el contrario, la Aceptación incluye en lugar de rechazar.
Nivel de energía 400:    Razón
La inteligencia y la racionalidad emergen en primer plano cuando se trasciende el emocionalismo de los niveles más bajos. La Razón es capaz de manejar grandes cantidades de datos complejos y de tomar decisiones rápidas y correctas; de entender las complejidades de las relaciones, gradaciones y las sutiles diferencias, y la manipulación experta de los símbolos como conceptos abstractos se torna cada vez más importante. Este es el nivel de la ciencia, la medicina y de la capacidad generalmente incrementada para la conceptualización y la comprensión.  El conocimiento y la educación son vistos aquí como un capital.  La comprensión y la información son las herramientas principales para la realización personal, la cual es el sello del nivel 400.  Este es el nivel de los ganadores de Premios Nobel, de los grandes estadistas y de los jueces de la Corte Suprema. Einstein, Freud y muchos otros  pensadores de la historia calibran en este nivel.
Las fallas de este nivel incluyen el no distinguir las diferencias entre símbolos y lo que ellos representan, y la confusión entre los mundos subjetivos y objetivo que limita la comprensión de la causalidad. En este nivel, es fácil perder de vista el bosque al ver tan sólo los árboles, amartelarse ante conceptos y teorías y terminar perdiendo el punto esencial. La intelectualización  de la vida puede convertirse en la meta misma. La razón se limita en el sentido de que no puede facilitar la capacidad de discernimiento de la esencia del punto crítico de un asunto complejo.
La razón no brinda por sí misma una guía de verdad.  Produce cantidades masivas de información y documentación, pero adolece de la capacidad de resolver discrepancias en datos y en conclusiones. Todos los argumentos filosóficos suenan convincentes por sí mismos. Y aunque la Razón es altamente efectiva en un mundo técnico en donde dominan las metodologías de la lógica, ésta, por sí misma y paradójicamente, es el mayor bloqueo para lograr alcanzar mayores niveles de conciencia.  Es relativamente poco común trascender este nivel en nuestra sociedad.
Nivel de energía 500:    Amor
En este nivel el amor no se refiere a cómo lo representan los medios de comunicación. A lo que el mundo se refiere por lo general como amor es una condición emocional intensa, que combina la atracción física, la posesión, el control, la adicción, el erotismo y la novedad. Usualmente es frágil y fluctuante, creciendo y decayendo según las condiciones variadas. Cuando se frustra, esta emoción a menudo revela una ira y dependencia subyacentes que la habían enmascarado. Que el amor puede volverse odio es una percepción común, pero en este caso, en realidad hablamos de un sentimentalismo adictivo, en lugar de Amor; probablemente nunca hubo amor real en dicha relación, ya que el Odio surge del Orgullo, no del Amor.
El nivel 500 está caracterizado por el desarrollo de un Amor que es incondicional, inmutable y permanente. No fluctúa pues su fuente es independiente de los factores externos. Amar es un estado del ser. Es relacionarse con el mundo con compasión, cariño y comprensión. El Amor no es intelectual y no procede de la mente sino que el Amor emana del corazón. Tiene la capacidad de animar a los demás y de lograr grandes faenas ya que su motivación es pura.
En este nivel del desarrollo, la capacidad de discernir la esencia de la cosa se vuelve predominante y el núcleo de un asunto se vuelve el centro del enfoque. Al abordar la razón, surge la capacidad de reconocimiento instantáneo de la totalidad del problema y una mayor expansión del contexto especialmente en relación con el tiempo y el proceso. La Razón trata solamente con particularidades mientras que el Amor lidia con la totalidad. Esta habilidad, a menudo atribuida a la intuición, es la capacidad de entender de manera instantánea sin recurrir a los procesos secuenciales de símbolos. Este fenómeno, abstracto en apariencia, es de hecho bastante concreto y se acompaña de una liberación mensurable de endorfinas del cerebro.
El amor no toma partido y por lo tanto es global, elevándose por encima de la separación. Es posible entonces estar “uno con el otro”, porque ya no hay barreras. El Amor es, por consiguiente, inclusivo y expande progresivamente el sentido del yo interior.  El Amor se enfoca en la bondad de la vida y de todas sus expresiones, aumentando las positivas y disolviendo las negativas dándoles un nuevo contexto, en lugar de atacarlas.
Este es el nivel de la verdadera felicidad, pero aunque el mundo está fascinado con el sujeto del Amor y todas las religiones viables calibran en 500 o más, es interesante anotar que solamente el 0.4% de la población mundial logra este nivel de evolución de la conciencia.
Nivel de energía 540:    Alegría
Al volverse el Amor cada vez incondicional, se comienza a experimentar la Alegría interna. No se trata de la alegría repentina debido a un giro placentero de eventos sino que es una compañía constante en todas las actividades.  La Alegría surge desde cada momento de la existencia, antes que de cualquier otra fuente; 540 es también el nivel de los grupos de autoayuda basados en la sanación y la espiritualidad.
Del nivel de 540 en adelante es el dominio de los santos y de los estudiantes espirituales avanzados y los sanadores. Una capacidad de paciencia enorme y la persistencia de una actitud positiva ante la adversidad prolongada son características de este campo de energía; el sello de este estado es la compasión. Las personas que logran este nivel tienen un efecto notable sobre los demás. Son capaces de lograr un estado de contemplación prolongado con los ojos abiertos, el cual induce a un estado de amor y paz.
En los 500 altos, el mundo que uno ve está iluminado por una belleza exquisita y una perfección de la creación. Todo sucede sin esfuerzo, por sincronicidad, y el mundo, y todo lo que en él se incluye, se muestra como una expresión de amor y divinidad. Lo individual emerge en la divinidad. Se siente una Presencia, cuyo poder facilita los fenómenos fuera de las expectativas convencionales, denominadas milagrosas por el observador ordinario. Estos fenómenos representan el poder del campo energético, no el del individuo.
El sentido de la responsabilidad de uno mismo hacia los demás en este nivel es de una calidad diferente del mostrado en otros niveles más bajos: Hay un deseo de usar el estado de conciencia personal para el beneficio de la vida misma en lugar de los individuos en particular. Esta capacidad de amar a muchas personas simultáneamente se acompaña del descubrimiento de que mientras más se ama, más puede uno amar.
Las experiencias cercanas a la muerte, típicamente transformadoras en su efecto, han permitido frecuentemente que las personas experimenten niveles de energía entre 540 y 600.
Nivel de energía 600:    Paz
Este campo de energía está asociado con la experiencia designada por términos tales como trascendencia, auto-realización y conciencia divina. Es extremadamente raro, logrado sólo por 1 persona de cada 10 millones. Cuando se logra este estado, desaparece la distinción entre sujeto y objeto y no hay punto de enfoque de percepción específico.  No es extraordinario, que los individuos en este nivel se retraigan a sí mismos del mundo, ya que adviene un estado de éxtasis que imposibilita la actividad ordinaria. Algunos se vuelven maestros espirituales; otros trabajan anónimamente para la mejoría de la humanidad. Unos pocos se convierten en grandes genios en sus campos respectivos y realizan grandes contribuciones a la sociedad.
Se ha reportado algunas veces, que la percepción al nivel de 600 o más ocurre en cámara lenta, suspendida en el tiempo y en el espacio donde nada es estacionario y todo está vivo y radiante. Aunque este mundo es el mismo visto por otros, se ha convertido en un flujo continuo, desarrollándose en una danza evolutiva exquisitamente coordinada, en la cual el significado y la fuente son arrolladores. Esta fantástica revelación toma lugar de manera irracional, de manera que hay un gran silencio en la mente, la cual ha dejado de conceptuar. Aquel que presencia y lo que es presenciado toman la misma identidad, entonces el observador se disuelve en el paisaje y se convierte en el observado. Todo se conecta con lo demás por la Presencia cuyo poder es infinito, exquisitamente suave, pero sólido como una roca.
Grandes obras de arte, música y arquitectura que calibran entre 600 y 700 pueden transportarnos temporalmente a niveles de conciencia más altos y son universalmente reconocidas como inspiradoras y eternas.
Niveles de energías de 700 a 1.000:    Iluminación
Este es el nivel de los Grandes de la historia que originaron los patrones espirituales que innumerables personan han seguido a través de los años.  Todos están asociados con la divinidad, con la cual ellos se identifican.  Este es el nivel de inspiración poderosa; estos seres colocaron en su lugar campos de energía atractores que han influido a la humanidad.  A este nivel, ya no están separadas las experiencias del ser interno de una persona individual de las demás; sino que más bien, hay una identificación del Ser Interno con la Conciencia y la Divinidad. Lo no manifiesto es experimentado como el Ser más allá de la mente. Esta trascendencia del ego también sirve como ejemplo para enseñarle eventualmente a los demás a lograr esto.  Esta es la cúspide de la evolución de la conciencia en el reino humano.
Las grandes enseñanzas ennoblecen las masas y elevan el nivel de conciencia de toda la humanidad.  Tener tal visión es la llamada gracia y el regalo que conlleva es la paz infinita, descrita como indefinible, más allá de las palabras. En este nivel de realización, el sentido de la existencia propia trasciende todos los tiempos y la individualidad. No hay identificación con el cuerpo físico como “yo” y por lo tanto su destino no incumbe. El cuerpo es visto meramente como una herramienta de conciencia a través de la intervención de la mente, su valor principal es la comunicación. El ser interno se funde con el Ser Universal. Este es el nivel de la no-dualidad o la Unicidad completa.  No hay localización de la conciencia y la percepción está presente equitativamente en todas partes.
Las grandes obras de arte que representan individuos que han logrado el nivel de Iluminación muestra típicamente al maestro con una posición de manos específica llamada mudra, en donde la palma de la mano irradia bendiciones, este es el acto de transmisión del campo de la energía de la conciencia de la humanidad.   Este nivel de gracia calibra hasta 1.000, el más alto nivel logrado por alguien que haya vivido en la historia inscrita; a saber, los Grandes Avatares a quienes se les puede atribuir el título de “Señor”: Señor Krishna, Señor Buda y el Señor.

Distribución social de los niveles de conciencia
Una representación gráfica de la distribución de los Niveles de energía respectivos entre la población mundial sería similar a la forma del techo de una pagoda, en la cual en 85% calibra debajo del nivel crítico de 200, mientras que el nivel promedio general de la conciencia humana es de aproximadamente 207. El poder de los relativamente pocos individuos cerca de la cima, contrarresta la debilidad de las masas de abajo para lograr ese promedio general. Tal como lo mencionamos, solamente el 4% de la población mundial calibra a una energía de 500 o más; solamente 0.4% alcanza 540; y el nivel de conciencia de 600 o más, solo es alcanzado por una persona de cada 10 millones.
A primera vista, estos números parecen inverosímiles, pero si examinamos las condiciones globales, recordaremos fácilmente que las poblaciones de sub-continentes enteros viven prácticamente al nivel de la existencia. El hambre y las enfermedades son comunes, frecuentemente acompañadas de la opresión política y de recursos sociales escasos. Muchas de estas personas viven en un estado tal de desesperanza que calibran al nivel de la Apatía, resignándose a su gran miseria. También debemos tener en cuenta que la gran mayoría del resto de la población mundial, tanto civilizada como primitiva, vive primordialmente basada en el Temor; la mayoría de los seres humanos pasan sus vidas en la búsqueda de un tipo de seguridad. Aquellos cuyo estilo de vida trasciende la urgencia imperiosa de la supervivencia para dar paso a otras opciones de todo tipo, son un blanco perfecto de la economía global manejada por el Deseo, y el éxito al lograr cumplir estos deseos conlleva, en el mejor de los casos, al Orgullo.
No se puede iniciar ningún proceso de satisfacción humana significativa hasta que se llegue al nivel de 250, en donde emerge a un cierto nivel la auto-estima como base para las experiencias positivas de la vida en la evolución de la conciencia.
CORRELACIONES CULTURALES
• Los campos de energía por debajo de 200 son más comunes en condiciones extremadamente primitivas en donde las personas logran sobrevivir a duras penas.  La vestimenta es exigua, el analfabetismo es la regla, la mortandad infantil es alta, las enfermedades y la desnutrición son endémicas, y hay un vacío de poder social. Las habilidades son rudimentarias y se centran en conseguir combustible y alimentos para resguardarse y hay una dependencia total de los caprichos del ambiente inmediato. Esta es la Edad de Piedra del nivel cultural, un poco por encima de la existencia animal.
• Las poblaciones típicas a principios de los 200 se caracterizan por labores no calificadas, comercio rudimentario y construcción de artefactos sencillos, tales como piraguas y albergues provisionales. La movilidad comienza a expresarse en el estilo de vida de las nómadas y en las poblaciones que poseen en promedio niveles de conciencia ligeramente más altos, aparece entonces la agricultura y el trueque evoluciona hasta el uso de la moneda simbólica.
• A finales de los 200 están representadas las labores calificadas: obreros, mercaderes, detallistas e industrias. En los niveles más bajos, por ejemplo, la pesca es una actividad tribal o individual, pero a mediados de los 200 se convierte en una industria.
• En el nivel de 300, encontramos técnicos, artesanos expertos y avanzados, gerentes rutinarios y una estructura comercial más sofisticada. Es común terminar la secundaria. Surge un interés por la moda, los deportes y las diversiones públicas; la televisión es el gran pasatiempo de este nivel.
• A mediados de los 300, encontramos las altas gerencias, artistas y educadores, con una conciencia alerta sobre los eventos públicos y una visión del mundo que se extiende más allá de su tribu, barrio o ciudad hasta el país y su bienestar total. El diálogo social se convierte en un asunto de sumo interés. La supervivencia se ha asegurado por medio de la adquisición de habilidades e información adecuada para funcionar como una sociedad civilizada.  Hay movilidad social y flexibilidad, y los recursos permiten una cantidad limitada de viajes y otras diversiones estimulantes.
• 400 es el nivel del despertar del intelecto, en donde se encuentra la verdadera literatura, la educación superior, la clase profesional, los ejecutivos y los científicos.  El hogar, carente de material de lectura en los niveles más bajos, exhibe aquí revistas, periódicos y librerías abarrotadas. Hay un interés en los canales educativos de la televisión y una conciencia política más sofisticada.  Son comunes la destreza de la comunicación, la preocupación intelectual y la creatividad artística. Las actividades recreativas toman la forma de ajedrez, viajes, teatro, conciertos. Las empresas cívicas pretenden mejorar el medio social con mayor atención. Jueces de la Corte Suprema, presidentes, estadistas, inventores y líderes de la industria ocupan este rango en general. Como la educación es la clave de este nivel, los individuos tienden a reunirse en áreas metropolitanas en donde tienen acceso a fuentes de información e instrucción, tales como las universidades. Algunos aspiran ser parte del equipo facultativo, mientras que otros se convierten en abogados o miembros de otras clases profesionales. El bienestar de los semejantes es de común interés pero sin llegar a ser una fuerza directriz.
• A finales de los 400 están asociados los líderes en sus campos respectivos, con elevado prestigio y logros sociales con sus correspondientes atavíos. Tanto Einstein como Freud calibran en 499. Pero aunque el nivel de los 400 pertenece a las universidades y a los doctorados, también es la fuente de las visiones del universo newtonianas limitadas y limitantes, y de la división cartesiana entre la mente y el cuerpo (Newton y Descartes también calibran en 499).
• Al igual que el nivel 200 determina un cambio de conciencia crítico, 500 es un punto en el cual la conciencia realiza otro salto gigantesco.  A pesar de que la supervivencia del individuo es todavía importante, la motivación del Amor comienza a colorear todas las actividades, la creatividad se manifiesta en toda su expresión, acompañada de compromiso, dedicación y expresiones de carisma. En este nivel, la excelencia es común en todos los campos de la humanidad, desde los deportes hasta la investigación científica. El Altruismo es un factor motivacional importante, así como la dedicación a los principios. El liderato se acepta en lugar de ser algo para lo cual se postula. De este nivel emergen la música, el arte y la arquitectura sobresalientes, así como la capacidad de elevar el ánimo de los demás por medio de la simple presencia.
•A finales de los 500 se encuentran los líderes inspiradores que han sido un ejemplo para el resto de la sociedad y han creado nuevos paradigmas en sus respectivos campos, por medio de sus implicaciones de largo alcance para toda la humanidad. Aunque están claramente conscientes de que todavía tienen defectos y limitaciones, las personas en este nivel a menudo son vistas por el público en general como fuera de lo ordinario y pueden ser reconocidas con emblemas de distinción. Muchas personas en el nivel a mediados de los 500 comienzan a sentir experiencias espirituales de profundo significado y se sumergen en la búsqueda espiritual. Algunos sorprenden a sus familias y amigos con sus repentinos cambios radicales hacia nuevos contextos subjetivos de realidad. La conciencia en este nivel puede ser descrita como visión y puede enfocarse en la elevación de la humanidad como un todo. Unos cuantos logran dar el gran salto que los calibra a 600. En este punto, la vida de un individuo puede volverse legendaria. El sello del nivel 600 es la compasión impregnando todas las motivaciones y actividades.
Progreso de la conciencia
A pesar de los niveles que hemos descrito comprenden una gran variación, es poco común que las personas pasen de un nivel a otro durante el lapso de sus vidas.  El campo de energía que es calibrado para un individuo durante su nacimiento solamente se incrementa en un promedio aproximadamente de cinco puntos.  Que el nivel de conciencia de un individuo ya esté en efecto en el momento del nacimiento, es una idea simple con implicaciones profundas.  Y la conciencia misma, en su expresión como civilización humana, evoluciona, de hecho, lentamente, a través de innumerables generaciones.
La mayoría de las personas usan sus experiencias de vida para elaborar y expresar las variaciones de su campo energético natal; es raro el individuo que logra avanzar más allá de él, aunque algunos pueden efectuar considerables progresos internos. La razón de esto se comprende más fácilmente cuando vemos que lo que se define como el nivel de cada persona es la motivación. La motivación procede del significado y el significado a su vez, es una expresión del contexto. Por lo tanto, los logros son definidos por el contexto, los cuales cuando están alineados correspondientemente con la motivación, determinan el poder relativo del individuo.
El avance promedio de tan solo cinco puntos en toda una vida es, por supuesto, una cifra estadística producto de, entre otras cosas, el hecho infortunado de que las opciones acumulativas de la vida de una persona muchas veces resultan en un descenso neto de sus niveles de conciencia. Como lo enumeramos en detalle más adelante, la influencia de unos pocos individuos de conciencia avanzada, contrarresta poblaciones enteras en los niveles más bajos. Pero, inversamente, la negatividad extrema de unos cuantos individuos perversos puede tambalear culturas enteras y producir un atraso global en el nivel general de la conciencia, tal como la historia lo ha ilustrado bien. Las pruebas kinesiológicas indican que tan sólo un 2.6% de la población humana, identificable por una polaridad kinesiológica anormal (dando como resultado fortaleza a atractores negativos y debilidad a atractores positivos) corresponde al 72% de los problemas de la sociedad.
No obstante, es posible realizar repentinos saltos positivos, alcanzando hasta cientos de puntos positivos. Si uno logra verdaderamente escapar de la demanda egocéntrica de los campos atractores por debajo de los 200, optando conscientemente por un enfoque amistoso, vehemente, amable y compasivo y logrando eventualmente que la caridad hacia los demás sea el enfoque primario, pueden alcanzarse ciertamente, niveles más elevados.  En la práctica, se requiere una gran voluntad.
De tal manera, aunque no es común moverse de un campo energético a otro durante el lapso de vida de una persona, la oportunidad, aún así, existe.  La motivación sigue siendo clave para la activación del potencial y no ocurre progreso sin la práctica del libre albedrío.  Es importante tener en cuenta que el progreso de los niveles calibrados de poder es logarítmico, por lo tanto, las elecciones individuales pueden tener un efecto poderoso. Lo que es relevante es el nivel del poder, por ejemplo, la diferencia entre 361.0 y 361.1 es muy significativa y capaz de transformar tanto la vida personal como la incidencia propia en el mundo en general.
Con amor divino
Leo

leo

Cantidad de envíos : 68
Fecha de inscripción : 09/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.